Cifras rojas

En nuestros barrios se vive una guerra no declarada que anualmente deja cifras espeluznantes que en promedio se estiman en más de 80 muertes diarias, pero lo mas terrible es que nos hemos acostumbrado a ese drama que cada año enlutese a miles de familias principalmente humildes y que prácticamente nos está dejando sin jóvenes, casi el 80% de las víctimas violentas son jóvenes entre los 15 y 22 años.

Lamentablemente la confrontación política que vivimos jugó un nefasto papel en lo que debió ser una política necesaria y ante la gravedad de la situación, esta polarización impidió durante años que los gobiernos locales y regionales coordinaran con el gobierno nacional los planes de seguridad para enfrentar y buscar soluciones a esta mortífera guerra que padecemos a diario sin distingos políticos ni de clases sociales.

Finalmente la valentía política del camarada Presidente Maduro y la sensatez de la oposición permitieron romper con casi una década de desencuentros entre el gobierno y la oposición y a partir de las reuniones en la Presidencia, los Ministros continuaron con encuentros por estados coordinando esfuerzos y tareas que permitan asumir mancomunadamente la lucha contra la inseguridad.

Suenan ridículo los que pretenden negar que los orígenes de este drama que padecemos hoy están en décadas de exclusión y de desigualdades acumuladas, pero también es ridículo pensar que después de 15 años del proceso revolucionario las cifras sean tan demoledoras. Más de 20 planes de seguridad hablan por si solo de las inconsistencias y fracasos continuos, sin embargo hay razones para ser optimistas, los planes pilotos para iniciar sistemas de vigilancia por cámaras en diez ciudades del país permitirán poner la tecnología al servicio de la lucha contra la delincuencia y la creación y profesionalización de la Policía Nacional Bolivariana es bien recibida en las calles de las ciudades.

Hoy se asume que es un problema complejo con muchas aristas, donde es necesario romper los antivalores de una cultura de violencia y donde los problemas de marginalidad, deserción escolar, descomposición del núcleo familiar, la impunidad, el tráfico de drogas y la corrupción policial y judicial hacen un coctel mortal. En ese esfuerzo por crear valores para una cultura de paz veo como muy positiva la reciente reunión convocada por la Ministra de Comunicación e Información Delsy Rodríguez con los representantes de los medios de comunicación. En el PPT le propusimos a la Ministra que invitara a Carlos Azpurúa, miembro del Secretariado Nacional del PPT, reconocido cineasta que junto a un grupo de creadores pueden poner su experiencia y talento al servicio de esta titánica tarea de desmontar la cultura de la violencia creando valores para la paz que tanto clama la sociedad venezolana.     

Así mismo considero muy acertada la propuesta que el Ministro de Interior, Justicia y Paz Rodríguez Torres le realizó a la Iglesia venezolana de crear la Misión Barrio Adentro Cristiana para ayudar a construir estos valores que contribuyan  a desmontar la violencia.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1398 veces.



Willian Rodríguez


Visite el perfil de Li Min Wu Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: