Así no avanzamos al socialismo

“Si no existe la organización, las ideas, después del primer momento de impulso, van perdiendo eficacia”
Che Guevara

En Venezuela hay un déficit de verdad, falta exponer esa verdad de una manera prístina, clara y transparente, lo que se dicen son medias verdades, esa verdades que muchos no se atreven a decir por cobardes, pusilánimes y acomodaticios. Otro gran daño a este proceso es la falta del debate dialectico sobre el actual proceso político venezolano, llamado socialismo del siglo 21 o revolución bolivariana, que la gran mayoría de los venezolanos escogimos a partir del 1999, con la esperanza expuesta en los postulados del presidente Chávez, el pueblo venezolano buscaba un cambio político para buscar una salida a la crisis moral, política y económica que vivíamos en la cuarta república o con el llamado pacto de Punto Fijo. Fueron 40 años de demagogia y corrupciones, la falta de una política económica para lograr ser un país con soberanía alimentaria y alcanzar un nivel educativo, científico y tecnológico, porque con los recursos petroleros, muchas veces despilfarrado y mal administrado, se podía dar el salto a un país altamente desarrollado. Nos gobernaban el capital financiero internacional conjuntamente con los oligarcas criollos.

Podíamos soñar y pensar en un gran país, las ideas fluían, eran positivas, los recelos por la casta militar los fuimos apartando y nos fuimos desandando el camino con el comandante, el proceso alcanzaban algunas metas importantes para el país, en el orden económico, cultural, social y político; pero eso éxitos eran incomodos para los infiltrados y la derecha venezolana, sabíamos de muchos obstáculos en el proceso, que no es fácil avanzar en el camino de construir un gran país, que se tenían los enemigos endógenos y exógenos, que seriamos infiltrados y que los quintas columna y la derecha endógena se impondría en el paso del tiempo y ya posesionadas las fuerzas desleales y comenzaron su trabajo de zapa que los ha llevado a copar la escena política con alcaldías y gobernaciones y en el PSUV.

Después de la enfermedad y pérdida del comandante, el país quedo con desvalido y empezaron a aparecer todos los problemas, ahora estamos en una profunda crisis en muchos sectores, se cometieron errores, no los aceptamos, no buscamos una salida, nos empeñamos en mantener el status quo. No se buscan las salidas a las crisis, más las profundizamos. Un ejemplo, es lo que dice Simón Andrés Zúñiga, economista venezolano:

Las devaluaciones, mal llamado ajuste cambiario, que se vienen dando después del 2002, esto han sido seguidas del deterioro del consumo, en virtud de la contracción de los ingresos familiares. Las devaluaciones han demostrado su ineficiencia, no hay mejoras en la situación fiscal, no se han promovido las exportaciones ni hay indicio de querer impulsar el desarrollo agrícola e industrial en el país, las empresas llamadas básicas se sustentan en la renta petrolera, porque los vicios, la corrupción y la falta de gerencia y gobierno las tienenquebradas.

No estamos produciendo nada, ni han disminuido las importaciones: se ha convertido en una causa fundamental de la inflación; han desmejorado los ingresos laborales, los que más la sienten y padecen los que devengan salario mínimo; han fortalecido el poder del capital financiero especulativo quien cada vez tiene mayor capacidad de influir en la política económica al obligar al gobierno a devaluar.

El capital financiero hoy es más fuerte, engorda grandes cuentas en dólares en el exterior, promueve el parasitismo y contribuye con el entierro de la economía productiva.
Esto es una paradoja porque hace más de diez años se instauró un control de cambio y, a pesar de ello, la exportación de dólares se ha incrementado en ese periodo, especialmente desde el año 2006.

Las medidas de devaluación, que se hace para ajustar la balanza de pagos, es muy perjudicial y dañina en Venezuela, porque nosotros somos un país sin fuerza de exportación, es decir nada productivo y donde dependemos del petróleo, el efecto inflacionario es más traumático y rápido.
Tras estas medidas de devaluación del “bolívar fuerte” promulgada por el gobierno nacional, no ha faltado quien salga a defender y decir que es lo mejor para la economía, porque se está fortaleciendo la economía de puertos y que con estas medidas neoliberales y de economía de mercado el socialismo avanza.

Otros de los graves errores del proceso revolucionario es no haber instaurado un sistema agrícola en todo el país, fortaleciendo la agricultura y la cría en el país, porque en este sector se tenía que invertir la mayoría del excedentes producto de la renta petrolera en alcanzar un Desarrollo Agrícola, desperdiciando todo el potencial y ventajas que tenemos en varios rubros agrícolas. Con discursos alegóricos como los del canciller Jaua, en una alocución por el aniversario del nacimiento de Ezequiel Zamora no podemos avanzar hacia el socialismo cuando dice: "Nos sentimos profundamente orgullosos de haber sido protagonistas de la más grande revolución agraria impulsada por Chávez", canciller aquí no hay ningún desarrollo agrícolas en las sabanas a lo largo y ancho del país lo que se ve es gamelote y paja. NO hay producción agrícola, lo que hay es importación de alimentos. Es la cruel verdad.

Actualmente no tenemos soberanía alimentaria, nuestra agricultura es deficitaria y las hectáreas sembradas, en muchos rubros agrícolas no alcanzan para alimentar ni el 50% de nuestros habitantes. Tenemos una economía de puertos, la mayoría de nuestros alimentos son importados, no podemos negar que existen sectores poderosos que muy pocos ayudan a solventar la situación agrícola, porque estos sectores han jugado al desabastecimiento, pero podemos afirmar que el gobierno nacional no ha tenido interés de desarrollar un plan agrícola, que tengamos resultados tangibles en un periodo de tres a cinco años, que tengamos abastecimiento agrícola, que a través de las comunas agrícolas con alta tecnología tengamos una masificación suficiente para lograr la soberanía alimentaria y más aún, estar en capacidad de exportar ciertos rubros. Porque si tenemos soberanía alimentaria, se puede lograr la baja de los precios al consumidor, para así poder regresar y bajar el índice inflacionario de un digito anual.

Además camaradas, no podemos negar que por culpa de la economía de puertos, porque para mucho es más rentable importar que sembrar el campo, por no tomar las precauciones de desarrollar una política agrícola, ahora tenemos el sufrir de nuestro pueblo que se la pasa de cola en cola persiguiendo los alimentos de la dieta diaria. Esta es una verdad, Hay escasez y desabastecimiento y que diga lo contrario esta mintiendo y busca congraciarse con las cúpulas que someten al martirio al pueblo venezolano, con el cual debemos ser solidario y buscar la solución a los problemas de escasez, precios altos de los alimentos, medicinas, gas doméstico por la nubes, la inseguridad, bajos salarios.

jlrlinares@gmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1870 veces.



Juan Linares

Ex-parlamentario regional. Especialista en Crisis. Temas Preferido: Ecología, Política Internacional y Laboral. Militante de Marea Socialista en el estado Bolívar.

 jlrlinares@gmail.com      @JuanLinaresRuiz

Visite el perfil de Juan Linares Ruiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: