Innovaciones salariales revolucionarias

La mejora salarial como efecto de las alzas de precios, y no lo contrario

Hasta diciembre de 2013, en la Venezuela Bolivariana actual los incrementos salariales venían siendo causa de las alzas de precio en la cesta básica, a manera de compensación de forzosas subas en los costes primos sufridas por el empresariado.

De esa manera, contraria a los intereses del trabajador, se provocaba alzas automáticas en el costo de la vida sin que el trabajador tuviera culpa económica alguna en esas subas del costo de su vida ya que los costos de fabricación, por el contrario, tienden a bajar por mejoras productivas del trabajador que opera con una mejor organización laboral y con mejores medios de producción.

 Los sindicalistas capitalistas estuvieron vigilantes del salario real cada vez que el salario perdía poder de compra en el mercado, pero lo hacían en un demagógico intento por preservar la relación obrero-patronal. En esas diligencias sindicales se estuvo dando una suerte de teatro coprotagonizado por empresas y sindicatos de trabajadores: El sindicalista fungía de defensor del obrero, y el patrono, de su enemigo.

Ante el triunfo del sindicalista, el asalariado terminaba bajando la presión de sus justos reclamos que eran atendidos más tarde o temprano, y el sistema burgués seguía su tortuoso camino.

Recientemente, hemos visto que el Estado pica adelante y decide incrementar los salarios antes de que los precios de la cesta básica sigan subiendo  o que, en el mejor de los casos, más bien se avecine una deflación o baja moderada en los precios, o se dé un freno a la tendencia alcista que vienen experimentando los precios sin justificación económica alguna, pero, presumiblemente,  sí con mucha carga de objetivos  políticos de parte de una burguesía en funciones empresariales que quiere cambiar los votos populares, de los que cada vez carece en mayor cantidad,   por fracasos del gobierno en materia económica.

De resultas, de ahora en adelante los trabajadores venezolanos verán incrementado su poder de compra, su ingreso real, sin que haya motivo alguno para que los empresarios hallen en la mejoras salariales ningunos incrementos de costes por concepto de mano de obra.

Desde luego, el Estado controlará por monitoreo periódico cada justa causa técnica de alzas en los costes medios de producción, y con cada uno de ellos el trabajador debería recibir mejoras salariales automáticas, habida cuenta de que una maquinaria más costosa, por ejemplo, exige más trabajo a sus operarios y por tanto estos merecerían una mejor paga sin el oneroso[1]  auxilio de sindicalista alguno ni del Estado protector, más allá de la contraloría del caso.

04/02/2014 07:29 p.m.


[1] Los sindicalistas son causa de alzas en los costos porque algunos de ellos no trabajan y sin embargo  reciben pagas salariales.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1322 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: