Guisos y precios justos

La llegada de unas medidas en forma “alocada” luego seguramente de descubrir la infidelidad de los marchantes (así llamaban a los comerciantes árabes en el pasado)los cuales consecuentes con sus intereses se vacilaban la revolución seguramente además por estar repatriando dólares hacia otros países capitalistas se volvió de repente solución para la inflación (+50%) de tal forma que la rebaja a los precios de las tiendas de Importación de electrodomésticos debería ser de ese tenor para llevar la Inflación a Cero. Se acuerda uno de aquella medida simplista de dividir entre mil el valor de la moneda para llevar la inflación a un digito y solo le queda reírse de esta craneoteca de economistas. Y por cierto en el caso de la división entre mil los economistas de derecha e izquierda negaron esta medida como útil para solucionar el problema porque la Ciencia Económica tiene sus elementos objetivos de fiel cumplimiento.Bueno sigamos con el caso de importaciones y la trampa comercial de los amigos del sistema socialista contra la estabilidad monetaria-cambiaria de la Nación cuyos procedimientos deben haber birlado hacia el exterior un alto contenido de dólares porque en Venezuela esa gente se siente inestable dado los contratos (regidos por leyes) que son la base del comercio y aquí ocurren que se cambian las leyes de un día para otro, verbo y gracia lo ocurrido con estas medidas sin un contexto rígido para sufrimiento de los capitalistas. Un grave error del gobierno es creerse aislado en el contexto internacional como para escaparse de ciertos factores decisivos de la conducta del capitalista cuando este esta ligado al comercio exterior por medio de Casas Matrices o sucursales donde sus contratos son estables para realizar sus operaciones.

En medio de estas trifulcas entre comerciantes y burócratas, surge la vieja tesis (católica) del Precio Justo donde los diferentes pensadores entre otras cosas alegaban para el “precio justo” que este debía ser establecido por la estimación en la ausencia de fraudes, coerción o monopolios y así tanto los precios (fijados por el Control del Estado) como los precios naturales (fijados por la estimación común) serian derivados del Precio Justo. Es necesario por cierto la abundancia para cumplir estos lineamientos objeto de los pensadores como Santo Tomas de Aquino (siglo XIII) y que con sinceridad en nuestro caso es difícil de establecer hoy día el tal precio por la propia evolución tecnológica de ciertos bienes de uso común (vehículos, TV, relojes, computadores, etc) donde la MARCA puede dar una idea del precio alejado de los costos de fabricación y otros elementos. Curiosamente en esas lejanas épocas muchos de estos autores escolásticos ligados a la Fe Católica pusieron como tope el cincuenta por ciento como ganancia máxima. Uno se pregunta si nos estaremos alejando tanto de la realidad que nos situamos en el siglo XIII o será casualidad.

Ahora bien, este Estado tiene todos los instrumentos para haber detenido este proceso de estafas y especulación utilizando y fortaleciendo los Controles existentes suficientes y necesarios para actuar contra la sobre facturación aduanera a la hora de importar, definir quienes usaban los dólares y como operaban las empresas, controlar la exportación de capitales, castigar con impuestos la ganancia excesiva y en general darle Poder a los organismos de Control Fiscal presentes en todos los organismos del Estado .Esos ,turcos árabes y afines no andaban a la libre ,por azar y tiene que existir toda una complicidad burocrática extrema para haber dispuesto de miles de millones de dólares tantos capitalistas en forma alegre en relación con el mercado nacional y sus necesidades.

Si este gobierno no ataca la ignorancia, la ineficacia y la piratería intelectual nos hundiremos en el mar de la infelicidad porque eso de las colas ya seria suficiente muestra para una reorganización de la Economía y sobre todo para producir bienes y servicios abundantes . En esas molestas colas para el hombre común esta el toque maligno del burócrata corrupto porque así como se guisaron miles de millones de dólares con importaciones fantasmas o innecesarias los comerciantes hoy día en crisis así mismo los alimentos importados siguen ese mismo procedimiento. Es hora de Control racional, efectivo y transparente para resultados cuantificables en la mesa y hogar de todos sin sobresaltos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1252 veces.



Antonio Rivera Chávez


Visite el perfil de Antonio Rivera Chávez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Rivera Chávez

Antonio Rivera Chávez

Más artículos de este autor