Enero y febrero meses de sobreprecios e ineficiencia

Han transcurrido casi tres meses del llamado Dakaso. Sin lugar a dudas fue el evento noticioso que impactó a la opinión pública nacional a escasos 30 días del proceso electoral de las municipales llevado a efecto el 8-D de 2013.

Muchos analistas han coincidido que este evento noticioso fue determinante en los resultados electorales de entonces. Su impacto fue de tal magnitud, que muchos de los que hemos sido de una forma u otra defensores de este proceso revolucionario y que teníamos fuera de foco el día a día de la política nacional por lo tedioso que esta se había convertido después de la desaparición física del Presidente Chávez, volviésemos a sintonizar, con avidez, el llamado canal de todos los venezolanos.

 Durante el pasado mes de noviembre, y a mediados de cada tarde, se había hecho común ver en pantalla el rostro del Vicepresidente Arreaza dando los partes en contra de la autoproclamada guerra económica que según el gobierno nacional vastos sectores de la derecha capitalista venezolana le han declarado al proceso revolucionario. Era interesante y hasta agradable, ver a todo el equipo ministerial desplegado, inspeccionando comercios, fábricas y galpones en donde nos mostraban productos acaparados de todo tipo, productos con sobre precio y remarcados, haciendo, a manera de ensayo para lo que vendría, la Ley de Costos y Precios Justos por vía habilitante, un ejercicio de fiscalización hasta el punto de lograr tirar hacia abajo los precios en distintos rubros. Era una verdadera fiesta de accionar de gobierno. De igual manera, y para completar este menú noticioso, en la noche aparecía en pantalla el Presidente Nicolás Maduro haciendo un resumen de todas las inspecciones y los resultados que se habían obtenido.

Pero ¿cuál es la realidad después de todo este espectáculo noticioso de noviembre de 2013 a febrero de 2014?

La realidad nos lleva a entrar a un mes de enero de 2014 con anaqueles vacíos; no ha habido reposición de inventarios en ninguno de los sectores intervenidos a pesar que el gobierno nacional nos dijo, hasta la saciedad, que los inventarios para enero estaban garantizados. La realidad de 2014 nos sorprende con un gobierno desconcertado, atrabancado y atado de manos sin saber qué hacer ante el tema del contrabando de extracción de alimentos; en especial, en los estados fronterizos. La realidad desnuda, sin necesidad que el gobierno así lo reconozca, que gran parte del problema de extracción de alimentos, apartando la actitud delincuencial de muchos connacionales, malos hijos de esta patria que se prestan para esa actividad ilícita, está en una Guardia Nacional totalmente corrupta, en donde el lema que exhiben en sus uniformes que reza EL HONOR ES SU DIVISA debería ser sustituido por LAS DIVISAS SON SU HONOR.

Así mismo, el 2014 inicia con un deprave en los precios de todos los rubros, en donde la respuesta de los especuladores a todo el accionar gubernamental de noviembre fue más especulación, más usura y el pueblo aguantando y llevando esa pesada carga sin ver medidas de ataque por cuenta del gobierno. Y como si no fuese suficiente, el gobierno inició el año golpeando a la clase media con una devaluación de la moneda, dejando casi todas las operaciones financieras de la República al precio que marque el mercado a través del Sicad, manteniendo el valor de la divisa en 6.30 Bs para ciertos rubros no bien precisados hasta ahora, ni a quienes les serán asignados; para el pueblo no es, eso lo sabemos todos.

Es tiempo que el gobierno gobierne y ejerza su autoridad ante tanto desmán y tanta corrupción; en especial, que aclare pero de una manera bien diáfana, la corrupción en Cadivi la cual ha pretendido ocultar y endosársela a la clase media que dentro de todo este mare mare financiero se le ha atribuido el inmerecido calificativo de raspacupos por haber usufructuado las divisas a través de los llamados cupos de viajeros, que nunca fue una solicitud del ciudadano común, sino una gracia concedida por el Presidente Chávez a una clase media que históricamente había sido golpeada en los gobiernos retrógrados de la cuarta y que él quiso reivindicar cuando tomó la decisión de otorgarles dividas preferenciales al venezolano común para que accediera a viajes al exterior.

Desde esta trinchera exhortamos a los gobernantes a afinar su puntería, porque el ambiente social se percibe tenso, con discreto sabor y olor a finales de los años setenta, de tan ingrata recordación.

 

¡El que tenga oídos, que oiga!

Eliécer Alvarado.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2437 veces.



Eliécer Alvarado

Médico y revolucionario.

 elieceralvarado@hotmail.com

Visite el perfil de Eliécer Alvarado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: