Réplica a Helimir López: siendo Chavista nominal, parecen no serlo real

 

 Los canes ladran, Sancho, esto significa que vamos por la ruta correcta, palabras más o menos, atribuidas al quijotesco Cervantes[1].

 

El estimado amigo que nos ocupa, con toda su valiente y   sincera declaración de espontáneo desacuerdo[2] con  el chavismo o “madurismo” o “neochavismo”, nos revela lo que siempre se espera en estas circunstancias políticas, es decir, que su admiración, afiliación y amor por este movimiento político iniciado por el Presidente Chávez y hasta ahora continuado y hasta perfeccionado por el Presidente Maduro, sólo han tenido en él la duración prevista en la ley dialéctica que recoge el comportamiento fenoménico de los movimientos materiales y sociales, en  casos como el suyo el cual respetamos.

Esta ley nos dice: En el desarrollo de cualquier fenómeno donde, por ejemplo, intervengamos como coprotagonistas, tendemos a dar 2 o más pasos hacia adelante, cual borrador de cualquier ensayo literario, y luego nos vemos obligados a echar 1 paso o más pasos hacia atrás.

Eso le está sucediendo a él y a ese “no poco pueblo” ex chavista de ahora, y chavista hasta ayer justo antes de que la Gaceta Oficial diera vigencia plena a la ley con la que sus respetados intereses familiares y obviamente aburguesados se han visto tocados.

Algo semejante le ha venido ocurriendo a no pocos ex chavistas a quienes hasta 2 o menos años se redondeaban una vida más o menos holgada, más o menos bien aburguesada, con cargo a la usura que practicaban-o lo siguen haciendo-mediante el alquiler de 2 o más apartamenticos que solían colocar ocasionalmente y a precios tan elevados relativamente como los de ahora.

En estas batallas políticoeconómicas que comanda el Presidente Maduro, el mismo a quien hasta ayer el estimado ex chavista que nos ocupa admiraba muchote, quería muchote, pero a condición sine qua non de que este proceso sólo lo tocara para perfeccionar su holgada y aburguesada vida, se tiene que dar cumplimiento irrefragable de la ley de ajustes dialécticos, suerte de control de calidad para que el proceso siga adelante con pasos firmes, con afiliados firmes, además de que los pasos hacia adelante supondrán también la incorporación de nuevos chavistas que hasta ayer o por ahora no han entendido acertadamente las bondades colectivas que desde el Presidente Chávez se han venido consumando siempre en favor de las mayoría desasistidas en las república anteriores, en primer lugar y luego y consecuencialmente, en favor de toda nuestra sociedad.

Lamentamos mucho los desacuerdos manifiestos, pero, el estimado ex chavista o ex madurista que nos ocupa y su no poca gente[3] que comparte su desacuerdo  se irán quedando en el camino, perdidos y confundidos, mientras otros hallados en el mismo camino se sumarán. Así lo dice la ley filosófica que por ahora nos ocupa.

Para consuelo de quienes con tanta sinceridad manifiestan su desacuerdo con la ley sobre costos, ganancias y precios, y sobre las reformas derivadas de ella en materia de esos dólares que   sirven para retornarlos al exterior de donde provienen como pago a nuestras riquezas petroleras, con lo cual, si a ver vamos, la Renta petrolera se ve achicada, para su consuelo, decimos, muy probablemente y según la ley de control de calidad política, todavía faltan muchos que lo acompañarán, esas personas, quienes-según sus data ministerial, por ejemplo y de ser veraz,  como él, se irán desafiliando porque sencillamente no sirven para vivir en sociedades comunitarias  que es hacia donde este camino bien traficado nos conduce y llegaremos más tarde o más temprano.


[1] Al parecer, se trataría de una copia no original porque hay lectores del Quijote que afirman no hallar en ninguna parte del original semejante e interesante apotegma. El Presidente Chávez lo citó por primera vez en la TV, que yo recuerde.

[2] Según las afirmaciones suyas que extraigo de su artículo: “No es posible acompañarle en el tránsito de tales decisiones, y crea que no poco pueblo piensa y siente lo mismo. Quizás sus ministros y los ciento y pico vice ministros que le acompañen estén de acuerdo, pues ello tienen una partida de casi 40.000.000 de billetes verdes para sus viajes y gastos en el exterior.”, según esa cita, es usted un crítico que se halla muy bien enterado y armado con soportes estadísticos bien fundados. Eso revelaría una omisión del Presidente Maduro al no tenerlo a su lado en su “dolarizado” gabinete, según usted afirma y divulga.

[3] Entre ese “no poca gente



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3511 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: