La calle, sin propuestas


Un carácter sumamente reflexivo, de transformaciones dialécticas y de profundización de ideas y formulaciones políticas, es mostrado por el Comandante Chávez, quien en su momento niega la crítica que realizada por el camarada Vladimir Acosta, respecto al “HiperLiderazgo” constituido alrededor de su figura y que meses despues, producto de ese carácter reflexivo, asume como cierto, siendo este uno de los mayores aciertos de criterio político del Comandante. A raíz de su muerte, y como era de esperarse, el país entra en un proceso de agudización del desbarajuste económico producto de la inflación, acaparamiento, mayor flexibilización de los mecanismos de control de divisas, etc.

Se toman medidas políticas y económicas en Diciembre del año 2013 que evidencian en si mismo, un posible cambio de rumbo hacia la aplicación continua de medidas económicas radicales que beneficien al pueblo, y generen un punto de quiebre entre Gobierno Nacional como garante por ley de los derechos del pueblo y de los trabajadores, con la lumpen burguesía que veía en esta coyuntura el momento adecuado para lanzarse al ruedo en la batalla por el control de la renta petrolera, al mejor estilo del año 2002-2003 cuando al no salir victoriosos en un momento de ruptura entre pueblo y burguesía (golpe de estado cuando el pueblo rescata a Chávez), buscan salir victoriosos en un momento de ruptura entre Burguesía y Chávez (paro petrolero), donde históricamente Chávez vence, y además declara el punto álgido de soberanía económica venezolana al crear cadivi y tener control máximo de las divisas que entran al país, objetivo por antonomasia de la lumpenburguesia. Tales medidas tomadas en diciembre del año 2013, generan agrado en la población venezolana que veía reflejada en la acción del gobierno el legado del proceso bolivariano. Sin embargo, volvemos a un punto ciego, donde las garras de un proto-ultraderechismo “En Pleno Desarrollo” hacen estragos en algunas urbanizaciones del país, son los causantes de más de 10 muertes (entre motorizados, miembros de la gnb, un fiscal de la república, etc.) y se pretenden ver justificados en acciones de los organismos de seguridad del estado, donde mas allá de una política de represión, ha habido casos puntuales de excesos (a lo cual aprovecho para hacer un llamado a las autoridades competentes, a que se aboquen a encontrar al funcionario responsable de la muerte de la joven Geraldine Moreno, en el Municipio Naguanagua, Urbanización Tazajal), y a las estadísticas me remito; mas aún, me remito a los discursos de la dirigencia fraccionada de la MUD donde pretenden evidenciar que hay una represión sistematica contra la población estudiantil Universitaria, cuando lo que en realidad hay, es una manipulación hacia la población estudiantil Universitaria, quien, en la ausencia de una dirigencia seria, propositiva y popularmente constituida, salen a la calle, conscientes de que la solución a las problemáticas macroeconómicas del país es un “Maduro Vete Ya”, y generando un punto de quiebre entre población y Gobierno Nacional, encerrando a las personas en sus propias urbanizaciones.


Lo que debería ser para una oposición inteligente que sepa aprovechar los escenarios políticos con altura, una jornada continua de protestas pacificas donde se construya un liderazgo que arrincone al adversario en un escenario electoral desfavorable en el sentido de los errores propios, se ha convertido en una novela de la muerte, con apologías continúas al delito, al vedetismo y a la sumisión de la lógica ante la barbarie.

PROBLEMAS DE LA PATRIA

Sin embargo, los mismos problemas que habían antes del 12 de febrero, siguen estando, y en la calle, no se están discutiendo.
¿Cómo construimos el aparato productivo Nacional?
¿Quién será el sujeto histórico constitutivo de ese proceso productivo?
¿Cómo dinamizamos la lucha de clases?
¿Cómo se da inicio a la construcción de un nuevo modelo sindical?
¿Cómo se controla la galopante inflación, reflejo en si misma de las presiones generadas por la lucha por el control de la renta petrolera?
Estos son aspectos básicos y estructurales; quedan todavía, los mas visibles:
¿En que momento el Gobierno Nacional solicitará, le sea devuelto al país, los 20mil millones de $ que se llevaron del SICAD en 2012?
¿En que momento el Gobierno Nacional abrirá paso a la incorporación de los trabajadores como masa orgánica a las mesas de discusión en los aspectos de Paz y Economía?
Bien lo planteaba el camarada Christian Pereira, al decir que es un error pensar que las soluciones económicas iban a venir de una hermandad con la empresa privada y la lumpenburguesia nacional, ya que es claro y visible, que estas empresas, para “dinamizar” a su criterio el aparato productivo, querrán abolir las conquistas laborales logradas por el comandante antes de su siembra.
Una petición legítima que se observa en las calles, y que se evidencia en ese número de protestas pacíficas opacados por las guarimbas violentas es producto de la escases de alimentos. Esto es un problema compartido, entre una empresa privada improductiva que “genera” el fútil 3% de las divisas del país, a cambio de mas del 50% de la apropiación de la misma por sentido de distribución de renta petrolera, y un gobierno que no ha sabido asumir las banderas del CONTROL OBRERO como modelo político, mas allá de lo reivindicativo, que se fundamente en las banderas de la lucha de clase y promueva la construcción del aparato productivo desde las manos del sujeto histórico por excelencia de las revoluciones del siglo XX y mediados del siglo XIX: EL PROLETARIADO.
PROPUESTAS PARA LA CONTINUIDAD DEL PROCESO BOLIVARIANO EN BASE AL LEGADO DE CHAVEZ. NI BUROCRACIA NI CAPITAL
Michael Lebowitz en su libro EL SOCIALISMO NO CAE DEL CIELO, UN NUEVO COMIENZO, dice lo siguiente, refiriéndose a la construcción de un nuevo modelo:
“Procede reuniendo los elementos de una nueva dialéctica de producción-distribución-consumo

¨ ¿Cuáles son estos elementos? En el centro de esta combinación nueva hay tres características: a) la propiedad social de los medios de producción que es la base para b) la producción social organizada por los trabajadores, para c) satisfacer las necesidades y los fines comunales.”

Primeramente, se nota la ruptura entre la visión de un modelo cuyo fin sea la satisfacción de las necesidades Comunales, y no de las necesidades del Mercado. Mas aun, se considera una “receta sencilla” como punto de partida para cambios verdaderamente estructurales. Receta que no se puede mimetizar con el hecho de plantear una idea de CAMBIOS LINEALES; la construcción de un nuevo mecanismo de medios y modos de producción no es lineal en sentido alguno. Lo plantea Victor Morles en su libro “Ciencia vs Técnica y sus modos de producción” de la siguiente manera:

“…la historia humana no avanza en forma lineal o determinista, sino por saltos, a veces impredecibles, producto de una necesidad, una idea, un hecho o un invento transformador.”
Desde la perspectiva dialéctica de la lucha de clases, la apropiación de los medios de producción de la clase obrera, sirve de caldo de cultivo para la dinamización de los cambios estructurales. Pero dicha apropiación debe estar estrictamente ligada a un conjunto de fundamentos ideológicos, políticos y económicos que en la calle no se están discutiendo, al menos no en el nivel en que se debería, en el nivel en que la FUTAAC lo esta haciendo, ya que, a temor de parecer inquisidor el que lo haga, es preferible manejar el discurso de la paz y evitar confrontaciones. Puede transformarse el lema del “Discurso de Paz”, o la misma palabra PAZ (tergiversada profundamente en su etimología y no considerada en su dimensión epistemológica, en estos tiempos), como una CONDUCTA VALORIZADA, aceptada como norma por el sistema, opacando toda lucha de la clase obrera. Y es que la lucha de la clase obrera, es una bandera para la liberación social. Michael Lebowitz en sus primeras paginas del libro “La Alternativa Socialista: el verdadero desarrollo humano.” Plantea trayendo a Mészáros, lo siguiente:

“Por esto Mészaros hizo hincapié en la necesidad de reestructurar todas las partes del sistema orgánico capitalista. La alternativa socialista requiere «la reconstitución radical de la dialéctica de producción-distribución-consumo, que nace del control genuinamente social de los medios de producción». Aquí encontramos entonces la lógica que está detrás del concepto «del triángulo elemental del socialismo»: propiedad social, producción social, necesidades sociales.”


La persona de oposición que se encuentra protestando en la calle, no está pensando en sus necesidades como colectivo, sino en sus exigencias individuales (legitimas en parte), y, al plantearlas, en ocasiones de manera violenta, se fundamenta en si mismo como un sujeto inerte, que visualiza problemas, pero que no forma parte de los mecanismos de solución, ni de propuestas, sino que se suma a los mecanismos reformistas por excelencia, o se pliega a los términos de las democracias electorales, donde cambiar de presidente es la solución por excelencia a todos los males. Al mismo tiempo, parte del pueblo venezolano que está en la calle siendo afectado por el aparato mediático que repite hasta la saciedad sus “estadísticas de represión”, y el que está en esas pocas urbanizaciones siendo victima de las agresiones psicológicas producto de las acciones subversivas de pocos, e irracionalmente ignominiosas de otros, tampoco está viendo el origen del problema, que se comparte entre los dos actores antes mencionados (lumpenburguesía y gobierno). Este pueblo, que Enrique Dussel en su libro “Política de la Liberación, Vol. II. Arquitectónica” define como: “«¡El pueblo unido jamás será vencido!». En esta formulación se encuentra ya una indicación positiva del poder desde abajo, de comunidad política (convertida en pueblo cuando adopta una postura crítica) como potentia.”, no está siendo construido por los aparatos comunicacionales del estado, y fundamenta su crítica propositiva en la información que recibe, mas por los medios alternativos, cosa que no debería ser en un modelo político social donde el aparato comunicacional por completo este al servicio del pueblo en todos los aspectos, que por los propios espacios de discusión política que construya el partido. Por ejemplo, tenemos, a lo sumo, dos maneras, una pragmática y otra revolucionaria, de resolver, por ejemplo el problema del acaparamiento, desde mi perspectiva:

1.) Entregamos completa libertad de divisas a las empresas privadas, entregando también el derecho de los trabajadores, y quizás en una semana o dos, la clase media o alta pueda tener harina pan en sus anaqueles, y los mas de 10mil trabajadores de las automotrices despedidos no tendrían acceso a estos alimentos por no tener salario ya que la mayoría por sus enfermedades ocupacionales no serian contratados en otras empresas.
2.) Damos un salto de carácter histórico en la lucha de clases, generamos un punto de ruptura nuevamente entre Gobierno Nacional y pueblo, con la lumpenburguesia, levantamos las banderas del control obrero, y junto con las comunidades, VERDADERAMENTE, levantamos el aparato productivo nacional. Estatizamos el comercio exterior y la eficiencia queda en manos de la comunidad junto a sus trabajadores.

Quizás, quiera usted, amigo lector, plantear alguna discusión de este tipo con algún protestante activo. Vea la diferencia entre la solución planteada en estas líneas, y su “solución”, al menos en cuanto a las propuestas generadas, y saque usted sus propias condiciones.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1907 veces.



Guillermo Rodriguez


Visite el perfil de Li Min Wu Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: