¿La composición de directiva de AN es la más acorde con Plan de la Patria?


No tengo duda y menos inconformidad alguna que la directica de la AN haya quedado en manos de mayoría revolucionaria. Es más, me complace sobre manera que Diosdado Cabello, resultase reelecto. Hizo éste una gestión que me satisfizo en la etapa tan difícil del año que acaba de fenecer. Tampoco objeto el merecimiento de cada uno de quienes integran la directiva reelecta. Aparte de Cabello, Darío Vivas y Blanca Eeckhout, desde mi punto de vista, estuvieron a la altura del compromiso y en consecuencia sumaron méritos para repetir para este año.

Estos juicios se emiten sin ignorar la feroz y hasta desleal práctica política de buena parte opositora con la complicidad nada oculta de oscuros intereses internacionales, que ha puesto énfasis en deshacerse del gobierno revolucionario por cualquier medio y hasta no ha dudado en poner al país al borde la guerra. Lo que significa además, poner trabas en el camino para, por lo menos, que el proceso avance al ritmo más lento posible.

El problema no es tan simple y elemental como parece y no se agota en eso, pues toca vitales asuntos como las relaciones entre aliados, de la unidad revolucionaria y la obligación de brindar la mayor participación. Tener mayoría es maravilloso, pero mantener unas relaciones armónicas también lo es; y eso pasa por hacer sentir a cada quién útil y necesario.

No abogo por una práctica anquilosada y mercantil de repartir prebendas, sino entender que quien combate a mi lado, a nuestro lado, con denuedo y lealtad, merece que le hagamos reconocimientos que se ha ganado.

Por supuesto corro el riesgo que esta opinión nuestra podría quedar descalificada, si las fuerzas todas del GPP, representadas o no en la AN, se pusieron de acuerdo, “como un solo hombre”, para decirlo en un horrendo lugar común, para que se tomase la decisión que se tomó. Pero eso, uno no lo sabe. Si fuese así me sentiría satisfecho y merecedor de ser reconvenido

A manera de ejemplo, para hacerme entender, no sé si el PCV u otro partido del GPP, aspiró y hasta solicitó formar parte de la directiva de la AN. Porque decir que lo merecen es como una perogrullada.

Una de las cosas que se ha venido deseando desde distintos ángulos del chavismo, es que el GPP deje de ser un simple aparato electoral que aparece, desaparece, agrupa y desagrupa por coyunturas electorales. La meta ideal es que funcione como mecanismo por donde pasen las propuestas, inquietudes del movimiento revolucionario y funcione de manera más o menos armónica al momento del combate, la movilización, la construcción y defensa del proceso de cambio.

No es difícil comprender la dificultad que implica acordar a todo el movimiento revolucionario al momento de escoger candidatos a concejales, alcaldes y hasta gobernadores. Por eso uno entiende que en alguna entidad las refuerzas revolucionarias aparezcan divididas para no decir dispersas. Se trataría de hacer un trabajo más complicado que el de “relojería” para unir todas esas partes. Pero cuando eso no lo logramos y lo que es peor, ocasiona la pérdida de una elección como el emblemático caso de Maturín, ahora el 8D, lo lamentamos y concluimos que eso pudimos evitar.

Este año, insisto en decirlo, ya lo he hecho como en tres artículos anteriores, el mar se nos encrespará porque la derecha va a intentar encontrar formas nuevas para enfrentarnos mientras nosotros estamos obligados a evitar que eso suceda; es posible, como dice Nicmer Evans, no lo descarto, parece sensato pensar así, haya un breve tiempo de calma; ´pero estamos obligados, por mandato de la historia y demandas populares a profundizar nuestras políticas. Si hacemos esto, lo que dispuesto en el plan de la patria, el compromiso con Chávez y la tarea de avanzar hacia el socialismo de verdad, la derecha y las fuerzas imperiales profundizarán y arreciarán sus tareas para embarrancarnos. Los choques con esos factores no van a desaparecer, ni por momentos, a menos que el proceso revolucionario se “achante”.

Siendo ese el cuadro y no habiendo posibilidad de pensar en otro, una de las acciones del movimiento revolucionario es apretarse más. Sentir los cuerpos de sus hombres y mujeres más cerca. Que el latido del corazón de uno se confunda con los todos. En suma, la primera tarea es construir un GPP estrechamente unido, hermanado y granítico.

Es el momento para lanzar el lastre del sectarismo y la exclusión, en caso que eso exista. Uno aspira que así sea. Por eso, me hubiese gustado ver en la directiva de la AN a alguien no militante del Psuv, pero si del movimiento revolucionario. Hubiese sido eso un mensaje muy esperanzador y un magnífico regalo de año nuevo.

No obstante, si los integrantes del GPP, después de discutir el tema, sin poner por delante el mecánico concepto de la mayoría numérica, optaron por esa honorable salida, no puedo menos que aplaudir.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1351 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a179653.htmlCd0NV CAC = Y co = US