Santos y demonios

Oír a ciertos promotores de la transformación de la sociedad hablando de Santos y Demonios evidentemente sin conocer en esencia los términos tomando irresponsablemente el tema con superficialidad de incautos al servicio de los intereses de la Iglesia muchas veces tratando de ganarle la partida a los curas es una gran tontería y la difusión de las mentiras como continuación de la farsa creada desde hace dos mil años para explotar espiritual y económicamente al pueblo. La iglesia como tal es un gran poder Político-Económico cuyas actividades enmascaradas en la salvación del alma siempre fue tras la huella de los mercados de compra venta y en general al asalto de las riquezas de los pueblos del mundo desde el totalitarismo representado por el Papa. Las cruzadas y la inquisición han dejado la garra criminal hincada en la historia de la humanidad para recordarnos que esa empresa de dominación cambia de métodos pero no de objetivos.

Este asunto de los santos de carne y hueso no son otra cosa que el “premio” a todo lo contrario de lo que es en si la Iglesia como una gran contradicción. Los santos o santas son aquellos marginados del Poder omnipotente que se aparecen en la vera del camino al lado de los explotados o quienes en lugar de seguir la norma de la jerarquía eclesiástica parasitaria se dedican a colaborar con los olvidados de la tierra siendo esta teóricamente la Misión inocente y caritativa de la institución seria tarea de todos cuanto se dedicaran a la burocracia en esa milenaria forma de explotar el hombre. Así observamos como la Madre de Calcuta haciendo la labor ordinaria de quien se entrega a la empresa “divina” se va con los pobres y no con los poderosos para en el tiempo reivindicar la imagen buena de la Iglesia y claro el Poder ocioso mercantilista que dirige la empresa le resulta la publicidad optima para el mercado. Aquí en Venezuela tenemos a José Gregorio Hernández el cual popular, tranquilo y cristiano por haberse despojado del ropaje pedante profesional del ejercicio de la medicina y según parece no cobraba y algunas veces fiaba sus servicios en una sociedad donde el medico era un ungido de Dios se convirtió en milagro de mano del paciente del pueblo.

Ahora bien cuando cierta burocracia anda por aquí y por allá promoviendo el “santismo” y el individualismo de la fe a través de la Iglesia de Roma esta colaborando con el capitalismo y el Gran capital que al fin de cuentas apuntala y mantiene financieramente ese aliado Universal. Desde Constantino Emperador la Iglesia se convirtió en un departamento Político-espiritual del Poder y alli se mantiene como escape del “suspiro de la criatura oprimida”(Marx) ante la opresión del Capital o del Estado Capitalista cosa que por cierto se confunde en un solo mazo contra el pueblo cuando el sistema financiero es dominado por un grupo reducido de capitalistas. La crisis europea es producto del Poder de la Banca manejado desde USA.

El asunto si se quiere establecer un orden espiritual autónomo del pueblo ante la iglesia capitalista no seria difícil si hubiera conocimiento y voluntad. Aquí esta el Dios de los indios Tamanacos bajo la historia del Mito de Amalivaca el cual es racionalmente mas coherente y original que el del propio Jesús de Nazareth además anterior a esta historia traída por los españoles . Había toda una leyenda parecida a todas las elaboradas con respecto al origen del mundo ,las tres divinas personas ,el diluvio universal, etc. lo cual no lo toma en cuenta nadie como referencia historica para anteponerlo a los otros Mitos creados por la necesidad de dominación de hombres sobre hombres. No es creer en lo inmaterial, ilusorio sino ajustarse a una REVOLUCION CULTURAL a fondo con los valores territoriales de los orígenes establecidos por los aborígenes.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1115 veces.



Antonio Rivera Chávez


Visite el perfil de Antonio Rivera Chávez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Rivera Chávez

Antonio Rivera Chávez

Más artículos de este autor