Carnaval con guarimbas a la Maricori

Por necesidad de extrema derecha y con derechos reservados, se hace del conocimiento en general que, por petitorio inquisitorial de María Corina y su temple oligárquico y, además con visto bueno de la MUD, se decreta sin dar un paso atrás y con guayas asesinas, un carnaval guarimbero en toda Venezuela, para fortalecer la paz del venezolano que ansía la unión sin descuidar el pico de botella que debe formarse en las avenidas y autopistas de la región central.

Éste será un carnaval especial, marcado dentro del siglo XXI, como de suma utilidad dentro del juego político "nada democrático" que la oposición venezolana: lanza al mundo como un experimento tumba gobierno y, desinflamatorio organizacional de emociones entumecidas que, países en quiebra como muchos de Europa, deben agilizar sus procederes a ver si enderezan el rumbo económico que hace años se les perdió por venderle su alma al diablo y al FMI sin ofertar el precio justo que les arruinó de por sí el modo de caminar.

La confrontación callejera que los buenos estudiantes del país realizan como pasantías bien pagadas con opción al título de magíster que obtendrán después de batallar tan duramente en las calles y avenidas del este de Caracas principalmente y, que han sido copiadas afanosamente por los estudiantes de algunos estados del país que -por igual- con birrete bravucón y toga candelera se han desempeñado ecuánimemente con parcialidad de juicio y tolerancia fuera de orden que los capacita a un summa cum laude con actitud de atención al mercado en que sus capacidades reforzará el paraninfo institucional de las universidades privadas que,con carácter profesional,los graduará como buenos especialistas del embrollo guarimbero, cuyo padrino, (AUV) los promocionará en el mundo revoltoso como terroristas desquiciados dentro de sus falsos positivos, como paracos excelentes de incendiar y, arrasar naciones que no estén a la orden de USA.

Son muchos los llamados que se alistarán con disfraz o sin él a participar con su cara de terror en el escenario que no puede ser de alegría, si todavía el presidente Maduro sigue en Miraflores y, no asoma la buena intención de complacerlos con su ida, lo que en el argot cantiflérico es una payasada ocasional que les desinfla arteramente las ganas de poder a que sin ganar elección presidencial debe ser el souvenir que Washington quiere regalarles como un capricho imperial del presidente Obama que, ha sacrificado muchos dólares de su presupuesto a cambio de un buen chorro de petróleo venezolano que como retribución la oligarquía tiene que dispensarle. Sin vacilación ninguna, María Corina, se mandó a hacer un disfraz enternecedor de ínfulas explosivas con la modista venezolana, Carolina Herrera, que por ser ella diputada "seria" y de virginal consentimiento no puede estar al frente de la embestidas de sus héroes, guarimba adentro, como quisiera estar y como son sus deseos intestinales de principios heterodoxos ancestrales que le calcinan su memoria que como una pájara enjaulada se juega la "independencia de Venezuela" como un artificio que le trepa las entrañas del poder que acaricia con su lengua escuálida de pitiyanqui con un sigilo de amargura que la enloquece, manda y exige, torpedear las calles de consignas sin soltar la presa que no tiene en un exorbitado porvenir que le encalla la vergüenza de ser y pensar como mujer libre.

En cambio LL, vive el festín de nunca acabar por ser ahora el preso político "number one" de este régimen que no ha podido tumbar, aunque sigue dando órdenes desde su celda como el líder de la asonada que disfrazado de pirata imperial, auspiciará la quema de Venezuela con bombas molotov -made in USA- y, como el carnaval siempre es sin agua, no habrá forma, ni quien le impida, bailar un tango sin Gardel y, serán las comparsas guarimberas del este quienes amenizarán el desorden total en el cierre de calles, reforzadas de basuras por demás que se pierden de vista y, quizás un soplo de brisa ingrata le refuerce los testículos del odio inculto que los domina, por lo que el general Vivas con su sonrisa de perdigón perdido se disfrazará como socio del corrupto Baduel de guaya invisible, para degollar el tiempo que le queda libre sin disparar un tiro de alegría y, en su auxilio de líder sin bandera, aparecerá, el fascista Capriles enmascarado como el duque de Wellington, espada en mano y sentenciará a viva voz sin gárgaras de pudor: el presidente inconstitucional soy yo, y caerá el telón de la tristeza quemado de injurias imperiales.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1131 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Rojas

Esteban Rojas

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a182980.htmlCd0NV CAC = Y co = US