2014, año para desempolvar sueños y proyectos inconclusos

Es posible que a estas alturas el ¡Feliz Año!, suene destemplado, sin embargo, tenemos por delante doce meses que nos permitirán desempolvar sueños y recontraplanificar una vez más los proyectos inconclusos. Un nuevo año para levantar del suelo las fantasías que se nos cayeron y recoger las que se nos salieron del morral. Atrás se quedaron doce meses en los cuales se alcanzaron logros y avances personales, sociales y espirituales. Doce meses en los que lloramos y reímos, doce meses que nos marcaron con huellas imborrables, unas agradables y otras que nos anegaron el pecho de dolor, rabia e impotencia, 365 días que tiñeron al país del color de la tragedia con acontecimientos duros, entre ellos ese fatídico 05 de marzo cuando el Comandante Eterno se enrumbó hacia la eternidad.

Pero como nada es perfecto y adversidad no podían ser la excepción, la alegría despuntó cuando la cubrió el abrillantamiento de la esperanza, sumergidos en una campaña agónica, arropados de dolor, el 14 de abril un nuevo triunfo nos avivó la alegría, triunfo que fue empañado por el desgraciado comportamiento de los enajenados militantes de la oposición, quienes azuzados por el miserable de Capriles Radonski descargaron la arrechera en el pueblo trayendo como consecuencia la muerte de doce venezolanos, entre ellos dos niños.

Luego, en medio de una despiadada guerra económica y bajo una implacable práctica de usura y robo descarado por parte de los comerciantes, el 8 de diciembre nuevamente obtuvimos un aplastante triunfo que reafirmó la vigencia del proceso revolucionario y el afianzamiento del presidente Nicolás Maduro.

Y comenzando el año, otro triunfo aplastante se cristalizó con la reelección de la directiva de la Asamblea Nacional, ya que los derrotados de siempre, no tuvieron cojones para proponer a sus bates quebrados porque sabían de la derrota demoledora que les esperaba, pero nuevamente una nueva nota de dolor conmocionó al país con la muerte Mónica Spear y su esposo Tomás Henry Berry y donde resultó también herida de gravedad su hija Maya Berry Apear. Caso que detonó mediáticamente el problema de la inseguridad como nunca lo hizo detonar el caso de los 12 venezolanos muerto en abril del 2013 por culpa del desgraciado de Carriles Radonski, el caso de Sabino y su hijo, el caso de muchos taxistas y efectivos policiales que caen a diario por culpa del hampa, como tampoco lo han hecho el caso de miles de víctimas de a pies que también han caído por culpa del hampa común, pero no, aunque ninguna victima es mas importante que el otra, el caso de la familia Berry Apear aportó y aporta un mayor valor agregado para los mercaderes necrófilos, para los dueños de medios privados y para los encargados de generar descontento a nivel nacional. El problema de la impunidad y de la inseguridad, por la importancia que tienen, requieren de un abordaje especial, por lo que en esta ocasión, no lo abordaré en el presente articulo por cuestión de espacio.

Es por ello que a pesar de los triunfo, avance momentos críticos y de pesadumbre se hace necesario declararle la guerra muerte a la inseguridad que enluta a los hogares venezolanos y continuar con la contraofensiva a la guerra económica, ponerle mano dura a ladrones y corruptos, ya que, aunque han habido avances en contra de la ofensiva económica, hace falta reforzarla, darles sin piedad, tal es el casos de Maturín, donde los comerciantes Árabes, chinos y todos los bicho de uñas que venden vainas, continúan haciendo de las suyas con ofertas engañosas en las diferentes tiendas y cuchitriles que sirven para negociar lo que se les antoja.

Es por ello que en este año que comienza se hace imprescindible empuñar con mayor coraje las banderas de la soberanía y de respeto al pueblo manteniendo a cuesta el morral que Chávez nos dejó con sus enseñanzas y sus legados. Son muchas las luchas y batallas que faltan por librar las cuales tenemos que seguir ganando para no conocer el sabor de la derrota, tienen que tener nuestro sellos de victoria en homenaje al Comandante Eterno, para que el “Chávez vive, la lucha sigue” sea una realidad de nuestro día a día y sigamos teniendo patria con el morral repleto de fe, de esperanza y de amor patrio…

Y AHORA MÁS QUE NUNCA CHÁVEZ SOMOS TODOS.

¡¡Y EN EL NOMBRE DE BOLIVAR, DE CRISTO Y DE CHAVEZ, LA LUCHA SIGUE!!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1234 veces.



William Torcátiz

Ingeniero, Poeta, Musico, Chavista. Analista Mayor de Conformación y Seguimiento de Empresas Mixtas Internacionales de PDVSA.

 torcatizw@yahoo.com      @torcatizw

Visite el perfil de William Torcátiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a180035.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO