Un análisis político sobre economía

¿Es el modelo económico de la revolución totalmente exitoso?

Sin ser economista, me permito hace un análisis político de la economía nacional, todo ello, tomando como base el discurso pronunciado por el Ministro Rafael Ramírez, el pasado 10 de abril, en el marco del 1er encuentro de dialogo entre el gobierno nacional y la oposición, solicitado por el Presidente Nicolás Maduro y respaldado por los cancilleres de la UNASUR y el Nuncio del Vaticano.

El Ministro Rafael Ramírez, señalo que El modelo económico ha sido totalmente exitoso, y para ello, señalo varios argumentos que trataron de demostrar y confirmar lo anunciado. Entre ello, el logro de las políticas sociales que han permitido reducir la pobreza y la desigualdad, permitir que la población venezolana tenga mejores nivel de alimentación, y que las políticas económicas y la riqueza del país las maneja el Estado, a diferencia de la década neoliberal, donde la economía era dirigidas y controlada por los centros financieros internacionales, es decir, señala el Ministro, que Venezuela ahora es soberana en el manejo de sus recursos naturales, energéticos y económicos.

Por su parte, la oposición, refuta el discurso, argumentando fallas enormes en las políticas económicas, la falta de abastecimiento de productos de la cesta básica, los altos índices inflacionarios en el país, la falta de coherencia en las políticas de producción que obliga al Estado a importar alimentos para cubrir la demanda nacional, el alto costo de la vida, las enormes colas de personas que deben hacer para poder adquirir algún bien, y la falta de coherencia en la política monetaria y cambiaria. Omar Barboza (Partido UNT), señala que no se sabía cuánto costaba el bolívar (por los tres tipos de cambios que existen), pero que se sabía que no valía nada. Otros dirigentes también refutaron y señalaron los grandes problemas que en materia económica vive el país. Por su parte, el Presidente Nicolás Maduro, ha sido enfático en señalar que efectivamente hay problemas y garantiza que el problema está siendo atendido.

Pues bien, existen dos elementos que son muy distintos en dicho escenario, y es necesario aclarar, por cuanto una cosa es el MODELO económico adoptado por el Gobierno Nacional, y otra cosa son las POLITICAS económicas adoptadas. Estás últimas forman parte del primero.

Uno modelo económico implica, una filosofía, una visión de desarrollo, unas estrategias o líneas generales que se establecen en un período de tiempo regularmente de mediano a largo plazo para alcanzar uno o varios objetivos en materia de desarrollo económico, productivo, social, y para lo cual deben adoptarse y ejecutarse políticas (acciones específicas) que permitan que dicho Modelo pueda dar resultados, y que éstos obviamente tienen se dan en el tiempo futuro no inmediato.

De esta forma el Ministro Ramírez, señalaba que el Modelo ha sido totalmente exitoso entre otras cosas, porque la visión económica de la revolución para alcanzar el crecimiento sostenido y el desarrollo, parte de una visión profundamente social e incluyente de todos los sectores, es decir, de la adopción de políticas que apunten a elevar la calidad de vida de los ciudadanos, que permita asegurar una distribución de la riqueza nacional de forma equitativa, reducir la brecha de la desigualdad social y económica, reducir la pobreza, manejar los recursos naturales, energéticos y financieros de manera soberana. Pero además, apunta dicho modelo a la diversificación de la economía, transformar el rentismo petrolero por una economía productiva, donde se eleve la capacidad de producción de bienes y servicios con calidad, y que permita en la mayor parte posible cubrir la demanda nacional, y elevar el potencial industrial, no sólo del sector petrolero, sino de otros sectores claves y estratégicos de la economía nacional.

Teniendo en cuenta los elementos constitutivos del modelo, es necesario decir y señalar, que el Ministro Rafael Ramírez, tiene razón, pero no toda la razón, y hay que ser autocritico en este sentido, y aceptar con humildad que nuestro modelo NO es totalmente exitoso. Sin embargo, es justo reconocer y sobre todo defender, que hemos sido exitosos dado que nuestra sociedad ha podido mejorar indicadores sociales y económicos desde el triunfo de Hugo Chávez. Datos de la UNESCO; BID; o CEPAL, así lo certifican en todos estos últimos años.

Ahora bien, ¿qué pasa con las políticas económicas?. Pues bien, también hemos sido exitosos en muchas de ellas, porque han permitido, como lo hemos señalado anteriormente asegurar índices de desarrollo social incuestionables. Sin embargo, hay que revisar detenidamente la crítica de la oposición, y las mismas reflexiones en torno al tema, hechos por el Presidente de la República Nicolás Maduro, dado que hemos sido ineficientes, incapaces, y altamente irresponsables en la adopción y ejecución de muchas políticas económicas. Por ejemplo, la distorsión provocada a unas políticas cambiarias que no tienen ni pie ni cabeza, el fracaso de políticas y programas de producción de alimentos y otros bienes importantes, como el Plan Siembra Café; la falta de producción de las Empresas Públicas (expropiadas, nacionalizadas, mixtas, etc), que por inoperancia, falta de capacidad de gestión, corrupción, etc; no producen nada, son deficitarias, no son de calidad, y esta situación merma en la producción y distribución de alimentos a la población.

Otras fallas en las políticas adoptadas, son los esfuerzos del Estado en financiar con enormes y cuantiosos recursos muchos proyectos socio-productivos sin los estudios de viabilidad y factibilidad técnica, financiera y hasta política, que por supuesto, terminan siendo un fracaso total.

Muchas empresas estatales son altamente improductivas, por distintos motivos, pero uno de los más relevantes, es la falta de capacidad de dirección de las mismas, la designación de directivos públicos, que bajo el viejo vicio del clientelismo político, heredado y consolidado en tiempos de revolución, han hecho un daño terrible para la buena práctica gubernamental. No existe tampoco capacidad técnica por parte del Estado para hacer seguimiento, control y sobre todo EVALUACIÓN de las políticas, servicios y programas públicos. Y sin ella, no tenemos la capacidad de rectificación de hacer los ajustes necesarios. Todo queda, en tapar lo mal hecho y comenzar de nuevo, con lo que ello implica.

Para ir concluyendo, es cierto entonces, que la falta de abastecimiento de productos y bienes de primera necesidad por parte de la ciudadanía sigue siendo un problema, la falta de reposición de los mismos es otro grave problema, la enorme corrupción institucional alineada con la privada, ha permitido el contrabando de extracción que hace que los productos de primera necesidad, destinado a nuestro pueblo, con altos subsidios por parte del Estado, terminan fuera de nuestras fronteras o en el comercio informal a un altísimo costo, alimentando la ya desnaturalizada alta tasa inflacionaria.

Señor Ministro Ramírez, Alto Nivel del Gobierno: ese discurso opositor tiene llegada, no solamente porque es cierto, sino, porque la ciudadanía que vio y escucho dicho debate, se sintió identificado con dicha critica. Y cuando se dijo que el Modelo era totalmente exitoso, y dicho Modelo, si no se sabe argumentar, si no se tiene la capacidad pedagógica para explicarlo (como lo tenía el presidente Chávez), no tendrá la capacidad de persuasión que se requiere hoy en día en el discurso y debate político.

Finalmente, debe ser el presidente Nicolás Maduro, quien afronte y argumente dicho análisis, que sea él quien explique y defienda en palabras claras y llanas el éxito del Modelo Económico. Explicando a su vez, en qué ha consistido el ataque a la economía por parte de factores externos, porque también es una realidad. Y que las políticas económicas serán rectificadas y ajustadas a fin de hacer mejorar el modelo, pero sobre todo, que comience de una vez y por todas a resolver el grave problema que atraviesan las políticas económicas, que sigue siendo la capacidad de gestión de las mismas. Porque en definitiva, el problema que tenemos dentro de la revolución, es la falta de ubicar a los verdaderos cuadros políticos y administrativos en las instancias de Dirección, el enroque de los mismos de siempre, y la falta de una estructura institucional que permita identificar nuevos cuadros técnico-políticos es una realidad. Asuntos que me permito sugerir, deberá ser discutido en el próximo Congreso del PSUV, ampliándola a los sectores aliados.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2463 veces.



José Rafael Mendoza Márquez

Politólogo Venezolano. (Universidad de los Andes) Magister en Administración Pública (Instituto Universitario Ortega y Gasset - Madrid). Especialista en Análisis y Evaluación de Políticas y Servicios Públicos (Instituto Goberna - Madrid). Doctorando en Gobierno y Administración (IUOG-Madrid). Docente e Investigador Universitario (Escuela Nacional de Administración y Hacienda Pública; Escuela Venezolana de Planificación y Universidad Bolivariana de Venezuela). Analista y Consultor Político.
Blog: http://observatoriopoliticovenezolano.blogspot.com/

 josermendoza@hotmail.com

Visite el perfil de José Rafael Mendoza Márquez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: