Lo bueno, lo malo y lo que esperamos

Lo bueno
Un paso firme hacia delante han dado este miércoles nuestros políticos electos por el voto popular no afines al gobierno, que por fin actuaron como de oposición y no como oposicionistas (lo que venían haciendo desde hace mucho tiempo) al reunirse a dialogar con el Presidente Constitucional, también elegido por el pueblo chavista que sigue siendo mayoría.

Mucha gente temía que la reunión no llegara a feliz término. Pero, afortunadamente sucedió todo lo contrario. Nuestros políticos, gobierno y oposición, demostraron al país y al mundo entero madurez y capacidad de diálogo, actitudes democráticas que la gente honesta de ambos bandos esperaba con ansias. Quedó demostrado que, a pesar de tener distintas ideologías políticas, cuando se quiere se puede dialogar, presentar su verdad y ser escuchado. Cada quien expuso lo que quiso de manera serena y sin tapujos, haciendo uso de la inmensa libertad de expresión que gozamos.

Importantísima la actitud de la gran mayoría de los presentes al reconocer a Nicolás Maduro como Presidente de la República, lo que unos pocos “líderes” todavía no han hecho, síntoma evidente de su oposicionismo crónico, al no reconocer autoridades ni investiduras. También fue muy importante la actitud de Maduro al reconocer la voluntad del pueblo no afecto al chavismo, incluso, al alcalde que ganó por nueve votitos, como importante el compromiso de tomar en cuenta y buscar soluciones a los problemas presentados. Eso es Democracia.

Lo malo
Considero que lo único malo de la reunión, muy obvio por cierto, fue la actitud de Ledezma. No hace falta ser psicólogo, ni experto en comunicación no verbal, para interpretar el gesto de rabia y odio del alcalde metropolitano, algo rutinario en él, y a lo que estamos acostumbrados. Su actitud arrogante, irrespetuosa y ofensiva, típica del oposicionista crónico, expelió su veneno en el ambiente comenzando el ciclo de intervenciones, menos mal que fue neutralizado por el antídoto democrático de Maduro y los presentes aleccionando al susodicho. Un vecino expresó: “Ledezma estaba más serio que un marrano haciendo pipí”.

Lo que esperamos
¡Ojalá! Y confiamos en Dios y en los hombres de buena voluntad, que esto como ya lo dijimos, sea el primer paso de los muchos pasos que vendrán por el bien de todas/os y la consolidación de la Patria. Que juntos todos trabajemos por el desarrollo y bienestar de nuestra querida Venezuela.

“Tenemos que afrontar el hecho que o vamos a morir juntos o vamos a aprender a vivir juntos. Y si vivimos juntos tenemos que hablar”, Eleanor Roosevelt.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1166 veces.



Elmer Montero

Licenciado en Comunicación Social,locutor,productor radial,escritor,compositor,músico,poeta.

 elmersanto@hotmail.com      @elmersanto

Visite el perfil de Elmer Montero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Elmer Montero

Elmer Montero

Más artículos de este autor