El Socialismo y el Hombre Nuevo

Martín Guédez, en su trabajo “La Revolución Bolivariana en su laberinto” propicia un debate sin prejuicios, necesario para enriquecer el estudio y la formación ideológica en la prosecución del socialismo del siglo XXI. Toca un punto primordial, y trascendental diría yo, el protagonismo del ser humano en el nuevo socialismo, el hombre nuevo, centro, objetivo y la piedra angular en la que descansará el proyecto socialista, y que sin él, no tendrá razón de ser.

Hombre nuevo, para diferenciarlo del hombre viejo lleno de prejuicios y vicios, potenciados por el capitalismo que explota, con éxito, la aversión del hombre a los cambios, su conservadurismo, para mantenerlo alejado de la solidaridad y el compromiso, estimulando su individualismo y egoísmo, condiciones, por demás innatas del ser humano. Esta perversión psicológica, de potenciar lo pernicioso del ser humano, debemos contrarrestarla resaltando la bondad y la generosidad, inherentes en él. Comparto la preocupación, estando consciente de la ardua tarea, para revertir esa condición, la cual se conseguirá con el trabajo pedagógico, que muchos compatriotas, vienen impartiendo, desde hace tiempo, en formación ideológica, con notable éxito, sin olvidar, que redundará en la formación de las nuevas generaciones, lo que garantizará, la formación del hombre nuevo. Es cuestión de tiempo, de mucha paciencia y perseverancia. No debemos bajar la guardia, se impone la contribución, sin descanso, de todos para demostrar que los fracasos, habidos en el pasado, se debió a los errores cometidos en la construcción del socialismo, de los que debemos tomar buena nota, para no reincidir en ellos.

Debemos masificar la discusión y la formación ideológica, mientras aceleramos el proceso, resaltando el carácter social, igualitario, solidario, etc. del mismo, para mostrar al compatriota ganado para la causa y a aquellos que todavía tienen dudas, la sinceridad del proceso para crear una sociedad sustentada en la justicia social y la moral de sus preceptos, lo que despertará conciencias, ahora aletargadas por el mensaje subliminal de la propaganda capitalista y convencerlos que la individualidad, su propia individualidad, puede también ser usada para el interés colectivo. Esto es lo inmediato, trabajar en esta dirección, el tiempo señalará, por evaluación, los golpes de timón para que el rumbo no se desvíe.

Sin lugar a dudas, así se irá formando el hombre nuevo, al calor del nuevo socialismo, que iremos construyendo. Esto se hará, al contrario de la URSS y de otras experiencias, en una sociedad abierta, que estará expuesta a la propaganda capitalista, que tratará de envenenarnos y confundirnos con cantos de sirena. Lo que logremos en estas circunstancias, tendrá mayor valor y consistencia, pues será erigido desde el esfuerzo, y la conciencia de millones. Sería bueno recordar, que esta revolución que pretende cambiar el sistema, camina con paso firme hacia el establecimiento de una nueva sociedad socialista y tiene que ser avalada por la mayoría de los venezolanos. No se puede imponer un sistema sin el consenso de la mayoría, y es por eso, que estamos debatiendo, buscando lo que mejor convenga en esta primera fase, la fase inmediata, llamaría yo, para la construcción del socialismo, que hemos llamado, del siglo XXI. Decía yo en “Nuevo socialismo, inventarlo o reinventarlo”: ¿Qué razón de ser tiene la discusión por reinventar el socialismo, si no aceptamos que pueda ser susceptible a cambios? Ninguna realidad es igual a otra, por eso se impone que nosotros, basados en la nuestra, tomando elementos del bolivarianismo, y junto a las teorías del socialismo tradicional, creemos nuestro propio modelo y cómo prueba de ello está el Desarrollo Endógeno, el Cooperativismo y la Cogestión, por citar algunas, teorías que venimos aplicando y que considero importantes. Las opiniones son libres y existe el derecho a expresarlas, pero no se puede pretender imponer las tesis del socialismo ortodoxo sin que haya debate, en el que utilizando las herramientas marxistas, la dialéctica, y el materialismo histórico, discutamos que clase de socialismo conviene a Venezuela. Y les recuerdo que quién tiene la última palabra es el pueblo, sin él, sin su buena pro, no habrá socialismo del Siglo XXI. Por naturaleza soy abierto, tolerante y receptivo, pero reconozco que me cuesta ser comprensivo con los teóricos dogmáticos. Debemos convencer, no imponer. De esta manera los logros persistirán en el tiempo.

Marta Harnecker, en el “ Encuentro Nacional de Estudiantes Revolucionarios, por la construcción del Socialismo en el siglo XXI, el 22 de Julio de éste año en Mérida, basada en una ponencia suya: “Como vio Lénin el socialismo en la URSS”, la cual recomiendo leer, decía: “En esta charla yo quiero darles algunos elementos históricos porque no se puede, compañeros, construir proyectos en el aire, nosotros tenemos que aprender de la historia, tenemos que elaborar respuestas creadoras, es cierto; no podemos copiar soluciones de otros lados, pero tenemos que conocer las experiencias históricas para aprender de sus éxitos y sus derrotas, no podemos partir de la nada, de lo que se nos ocurra en un escritorio”.

El socialismo surge del análisis marxista de la historia, como alternativa al capitalismo, a la explotación del hombre por el hombre, a la desigualdad, etc. y propone una sociedad nueva, mas justa, en la que el hombre sea pilar fundamental de la misma. Necesita por lo tanto, al hombre nuevo, al hombre que asumirá el reto de contribuir en la nueva sociedad con sus conocimientos y que recibirá de ella lo que sus necesidades requieran. Este propósito necesita de una ideología, donde la generosidad, el colectivismo y la solidaridad, etc., sean una constante. Añadiría, a riesgo que se me considere exagerado, que en esa sociedad, nadie debería ser feliz, si los que están a su alrededor, no lo son, entendiéndose esta felicidad como el cúmulo de elementos a los que un individuo, en una sociedad socialista, tiene derecho: Educación, salud, vivienda, empleo, etc. Esta será la tarea que el socialismo del siglo XXI tendrá que llevar a cabo desde la formación y la educación ideológica, porque de ella emergerá el hombre nuevo.

revol_bolivariana2021@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 10517 veces.



Francisco Torres


Visite el perfil de Francisco J Torres P para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas