Tiempos difíciles

Me encantaría escribir, como en otro tiempo, acerca del amor, de la amistad, de la belleza, del arte, de la historia, de la moral o de etología. Pero me es imposible. Son tantas las canalladas, las injusticias, los abusos, las mentiras, las falsedades y marrullerías del poder de este país allá donde se aloja que sólo soy capaz de vomitar.

Pero ahora voy a hacer una excepción y un canto al caos. Paul Claudel decía que el orden es el placer de la razón, el desorden la delicia de la imaginación. Y aquí, en España vivimos un episodio continuo de desorden y de caos en todas las esferas. Los poderes no sólo cometen abusos, es que los calculan maliciosamente para seguir ciegamente las pautas atroces del sector más despiadado de la sociedad estadounidense y anglosajona. Pautas presididas por el propósito de diezmar a la población mundial por distintas vías. De aquí el abismo existente entre la praxis del poder fáctico de toda la historia (del que siempre fue y es su cómplice el poder político), y la sensibilidad y raciocinio de la ciudadanía común: dos niveles de moral.

El mal y la injusticia no están instalados en la sociedad humana como inevitable, como un reflejo de un satanás presente en todas las culturas y diversos aspectos. El mal y la injusticia están incrustados en esta sociedad española por una maldición de origen desconocido. Los breves periodos históricos de paz y esplendor no han sido más que épocas preparatorias del retorno del mal y la injusticia invasores.

En todo caso y aunque sólo sea para no defraudar a Paul Claudel y contentar a un amigo mío positivista que detesta especialmente la actitud contraria, en adelante, y ya que hasta ahora me he librado de ella, voy a intentar sacar partido de la desgracia aunque también se cebe en mí. El estoicismo es eso. Y en estos tiempos caóticos y difíciles sólo pueden dormir a pierna suelta los malhechores, los que carecen de escrúpulos, los ignorantes de todo y los estoicos. Porque además, y por si no tuviéramos bastante con el caos, como decía Quevedo, en tiempos difíciles es grave tener razón...



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1307 veces.



Jaime Richart

Antropólogo y jurista.

 richart.jaime@gmail.com      @jjaimerichart

Visite el perfil de Jaime Richart para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jaime Richart

Jaime Richart

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a175496.htmlCd0NV CAC = Y co = US