El Paramilitarismo, la Parapolítica y las Guarimbas

Las guarimbas son parte de algunos juegos infantiles venezolanos.El término surgió al final de la década de los 30 y simboliza un sitio seguro, de resguardo o protección de chicos que salen de su guarida a retar y burlar la autoridad. No obstante, es un juego infantil utilizado para el disfrute, la socialización y el compartir vecinal. Sin embargo, algunos disociados distorsionaron el concepto, para cometer actos vandálicos y criminales.

Actualmente, las guarimbas son el refugio de sujetos que por medio de la violencia y el terror, mantienen algunas localidades o sectores conmocionados, con la intención de desestabilizar al gobierno y, apropiarse de esos espacios para ejercer gobiernos paralelos. El asunto es que algunas acciones guarimberas las respaldan inocentemente algunos opositores, bajo el supuesto de que son el camino para salir del gobierno del presidente Nicolás Maduro, pero obvian, que esos atajos los llevarían a ser presas fáciles del paramilitarismo y la parapolítica.

Al momento en que una célula-grupo, coloca barricadas en residencias o sectores para impedir el libre tránsito, los habitantes quedan automáticamente secuestrados. Los que hacen esto conscientemente, muestran a sus aliados circunstanciales y cautivos, maniobras paramilitares que evidencian su rudeza: queman carros, infraestructuras, levantar alcantarillas, colocan aceites y guayas en calles y autopistas, así como, hacen uso de armas de fuego.

Levantar algunas barricadas o cruzar algunas de ellas, ha dejado un terrible saldo de 12 ciudadanos fallecidos. También ocurre que residentes pagan peaje, en la trocha que habilitaron los paracos para entrar y/o salir de su residencia. Al final, buscan consolidar poder económico, una población que obedezca por convicción o por la fuerza y un territorio “liberado” donde ejercerán su gobierno.

Ante esto, los integrantes de la MUD se ha hechos los zonzos, típico del “Caza-Güire” queriendo pescar en río revuelto. El asunto es que están calculando muy mal, y el tiro puede salirle por la culata. Sobre todo, porque son los sectores donde mayor apoyo tienen, los más afectados por tan deplorable forma de practicar la política.

Quizás la oposición no tenga incidencia para persuadir a los que están al frente de la parapolítica, pero un deslinde con contundencia, podría hacer que recuperen la credibilidad ante sus seguidores. Por otra parte, el Estado debe amarrarse el cinturón, sino quiere que se le caiga el calzón.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1737 veces.



Jiuvant Huérfano


Visite el perfil de Jiuvant Huérfano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jiuvant Huérfano

Jiuvant Huérfano

Más artículos de este autor