Sobre las características de la Universidad Campesina de Venezuela Argimiro Gabaldón

    Es una iniciativa de gestión popular porque, invocando el artículo 5 de la Constitución  de la República Bolivariana de Venezuela, sus elementos constitutivos provienen del poder popular expresado en el movimiento campesino, que representado en sus organizaciones naturales como consejos de campesinos, Comunas Agrícolas, cooperativas campesinas, consejos comunales y organizaciones de productores,  asumen esta propuesta de educación como parte de sus reivindicaciones históricas.

          Es territorializada: porque tiene presencia en toda la geografía del país, ya que bajo el precepto de una propuesta de educación del campo para el campo, la misma tratará de cubrir todo el territorio, sobre todo aquellas regiones pobladas por el sector campesino, con presencia también en espacios geográficos que, siendo urbanos desarrollen prácticas agrícolas conceptualizadas como agricultura urbana. En función de ello, se pretende desarrollar una política educativa  para lograr la vuelta al campo, lo cual requiere de un esfuerzo profundo en materia de desarrollo agrícola integral. La Universidad Campesina de Venezuela Argimiro Gabaldón representa un elemento estratégico que asuma la realidad geoespacial, y por la imperante necesidad de repoblar la República y su territorio como un elemento de soberanía nacional contenido en el Plan de la Patria y en el legado del Comandante Hugo Chávez, desplegará de manera amplia su accionar transformador.

          Es productiva: pues está concebida para acompañar a los agricultores en el desarrollo productivo de sus predios y también para lograr el desarrollo agrícola integral en la perspectiva de la conquista de la soberanía agroalimentaria, con el propósito de autoabastecernos de los alimentos que requerimos para el consumo interno y fomentar el justo intercambio de los excedentes. Este carácter productivo de la Universidad Campesina de Venezuela Argimiro Gabaldón  se basa en  la inserción que ella tiene en las instancias de autogobierno comunal, en la vinculación con las organizaciones socio productivas de la comunidad, las cuales son parte de la estructura del nuevo modelo político protagónico y participativo planteado en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y en el Plan de la Patria 2013-2019. Por lo tanto el aspecto presupuestario que para la educación tradicionalista universitaria deviene en poca productividad y elevados costos de los procesos formativos, para la Universidad Campesina de Venezuela Argimiro Gabaldón se asume como parte de la inversión social universitaria, un nuevo esquema que le permite al movimiento campesino organizado en torno a su universidad nuevas fórmulas de resolver su funcionamiento y desarrollo, contando por supuesto con los aportes del Gobierno Revolucionario, pero siempre dentro del mismo enfoque de inversión social universitaria signado por criterios de eficiencia y ajustados a mecanismos de la contraloría social comunitaria.         

          Es pertinente y estratégica: porque todos los conocimientos que de ella se derivan están relacionados con el entorno, consiguiendo de esta manera romper con los conceptos que separan la teoría de la práctica, en la cual el conocimiento es el resultado de modelos desconectados de la realidad, y es estratégica porque su accionar permitiría desarrollar una nueva geometría del territorio logrando el posicionamiento para la seguridad y la defensa nacional 

Vinculación con el Plan de la Patria: La Universidad Campesina de Venezuela Argimiro Gabaldón representa un elemento estratégico en el logro del objetivo 1 del Plan de la Patria (Defender, expandir y consolidar el bien más preciado que hemos reconquistado después de 200 años: la Independencia Nacional) y el quinto (Preservar la vida en el planeta y salvar a la especie humana), ya que su instauración en el territorio nacional coadyuvará al logro de los mismos por el carácter emancipador contenido en su concepto de educación campesina y del arraigo agroecológico que la sustenta.  Esta Universidad tiene un alcance nacional, es por ello que se denomina de Venezuela, aun cuando hemos mencionado los rasgos generales de la cultura campesina y la presencia de esta en el imaginario del ser venezolano, estamos conscientes y reconocemos que en Venezuela no existe educación campesina y es éste uno de los asuntos cardinales a resolver con esta novedosa propuesta. En nuestro país han existido intentos por desarrollar una educación de la ciudad al campo, la cual no ha detenido el éxodo rural. Es por ello la necesidad de plantearnos una educación realmente campesina que con los adelantos tecno científicos nos  permita profundizar en la comprensión de la vida campesina desde su cosmogonía, y así consolidar la belleza que significa la vida campesina, una educación con arraigo cultural basada en el respeto y el amor que nuestros maestros campesinos y maestras campesinas sienten por la tierra y los animales, por el ambiente y su relación armónica y, sobre todo, por su sabiduría que, como patrimonio humano, debe ser reconocido y valorado en su justa dimensión

            El saber popular en diálogo con el saber académico:La Universidad Campesina de Venezuela Argimiro Gabaldón es un espacio de educación y vida afianzado en el dialogo permanente de saberes, con el fin supremo de universalizar la génesis y síntesis de dichos saberes aplicables a la vida y patrimonio cultural del gentilicio venezolano. La Universidad contiene en su filosofía la perfecta comunión que representa el  ser humano y la tierra y todo lo que ella contiene, como una unión indisoluble y perfecta que se ha amalgamado durante siglos de trabajo, en fuente generadora de la más pura creación de los hombres.

            Una Universidad que reivindica una clase social histórica, aquella que se ha forjado desde los inicios de los procesos sociales; fueron los campesinos descendientes de nuestros aborígenes, del mestizaje colonial, entre afro venezolanos, aborígenes, blancos empobrecidos, los que con su noble trabajo echaron la base de la economía en el tiempo histórico de la colonia, luego durante la república agro exportadora y más adelante durante el siglo XX y en el tiempo de la Venezuela petrolera. Este importante sector social continúa, a pesar de la renta petrolera, resistiendo y manteniendo  su apego a una tradición que no dudamos en catalogar como una forma de vida que desde nuestra perspectiva onto-epistemológica llamaremos Vida Campesina.

La presencia campesina en la vida venezolana es una constante en todos los aspectos de la identidad nacional, de manera que no dudaríamos en afirmar que nuestras ciudades han sido receptoras de un alto porcentaje de población campesina, que ha dejado en esos espacios urbanos la estela de su cultura, pese a todo el peso de la alienación y degeneración del consumismo capitalista. Detrás de una comida, un café mañanero, un canto, una poesía, un desayuno, una caricia, un saludo solidario, una sonrisa campechana, encontramos la mágica presencia del hombre y la mujer campesina.

 (Tomado del Documento rector de la UCVAG)



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4817 veces.



Cécil Gerardo Pérez


Visite el perfil de Cécil Gerardo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: