La paradoja de la Democracia Bolivariana y Chavista

Paradoja, según el Diccionario de la Lengua Española, en su edición, número 22, es una palabra compuesta, que proviene del latín y del griego, que se traduce en para, junto y doxus, opinión, buen juicio.

En este sentido, se puede interpretar que la paradoja, es como una idea extraña, opuesta a lo que se considera verdadero o a la opinión general, que conlleva a una contradicción lógica o a una situación, en contra el sentido común, pero que a la vez ha servido a la filosofía y a la ciencia como un poderoso estímulo para la reflexión , ya que a menudo los filósofos se sirven de las paradojas para revelar la complejidad de la realidad, porque a través de estas ideas y conceptos que a simple vista parecen simples y razonables, se han impulsado importantes avances en la ciencia, la filosofía y la matemática.

Por esta razón, el título de éste artículo, ya que tiene como objetivo, una reflexión sobre la idea que a “muchos” le parece extraña, como lo es la democracia, participativa y protagónica, bolivariana y chavista, que se desarrolla en Venezuela, a raíz de la llegada al poder, constitucional y democráticamente, del presidente Hugo Rafael Chávez Frías y que se profundiza con el gobierno del presidente Nicolás Maduro Moros.

Democracia, que es el resultado actual del desarrollo de la sociedad y de las ideas hasta este momento, del Siglo XXI, cuando se transita por una coyuntura histórica, que es el paso del pensamiento moderno, al post- moderno, es decir, que este es un momento complejo, en el que ya la razón, no lo explica todo, porque la humanidad no se está rigiendo por principios rígidos, ni por verdades absolutas, como los prevalecidos durante el siglo XIX y parte del siglo XX.

Siguiendo con esta idea , es necesario recordar que la gesta emancipadora del General Simón Bolívar, humanista, máximo exponente de la democracia, de los valores de la libertad, de la igualdad y de la justicia, se hizo posible, gracias a su genio integracionista, donde él tuvo la gracia de componer un ejército integrado por los pardos, la gran mayoría de la población y de los blancos criollos, que por eso, fue el invencible ejército libertador, cuyos hombres aguerridos, regaron con su sangre la tierra venezolana y suramericana, para legarnos la independencia del imperio español. Ese fue el secreto y la magia de esta fuerza independentista, la unión Cívico- Militar del pueblo, blancos criollos, los burgueses de la época y los pardos, el pueblo mestizo, la población en general.

En Venezuela, en 1999, asume el poder el presidente Hugo Rafael Chávez Frías, también militar, de profundas condiciones humanas, quien actualizó, según el ideario robinsoniano y del proyecto de Simón Bolívar, la democracia y los principios y valores de la libertad, la igualdad y la justicia, agregándole, el carácter participativo y protagónico, y además, consagrados en el texto constitucional más novedoso del mundo como lo es la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Esta democracia, bautizada por Chávez, como el Socialismo del Siglo XXI, se ha venido desarrollando y ha probado su cohesión y su estructura económica, política y social, en vida y obra del presidente Chávez y actualmente con el gobierno del presidente Nicolás Maduro Moros. Señores, a través de este ejercicio de autodeterminación del pueblo venezolano, es como se ha logrado posicionar una idea de democracia, participativa y protagónica, de igualdad, solidaridad, inclusión, tolerancia y del reconocimiento de los unos a los otros como lo dicta lo pluricultural y lo multiétnico, para vivir en un ambiente mejor, para todos y todas en el goce de la equidad y la justicia social.

Señores, vivimos en una sociedad democrática, del siglo XXI, una democracia, posicionada en el marco de una época post moderna, muy compleja, donde un capitalismo decayente, lucha por ganar espacios, porque se siente amenazado y desprestigiado. Negar que esto está sucediendo en el país, es ponerse de espaldas al futuro y tratar de esconder el fulgor de un pueblo que comienza a comprender el valor de la corresponsabilidad, de la participación y el protagonismo para reconocerse sin exclusión, los unos a los otros.

Esta situación demanda que reconozcamos la naturaleza de cada quien en su espacio y nos toleremos en las decisiones para convivir. Simón Bolívar lo comprendió en su época para armar el imbatible ejército libertador de américa. Hugo Rafael Chávez Frías, lo comprendió al pregonar la unidad del pueblo venezolano para el disfrute de la mayor suma de felicidad posible. Y el presidente Nicolás Maduro, profundiza en esta dirección al dialogar con la oposición , porque hay que recordar, que a este diálogo ya había llamado varias veces, el presidente Chávez.

Entonces , pregunto: ¿A estas alturas de la revolución democrática, participativa y protagónica en el país, vamos a pensar en la posibilidad de fomentar una lucha de clases para aplicar una fórmula o una verdad absoluta, que nos conduzca a una guerra civil, para que nos matemos todos y desaparezca el Estado, en función de instaurar una dictadura del pueblo para el pueblo? ¿Sería ésta, una democracia, participativa y protagónica?
¿Qué es lo que está haciendo mal, el presidente Nicolás Maduro, cuando entendiendo la complejidad del momento, ha hecho un esfuerzo extraordinario.para reunir las puntas, las aristas y las fuerzas de la democracia en el país, para buscar soluciones a los problemas que urgen a la sociedad venezolana?

Para completar la idea, me permito echarle el cuento del maestro oriental que vió que un escorpión se estaba ahogando y lo agarró con la mano para salvarlo, pero al sentir que el animal lo picó, el dolor lo hizo soltarlo en el agua de nuevo. El animal seguía ahogándose y el maestro prosiguió tratando de salvarle la vida, pero una y otra vez, el escorpión lo picaba. Entonces una persona que lo miraba se acercó y le dijo al maestro que por qué él hacía eso, si sabía que el escorpión siempre lo iba a picar, por lo que el maestro respondió:
“La naturaleza del escorpión es picar y eso no va a cambiar la mía, que es ayudar” Entonces el maestro agarró una hoja y logró sacar al animal del agua y le salvó la vida.

La moraleja de este cuento, es que no debemos cambiar nuestra naturaleza, si alguien nos hace daño: Sólo debemos tomar precauciones, porque algunas personas viven persiguiendo la felicidad, pero otras personas la crean. Esto se refleja en el hecho real protagonizado por el presidente Maduro y los ejecutivos del gobierno, que dialogan con los representantes de la oposición, creando condiciones para el equilibrio, el bienestar y la armonía de la sociedad, en democracia, cuando todos sabemos que ellos gestaron la desestabilización y las guarimbas para generar un golpe de estado y sacarlo del poder, atendiendo a intereses foráneos capitalistas.

Entonces , finalmente pregunto ¿Sabemos en verdad lo que está pasando en el país de la democracia participativa, protagónica, bolivariana y chavista? ¿Recordamos que el presidente Chávez nos dijo que la construcción del Socialismo del Siglo XXI, es una obra en colectivo, del pueblo venezolano? ¿Quién se va para el carajo? ¿Se va sólo Nicolás o nos vamos todos? ¿Vamos a dialogar por la paz, que es el principio de todo? ¿O vamos a propiciar la ingobernabilidad y la anarquía que nos conducirá a una verdadera guerra civil? ¿Dónde están los escorpiones que pican y pican y pican tanto, mientras el Estado hace esfuerzos extraordinarios por salvarlos? ¿Estarán sólo en la derecha o también en la izquierda?


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2015 veces.



Moraima Rodríguez Alcántara


Visite el perfil de Li Min Wu Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: