Universidades territorios de paz

Los objetivos militares del terrorismo-fascismo internacional, que han sido objeto 15 centros de educación universitaria venezolanas. Con quemas, destrucciones de instalaciones; medios de transporte y suspensión indefinidas de clases entre otros. No solo amerita, como lo ha ordenado el Presidente Maduro reforzar la protección de las instalaciones físicas de todas las universidades que están siendo asediadas por el fascismo. Implica también, fortalcer permanentemente, la formación ideológica-política que se han de impartir en cada uno de los centros de educación superior.

La permanencia por la construcción de la paz, pasa por entender e históricamente ubicarnos, en que la construcción de la paz implica múltiples dimensiones. Confluyen, desde la anhelada paz de la tierra, hasta la paz con nosotros mismos. La cual, sorprendentemente se nos manifiesta en el desorden individual rutinario, que reina entre nosotros, viéndose reflejado entre distintos espacios sociales. Pareciera que debemos optar por la elección de la paz, cuando se genera un conflicto y también es recurrente, que no existe otra forma de relacionarnos, la cual no se de; por la imposición y fuerza para superar los conflictos. Entre ellas: se dan las amenazas, la violencia generalizada; la traición; el irrespeto por los derechos del ser humano en toda su amplitud. Situación que nos lleva a lidiar con el equilibrio del terror; la sosobra e incertidumbre y el miedo colectivo e individual de perder la vida.

El fascismo-terrorismo que se trata de imponer en la sociedad venezolana, esta demostrando que los actos terroristas evidenciados, nos disparan; los instintos en sabernos protegernos y nos toca a cada quien, asumir colectivamente nuestras propias estrategias de apoyo y defensa. Somos de la opinión que aceleradamente debemos avanzar en la confección de grupos, espacios activos y de avance, los cuales modulen y direccionen el cumulo de iniciativas, que podemos asumir por la construcción de la paz. Las universidades son los espacios idóneos para dicho propósito.

El tema de la paz en nuestros centros de educación superior, no puede ser tratado transitoriamente, ni concurrentemente. Deben y tienen que ser permanentemente, por cuanto han de generar el mayor numero de interacciones y convivencias posibles. Estas han de orientarse por la cooperación y la co-participación de cada quien. Sólo así podremos apropiarnos de la nueva convivencia humana universitaria. Sin ello no podremos posesionar la paz y sin esta última, tampoco abra convivencia que valga. Ambas son indispensables y necesarias para cualquier tipo de actividades académicas; de investigación; de acompañamiento comunitario y de trabajo y más trabajo, que tanto nos exige y requiere la Venezuela revolucionaria. Avanzar en los nuevos conocimientos; agilizar su pertinencia e impulsar el bien de los adelantos en nuestras universidades y sociedad. Debe y tiene que ser el otro sur que radicalmente los revolucionarios debemos proteger. Este es, otro bien marcado interés del fascismo-terrorismo que le interesa también destruir y cercenar todos los procesos de aprendizajes que la revolución nos ha dado. No permitamos que ello también se imponga.

En el marco de la Conferencia Nacional de la Paz que se han programado, surgen los simposios regionales que el Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria, esta direccionado y organizando entre los días 25-28 del mes en curso a nivel nacional. El equipo universitario que convoca la región de los llanos, están proponiendo que estos foros sean continuos y puedan proseguir las siguientes acciones en el fortalecimiento del movimiento por la paz y la vida.

A continuación se señalan:

1) En cada espacio organizado con en el afán de aprender a convivir, debemos impulsar los relatos o diálogos de saberes cotidianos de la paz. En otras palabras contar la paz que se encuentra en nuestra cotidianeidad.

2) Organizar y consolidar la tropa universitaria de twiteros estadales, articulándose con las demás redes sociales y de sectores del gobierno.

3) Ante los ataques virtuales generalizados que estamos enfrentado, debemos crear y consolidar los espacios permanentes en internet, los cuales desmonten las mentiras, las falsas y tendenciosas noticias, que se posesionan en los medios de comunicación internacional.

4) Cada recinto universitario estatal deberá organizar actividades, las cuales se encuentren articuladas con la dinámica de otras universidades del estado.

5) Realizar actividades bisemanales de formación y acción sobre la bases del estudio de la Ley Plan de la Patria y otros tantos temas emergentes que se articulan al tema de la paz.

6) Fomentar la organización de grupos de voluntarios vinculados a los Programas Nacionales de Formación y carreras afines, quienes se comprometan hacer cumplir la Ley Orgánica de Precios Justos y contribuyan con el combate que hemos librado contra la especulación, la usura y la guerra económica.

7) Crear y consolidar la unión cívico-militar en cada una de las instituciones y hacer cumplir las diferentes actividades que han de emprender en la defensa integral del espacio universitario.

Las actividades u acciones precedidas deben darse simultáneamente, no tiene cabida la secuencialidad entre ellas. Todas se integran y le dan forma al sentido de permanencia que debemos darle al tema de la paz. Nuestro propósito es avanzar y posesionarnos en cada recinto universitario con la valentía, holgura y seguridad. Convencidos estamos, que el desarrollo de la convivencia es la única garantía de encontrar la paz y hacer de todas nuestras universidades territorios de paz y desde allí abrir otra trinchera por la defensa integral de nuestra tierra patria.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1906 veces.



Miguel Angel Nuñez

Director del Instituto Universitario Latinoamericano de Agroecologia " Paulo Freire" Venezuela

 ipiat2000@yahoo.es      @17MiguelAngel

Visite el perfil de Miguel Angel Núñez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: