La lista

Una lista incompleta de una posible Venezuela:

- Todos los barrios y las comunidades tienen un centro comunitario con actividades culturales, guardería, biblioteca e infocentros y la gente va allá en las noches para debatir, leer, compartir, y se queda hasta la media noche, pero los chistes, los cuentos, las historias, hacen parar a la gente en la puerta un ratito más

-Las comunas son la forma dominante de producción e ingreso, no el petróleo. La burocracia y la corrupción ya murieron de hambre

-Se produce lo que se necesita, y se necesita lo mínimo de cosas y el máximo de educación.

-Los CDI y barrio adentros se expanden y multiplican y los hospitales que tratan a la gente enferma como si fuera objetos fastidiosos, como clientes, como mercancías, ya no existen.

-Los homosexuales y travestis caminan en la calle y nadie los mira dos veces porque no es la gran cosa. Ya hay un encanto por la diversidad humana en lugar de miedo.

-Cada comunidad también tiene su conuco, y la gente trabaja allá un ratito por semana, echando cuentos mientras masajean la tierra. Llevan comida del huerto pa la casa, o hacen un sancocho de verduras del conuco para el almuerzo.

- Los McDonald’s se fueron hace tiempo, ya que a nadie le provoca comer plástico o pagar mucha plata para comer una marca reconocida.

-Con los cambios que hay, la gente se siente más contenta, útil, sabia, y cuidada. Así que no tiene muchas ganas de robar, estafar, o pegar. Los choferes de buses y los pasajeros no se gritan, y los choferes no terminan su ruta antes de llegar al destino con una excusa de que “se rompió algo”.

-Los niños quieren ir a la escuela y aprender, ya que las escuelas se han transformadas en lugares democráticos donde los niños participan en su educación, toman decisiones sobre su aprendizaje, y su educación está totalmente integrada con la vida de su comunidad y del país

-Hay cultura en las plazas y murales por todos lados, y hay tanto que hacer y aprender que no hay tiempo para violencia ni para ver la tele. Se ve Vive, VTV, Telesur, y otros canales comunitarios por internet y la televisión va a la ruta de las caseteras.

-Las tiendas de ropa de moda se cerraron ya que a nadie le importa algo tan superficial y aburrido. Ahora se distribuye ropa hecha bajo condiciones dignas aquí y en otros países hermanos; ropa artesanal, bonita, colorida, y de tallas para todos.

-Tampoco la gente pone sobrenombres como ‘el gordo’ ‘el flaco’ ‘el negro’ ‘la guapa’ ya que se puso ciega al color de piel y al tamaño de la cintura, y lo que ven de la gente, es lo que hace para contribuir a la sociedad. Ahora los sobrenombres más comunes son ‘poeta’ ‘vocero/a’ ‘deportista’ y ‘muralista’. También, en lugar de lanzar “piropos” y groserías a las mujeres que atreven caminar en la calle, se pregunta a las vecinas que harán hoy y que opinan del debate anoche en el infocentro.

-No hay más pájaros en jaulas; la libertad es más comprendida y valorada

-Se toma jugo y no el jabón negro disfrazado de una bebida llamado Coca-Cola

-Un gigante jardín de paneles solares en Los Llanos cubre la gran mayoría de las necesidades energéticas

-Se recicla y toda la basura se usa para producir o para abono.

-Voceros elegidos de las comunas se convierten en la nueva asamblea nacional y regional, y allí se organiza la continuación de la revolución y los asuntos macros. Ya no hay alcaldes ni gobernadores. También los ministerios consisten de voceros de las comunas de sus respectivas áreas. Por ejemplo, cada 20 voceros de seguridad de cada comuna se reunirían y elegirían un o una representante, y estos serian el ministerio de seguridad.

-Y mucho más

Escribí esa lista hace unos días cuando me di cuenta que me costaba imaginar la Venezuela para la que estoy, y estamos luchando. Era difícil imaginar un fin al consumismo, y que el país podría un día no depender del petróleo. Me costaba, y me cuesta imaginar una salida a ese jaque mate en que nos encontramos, siempre a la defensa de los ataques de la oposición en la prensa y la economía. Queremos profundizar la democracia participativa, pero exigimos que el gobierno lo haga. Sin embargo, no era imposible imaginarlo cuando lo intenté – se notará que cada cosa que imaginé ya está sembrada, ya tiene por lo menos, sus inicios. Y como dice Eduardo Galeano, es el ejercicio de imaginar, el que nos da un horizonte que nos hace caminar. Porque si lo podemos imaginar, entonces es posible lograrlo, con trabajo.

Estos próximos dos años no hay elecciones. Seguro el saboteo y la especulación seguirán, pero tenemos tiempo para dedicarnos a construir ahora. Estoy de acuerdo con Marea Socialista respecto a una tarea inmediata: un debate nacional sobre, no solamente el precio de la gasolina, sino toda la situación económica. Es hora de discutir los asuntos importantes, los asuntos macros y nacionales con participación masiva…y así soñar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1335 veces.



Tamara Pearson

Periodista de venezuelanalysis.com, radicada en Mérida. Frecuente columnista en medios de habla inglesa, en defensa de la Revolución Bolivariana.

 tamararedbird@gmail.com

Visite el perfil de Tamara Pearson para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a180079.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO