Una aclaratoria a Omar Ruiz y a otras personas

Por Omar Ruíz siento, desde hace unos cuantos años, mucho afecto y el hecho que él actualmente no esté con el Proceso Bolivariano y no comparta el ideal que profeso, no lo saca de mi corazón. Habría que ser demasiado fanático y demasiado mezquino para sentir odio contra Omar. Particularmente, antes y ahora, es mucho lo que debo agradecerle a Omar por sus gestos solidarios que nunca los ha practicado conmigo estableciendo de por medio color político o algún principio ideológico o doctrinario. Omar, para mí e independiente de sus pensamientos políticos, es un ser humano de esos que uno denomina muy buena gente o un alma de Dios. Omar tiene el mérito incuestionable de haber sido el único estudiante universitario en este país en ganar -de forma cómoda y contra la unidad de todos los que le adversaban- tres elecciones consecutivas a la Federación de Centros Universitarios en la ULA, precisamente, en un tiempo en que el Movimiento 13 era la única fuerza estudiantil en la nación que se atrevía a tener no sólo profundas relaciones de solidaridad sino a desplazar por todo el territorio venezolano a guerrilleros de las FARC y del ELN, a etarras, a cubanos y cubanas, enviaba militantes a realizar cursos guerrilleros en Colombia e incluso, fue capaz de movilizar y presentar en un estadio de fútbol a la madre del camarada Chávez a los pocos días de aquel 4 de febrero de 1992 y se contaban con los dedos de las manos los que salían a gritar ¡vivan los rebeldes! Hoy, todos saben que el Movimiento 13 es una fuerza radical de oposición al Proceso Bolivariano, cosa que lamento mucho pero respeto las decisiones de grupos políticos donde no milito. Sin embargo, tengo lazos de amistad con militantes del Movimiento 13 y debo siempre agradecerles los gestos de solidaridad que han tenido conmigo en situaciones adversas y precarias en que me ha tocado vivir aunque no comparto su posición política de estar en las filas de la Oposición venezolana. Ni soy sectario, ni soy dogmático ni soy fanático de nada. Por eso no acepto que a esta altura de mi vejez vengan a exigirme, como condición indispensable para ser de izquierda, que deje de tratar o rompa todo tipo de amistad con todo aquel que no sea de izquierda o no profese el marxismo. Tampoco soy ni amigo ni camarada de torturadores, mercenarios, violadores y asesinos de pueblos.

Bueno, quiero hacer una aclaratoria a Omar Ruiz y a otras personas que si bien leyeron y releyeron el artículo que publiqué en aporrea con el título de ''Malditas tus condolencias: asesino Leopoldo´´, pienso que no lo interpretaron correctamente y por eso me solicitan que opine sobre los crímenes que han cometido miembros de las fuerzas armadas, policiales y grupos o colectivos partidarios del Gobierno Bolivariano.

Bueno, empiezo: creo haber sido muy claro en el artículo citado cuando expresé que por vez primera, ya viejo, escribía con un título tan personal y acusativo. El artículo no era para ponerme a escribir sobre la derecha, el centro, la izquierda, todos los partidos políticos, el Gobierno, toda la oposición, todos los políticos. No, se trataba concretamente de mi persona -en primer lugar- y de Leopoldo López -en segundo lugar- tal como lo hice. Quienes me hayan leído en aporrea o en cualquier otro medio de comunicación o, incluso, en los libros que he escrito, saben que no profeso ninguna simpatía ni por el extremismo de derecha ni por el extremismo de izquierda porque terminan juntándose produciendo un daño terrible a cualquier causa de redención social. Pero lo que es más, nunca he sido partidario de que ningún grupo revolucionario quiera hacer lo que sólo le está permitido a un pueblo, a su Estado o su Gobierno. Por eso, pertenezco a un movimiento político que ni remotamente ha pensado en convertirse en vanguardia de una revolución sino en una parcelita portadora de semillas de trigo y granos de maíz para cualquier proceso revolucionario. Ahora, por ejemplo, si acá se produjese una invasión de mercenarios imperialistas y ninguna institución del Estado hace nada por defender la nación o al pueblo es lógico que los grupos de revolucionarios -incluyendo al EPA- asuman una postura política de resistencia armada sin esperar ninguna orientación o ayuda del Estado venezolano, pero creemos que eso no sucedería como lo estoy escribiendo. Habría repuesta masiva de resistencia.

Omar me acusó de haber perdido la objetividad en el análisis y agrega que achacar a Leopoldo López el uso de alambres púas y guayas degolladoras es un desconocimiento de la historia. Omar sostiene que la primera vez que él vio el uso de esos alambres y guayas sus ojos lo miraron directamente de las manos de Haiman el Troudi -actual Ministro-, de Darío Di Giacomo -historiador- y de Luis Aché que no sé si concluyó sus estudios universitarios o no. En verdad, no lo sé si fue así o no. Sin embargo y en honor a la buena gestión que hizo Omar como Presidente de la FCU de la ULA en tres oportunidades, jamás en las manifestaciones estudiantiles que observé y hasta que participé con los estudiantes, se pusieron alambres de púas y guayas para que transeúntes se degollaran. Recuerdo, que los estudiantes peleaban con la policía y la Guardia Nacional defendiendo sus barricadas pero nunca que se conozca alguien perdió la vida en la forma en que son utilizadas por los guarimberos que han pretendido crear un estado nacional de anarquía en que el Gobierno del camarada Maduro se vea obligado o en la necesidad de renunciar que era el plan orquestado desde la Casa Blanca del imperialismo estadounidense. El método de lucha no es sólo práctica sino también teoría. Cuando Omar fue Presidente de la FCU-ULA el movimiento estudiantil, el de izquierda y el de derecha, se valían de ideologías, de la ciencia política, de estrategia y tácticas, tenían conciencia y por eso, siempre lo he dicho aunque nadie me crea, que sin la heroica rebelión de estudiantes y pueblo cuando fue asesinado el estudiante Carvallo Cantor no se hubiese producido en Venezuela un 27 y 28 de febrero de 1989 ni tampoco un 4 de febrero de 1992. Recuerde Omarcito que estando usted de Presidente de la FCU en el auditórium se realizaban diversas funciones o labores de formación política o ideológica, seminarios, charlas, círculos de estudio que fueron eliminados tan pronto el Movimiento 13 perdió la elección, por reconocidos saboteaos, con su candidato Orlando De Hoy. Los guarimberos nada de eso hace, , Omar. Por el contrario, les conviene es un elevado nivel de ignorancia de la gente para que puedan actuar sumisamente bajo los planes de la extrema derecha de la Oposición, es decir, representada -especialmente- por Leopoldo López, Daniel Ceballos y María Corina Machado.

Omar me acusa de obviar adrede en mi artículo la participación del ''... malandraje armado por el régimen y que son mercenarios...''. Es que mi artículo nada tenía que ver con eso. La Organización Política a la cual pertenezco (El Pueblo Avanza -EPA-) y en lo personal, siempre hemos expresado de forma pública nuestra concepción política sobre los grupos que se atribuyen potestades de aplicar la justicia por sus propias manos, sean de derecha o sean de izquierda. Además, somos respetuosos de los lineamientos políticos de otras organizaciones y nunca nos hemos confabulado con ninguna para acometer acciones en nombre del socialismo suplantando los deberes y los derechos de los demás. Si alguna organización política pequeña en este país tiene un historial escrito y publicado es, precisamente, El Pueblo Avanza y lo pueden comprobar a través de la página aporrea, del periódico Redención, de la Revista Klamores, y de los libros publicados como, por ejemplo: ''Clamores de nuevo amanecer'', ''Los sucesos del Medio Oriente merecen profunda reflexión'' y ''Simplemente: elucubraciones''. Y en lo personal, Omar me conoce muy bien y si alguien que él conozca no merezca la etiqueta de ''fanático'', creo ser yo.

Lo que sí quisiera, Omar, es que vuelva ese día en que te sientas estudiante y abraces de nuevo el ideal socialista, luches por él, lo defiendas con pasión y con conciencia como lo hiciste en la década de los años noventa del siglo pasado. Y eso, igualmente, lo deseo para todos aquellos que hoy tienen al Movimiento 13 como enemigo del Proceso Bolivariano.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3697 veces.



Freddy Yépez


Visite el perfil de Freddy Yépez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: