El Anti Grano

En un principio en el Grano predominaba aún, tal vez sea válido decirlo, un estilo meritorio, aunque fuese una repetición de lo viejo y conocido, sus artículos eran algo así como un descubrimiento propio. La crítica demoledora y sincero sentimiento de indignación que manifestaba El Grano en esos escritos iniciales contra las falsedades del orden existente burgués, su fuerte convicción revolucionaria, contribuyeron a que El Grano impactara a los lectores. Si nos atenemos a lo rigurosamente científico de la Economía política, esos escritos tal vez pudieran haber sido mencionados como sensasionalismo.

A pesar de todos sus escritos aparentemente ultrarrevolucionarios, vemos que El Grano de una parte, critica la sociedad a través del radicalismo pequeñoburgués, y de otra, intenta aplicar una teoría que ha tomado prestada a los socialistas sin entenderla bien. En ninguno de los escritos El Grano ha realizado un análisis crítico de la Economía política, que abarcase el conjunto de las relaciones de producción, solo habla del “egoísmo”.

Después de la expulsión y persecusión de PDVSA en 2011, contra los revolucionarios y sindicalistas socialistas que aportaban elementos científicos a la crítica contra los artículos de El Grano, estos señores continuaron escribiendo sobre temas que no entendían una palabra en la materia para engañar a la clase obrera.

En esencia la crítica científica contra El Grano es que persiguen crear una teoría revolucionaria abstracta en lugar de ir a buscar la fuente en el conocimiento crítico del movimiento bolivariano y la economía venezolana. Es a través de esa crítica transformadora que se puede crear condiciones materiales para la emancipación, antes que hablar cosas de la espiritualidad y egoísmo propios del horizonte intelectual burgués.

Por duro que parezca este juicio, lo he mantenido en el tiempo. Además, en la época en que yo afirmé que El Grano distaba de la teoría científica del socialismo, que ocultaba una tendencia antiobrera, muchos señalaban al Grano de ultrarrevolucionario. Esta es la razón de que jamás se pueda hablar de una «traición» a la revolución.

Es realmente feo las alabanzas a sí mismo, los alardes que hace de una supuesta teoría revolucionaria y todo el desarrollo seudo científico y alejado del socialismo científico.

Además, El Grano en la etapa actual de la revolución del socialismo bolivariano tiene un afán impotente de convertirse en erudito revolucionario, aunque nadie puede presumir de lo que no es.

Así mismo, esa mentalidad de aburguesado, que le impulsa a atacar de un modo grosero, superficial e injusto a un hombre como El Presidente Obrero Nicolás Maduro, merecedor de respeto por su actividad práctica en el movimiento sindical, socialista, revolucionario, bolivariano y chavista, mientras extrema su cautela por la acción contra el fascismo, por ejemplo, contra María Corina Machado (ficha del Imperialismo para disolver la nación).

A tales grupos no les queda más que la vanidad; la extravagancia en los artículos y el sensacionalismo pasajero.

Independencia y Patria Socialista…Viviremos y Venceremos



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1278 veces.



Lucidio García


Visite el perfil de Lucidio García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: