¿La Comuna y Poder Comunal es una propuesta y práctica revolucionaria?

En mayo de este año, escribí un artículo que se publicó en  Aporrea con el título: El Poder Popular y la Revolución: ¡Un Debate Trascendente y Urgente![i]. En este artículo comentaba sobre lo que me era visible muy a pesar de las estadísticas que ofrece el ministerio de las comunas. Hablaba o reflexionaba sobre un languidecimiento del Poder Popular.

En este momento vuelo sobre el tema y con otra necesidad de reflexionar. Desde hace unos días, tuve la necesidad de indagar sobre la propuesta Municipal del PSUV. No tenía referencia o conocimiento de un documento oficial   que me permitiera ponerme al día, sobre cómo desde la revolución y desde nuestra iniciativa del Poder Comunal, Comuna y Estado Comunal, entendíamos al municipio o un nuevo municipio. La indagación fue infructuosa y esto no afirma que no exista. Lamenté su no existencia o el  difícil acceso, si existiese el documento. Observo en estos temas una conexión y este hecho, se transformó en una nueva oportunidad para una reflexión que  coloco con la esperanza de abrir un debate.

Esta indagación y búsqueda me la propuse, porque observo el transcurrir de la campaña por las alcaldías y no veo nada al respecto. Frente a esta falta, me decía:

Siendo lo local el espacio más cerca entre los ciudadanos y las instituciones públicas (gobierno-Estado) y reconociendo la importancia que lo comunal (comuna) tiene teóricamente para un proyecto que va tras la conformación de un “Estado Comunal”; cómo es que el PSUV y la revolución todavía se “mueven” en una campaña electoral local sin colocar al  el municipio que  nos traspasó la IV República en discusión. ¿No es una oportunidad para sensibilizar y concientizar sobre la idea de ir desmontando el Estado que heredamos y darle sentido al Estado Comunal?

Existen un conjunto de iniciativas impulsadas por la revolución, algunas de las cuales no operan como deberían y otras, lucen  muy desarticuladas. ¿Cómo superamos el estado de coma que viven los Consejos Locales de Planificación Pública (CLPP)? ¿Para qué creamos en la Ley Orgánica de la Comuna un Parlamento Comunal?¿Por qué no pensamos en las funciones del Parlamento Comunal?[ii]¿Para qué en el Reglamento de la Ley Orgánica del Consejo Federal de Gobierno se crearon las figuras de los ejes territoriales y los Distritos Motores de Desarrollo? ¿Cómo estas criaturas nuestras pueden animarse bajo la existencia de los concejos municipales y de este municipio?

Pero detrás de estas interrogantes, ronda una inquietud  que ahora me atrevo a plasmarla en este artículo y que me permiten preguntarme, considerando el enfoque extremadamente localista-comunitario dado al poder popular  en las leyes: ¿Es este enfoque de la Comuna, el  Poder Popular y Estado Comunal una propuesta auténticamente revolucionaria? ¿Siendo un enfoque  reducido a lo local-comunitario (un condominio) es revolucionario?

Todo esto da una sensación de un cierto desorden en la propuesta política nuestra local, que debe ser pensada en el marco de una nueva visión del municipio.

Me gustaría y desearía que tal y como lo asumió Chávez, nuestros candidatos y candidatas a las alcaldías formularan una propuesta seria de una constituyente municipal, que nos permitiera enterar la herencia que nos traspasó la IV República y le diera más sentido de participación protagónica a instancias que la revolución ha creado, pero que lucen como carajitos abandonados y volcados a lo estrictamente localista: Mi barrio/Mi comunidad.

Esta nueva propuesta colocaría en el centro de un nuevo Municipio a los parlamentos comunales y los Consejos Locales de Planificación, no para quedarse en lo meramente local, que puede ser en definitiva una estrategia equivocada para apuntalar el proceso de transformación socialista, porque es tal vez una manera de promover un cierto egoísmo territorial y una cierta indiferencia hacia los problemas del país

El enfoque comunal que prevalece hasta ahora, puede tener una lógica egoísta y contrarrevolucionaria.  Es posible que desde esta lógica estemos fomentando una disposición a pensar y actuar así: Mi problema es la situación de mi barrio y el asunto del país (nacional) es otro asunto que no me compete porque para eso hay un consejo de Ministros que “nos resuelven las vainas” con sus decisiones. ¿Cómo encaja aquí el Estado Comunal?

Es una inquietud que surge al mirar nuestra campaña municipal y observar cómo vamos parcelando los encuentros y centrando estos encuentros en: Mi barrio y en los problemas de mi barrio. El Municipio, que es el todo  -más que la suma de la partes- van quedando rezagado.



[i] El artículo se encuentra disponible en:  http://www.aporrea.org/actualidad/a166128.html

[ii] “Es curioso”; las funciones del Parlamento comunal están todas circunscritas a la comunidad territorial que comprende la comuna. No tiene por ejemplo, una función de  discutir y dar su opinión sobre el Plan Municipal de Desarrollo, el Plan de desarrollo Local y su ejecución y sobre la gestión del alcalde a alcaldesa. Véase en el Capítulo IV, el artículo 22 de la Ley Orgánica de Las Comunas.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1442 veces.



Evaristo Marcano Marín


Visite el perfil de Evaristo Marcano Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Evaristo Marcano Marín

Evaristo Marcano Marín

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a177535.htmlCd0NV CAC = Y co = US