Semana Santa en Revolución

La Semana Santa es una celebración fundamentalmente cristiana, se trata de conmemorar los días de Jesús resumidos en su pasión, muerte y resurrección; remata esa celebración, la quema de Judas, el traidor. El verdadero cristiano lo asume, siguiendo en la iglesia esos momentos estelares de Jesús y las procesiones, acompañando al Nazareno. La inmensa mayoría de los venezolanos y venezolanas, aunque se declaran cristianos, lo asumen viajando a playas y ríos, recreándose con su familia. Importante recordar a la cuarta república por estos días, un año tras otro, los medios se liberaban de la autocensura que le imponían y soltaban en plena libertad las cifras de muertos por accidente de tránsito, siempre un año superaba al precedente. Tal era la situación que, en Venezuela, los accidentes de tránsito se convirtieron en la primera causa de mortalidad en el país. Acotando que, el binomio licor-velocidad al conducir se convirtió en el principal factor sobre el cual, se dirigieron todas las campañas publicitarias encauzadas por el Estado venezolano en la búsqueda de abatir ese gran problema.

La Revolución Bolivariana heredó ese gran problema de la cuarta república y, desde sus inicios, comprendió que la causa del problema radicaba en el consumo de licor, no por casualidad cada vez que inicia un asueto, el Gobierno Revolucionario toma la medida de prohibición de consumo de licor. Medida que, sin duda alguna, ha incidido en la reducción drástica de la criminalidad por accidentes de tránsito. Para muestra un botón, en esta Semana Santa 2014, se ha incrementado en un 40%, con relación al año precedente, la cifra de turistas nacionales más no, la de accidentes de tránsitos. Ya en 2011, el viceministro de Seguridad Ciudadana de ese entonces, Néstor Reverol, reportaba que en 36,11% se habían reducido los accidentes de tránsito. Para este año 2014, el director del INTT, Valmore Torín, informó que los accidentes de tránsito han disminuido 67%, en comparación con 2013, acotando como causa de ese éxito lo siguiente: “el alto funcionario señaló que este avance significativo obedece, en gran parte, a la prohibición de distribución, expendio y consumo de bebidas alcohólicas en todo el país durante este asueto” (SIBCI, 19-04-2014). El salto es del cielo a la tierra, en relación a la cuarta república; período durante el cual, era imposible tomar una medida tan drástica como esa, prohibición de venta de licor, dada la relación de los gobernantes de aquel entonces, con los factores económicos que producen el licor. La no venta de licor en estos días santos, sin duda, les afectaba considerablemente en sus resultados económicos de fin de año. Pero, una Revolución como la nuestra, sin compromisos con la burguesía, no podía dejar de asumir, ya que su compromiso es con la vida, con el pueblo venezolano, a los resultados nos remitimos.

Esta Semana Santa, representa un salto cualitativo con respecto a todas las precedentes; no solo que se incrementa el número de turistas nacionales en 40%, sino que se ha hecho notorio un altísimo despliegue del Gobierno Nacional en las tareas de recreación y acompañamiento al pueblo en sus diferentes destinos. Tarimas en las playas, contando en ellas con la presencia de los ministros de deportes o turismo, gobernador o alcalde revolucionario, sin duda, es reflejo de un cambio importante en la relación Gobierno-Pueblo. Asimismo, la presencia masiva de funcionarios policiales y nuestra Guardia Nacional Bolivariana brindando máxima seguridad. Es el resultado de acumulación de experiencias que permite al Gobierno Revolucionario presentar al país resultados alentadores.

Por las particularidades políticas de los días previos, nuestro pueblo ha optado por destinos turísticos seguros, Vargas, Anzoátegui, Falcón, Nueva Esparta y el Estado Bolívar han acaparado su atención. Insurgiendo en esta oportunidad Caracas, como un destino turístico alternativo; producto del Festival de Teatro que, se realiza por estos días y hasta el venidero domingo 27. Importante resaltar ese evento, ya que convierte a la cultura en un atractivo recreacional, nunca antes apreciado desde esa perspectiva. Nuestra ciudad capital, concentró multitudes no solo en las iglesias y procesiones, sino en las salas de teatro y en la Plaza Diego Ibarra a quien bautizaron como “ciudad teatro”, allí, en ese punto, se congregó nuestro pueblo para deleitarse con la música de nuestros artistas populares en sus distintas modalidades musicales: joropo, salsa, rap, entre otras. Estimamos que el Festival de Teatro se ha consolidado, nuestro pueblo lo ha reivindicado como suyo y le ha manifestado todo su apoyo, masivo apoyo. Tanto a Jorge el Alcalde, como Jaqueline la jefa de Gobierno, debemos dar nuestro agradecimiento por esta joya cultural que nos han regalado a caraqueños y caraqueñas, asimismo agradecerles por mantener a nuestra Caracas, como territorio libre del fascismo y sus güarimbas asesinas.

Culmina nuestra Semana Santa con la quema de Judas, el traidor de nuestro Jesús de Nazaret; atrás quedan días de extrema violencia encauzada por la embajada de EEUU y sus agentes extremos: Álvaro Uribe Vélez, Leopoldo López, María Corina Machado y Antonio Ledezma, quienes se erigieron en vanguardia de una oposición que no da pie con bolas. Boqueando aceptaron el diálogo propuesto por el Presidente Nicolás Maduro, como un salvavidas ante la política suicida de un sector extremista de la MUD. No habrá quién asuma la responsabilidad de esos actos que costaron la vida de 42 compatriotas, como siempre acostumbran a su militancia de esa oposición apátrida.

Nuestro pueblo les ha dado una lección de entereza y consciencia patria, solo comparable con los aciagos días de abril de 2002 y los posteriores, que arremetieron contra nuestra Patria con el paro-sabotaje petrolero. Con la Resurrección de Jesús y el fin de la Semana Santa, un nuevo país emerge. Las güarimbas criminales irán ocultándose en nuestra memoria. El Diálogo terminará implantándose. El “yo no fui” será el discurso predominante en la oposición. El dinero no circulará en abundancia entre los güarimberos-terroristas. La justicia deberá imponerse con estricta severidad. La amnistía no debe ser el refugio para amparar delincuentes y terroristas. Nuestro pueblo habrá ganado una nueva batalla, la Independencia como bien invalorable que nos legó nuestro Comandante Infinito Hugo Chávez Frías, se mantendrá. También, nuestro pueblo ganó un nuevo liderazgo nacional, encabezado por el camarada Nicolás Maduro. Unidad, batalla y victoria.

El fascismo NO PASARÁ!!!!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1143 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a186681.htmlCd0NV CAC = Y co = US