Sentir Bolivariano

¡Que nadie se equivoque!

A pocos días de haberse cumplido un año de la victoria del comandante invicto, Hugo Chávez, el 07 de Octubre de 2012, debemos insistir en la necesidad de asumir plenamente lo que expresó el presidente Chávez, en lo que hoy podemos decir, fue su última proclama. Debemos sentir como esa afirmación tan precisa: “…hoy tenemos Patria, que nadie se equivoque. Hoy tenemos Pueblo, que nadie se equivoque…”, palpita fuertemente en las mentes y los corazones de los verdaderos(as) revolucionarios(as). Ese 8 de diciembre de 2012, el Comandante nos dejó lineamientos bien claros. Esa, su última proclama, es guía para el pueblo y para la vanguardia socialista.

Allí expresó grandes verdades, nos dejó inmensas tareas y las hemos ido cumpliendo. La principal que nos dijo: “ante cualquier circunstancia sobre venida…”, - él ya sabía la batalla tan dura que venía librando y el posible desenlace - , “…elijan a Nicolás Maduro presidente de la república..” Cumplimos esa gran tarea pero siguen otras pendientes; y sobre todo ahora que Chávez no está físicamente, es nuestra gran responsabilidad consolidar esa patria que nos dejó. La Revolución Bolivariana sigue corriendo grandes peligros, por eso, también nos advirtió el Comandante Chávez que no faltarán los que traten de aprovechar situaciones difíciles para intentar frenar nuestro proceso.

Es por ello, camaradas, compatriotas, que no podemos descuidarnos, no debemos confiarnos porque los peligros siguen latentes y podríamos llevarnos amargas sorpresas. Lamentablemente el enemigo no descansa, sigue siendo muy fuerte y esta revolución sigue, como dije, corriendo peligros muy importantes de considerar. No se trata de los majunchitos del estado Barinas, ni del país, ni de los traidores del viejo tiempo y los traidores de ahora, esos son títeres del verdadero enemigo de esta revolución, que es sin duda, el gobierno de los Estados Unidos de América. Ese es el verdadero enemigo, que nadie se equivoque; y seguirá haciendo lo que tenga que hacer, según sus consideraciones, para frenar nuestra revolución bolivariana, para tratar de acabar con el legado de Chávez. Pero no podrán; no han podido…ni podrán.



Entre esas diversas tareas que nos dejó Chávez, ese mismo 8 de diciembre nos dijo también: Unidad, Lucha, Batalla y Victoria. Para lograr llevar a la práctica verdadera esos 4 conceptos, tan importantes en esta coyuntura, necesitamos seguir construyendo, en la práctica con mucha conciencia, con mucha disciplina, la verdadera unidad de la vanguardia revolucionaria, del poder popular. Es justo y necesario practicar realmente la solidaridad, la lealtad, el verdadero amor hacia los semejantes, para consolidar definitivamente la verdadera Unidad entre las fuerzas patriotas, para poder defender el plan de la patria, para poder defender y consolidar el bien más preciado, como dice el primer objetivo histórico: la Independencia Nacional. Ese es un clamor que viene desde hace 200 años y más, clamor que nos dejó el padre libertador cuando dijo: “unidad, unidad, unidad o la anarquía os devorara”. El objetivo del enemigo es dividirnos, sembrarnos infiltrados, meter quintas columnas, comprar conciencias, sembrar la semilla de la división entre nuestras filas para que reine la anarquía. Pero no dejaremos que haga mella en nuestras filas revolucionarias. Sigamos fortaleciendo con la práctica diaria, la Unidad Revolucionaria.

El segundo concepto: Lucha. Para llegar al punto del no retorno de la revolución bolivariana, debemos estar en lucha permanente, lucha que viene desde hace 500 años, desde que los españoles vinieron a invadir nuestras tierras. Es la lucha permanente por la libertad, por la independencia. La misma que venimos librando, en esta época contemporánea, desde hace más de 20 años con Chávez al frente; y que por supuesto, no termina este 8 de diciembre con las elecciones municipales. Allí es donde viene el otro concepto, Batalla, porque lucha y batalla no es lo mismo; durante toda la lucha de siglos, hemos tenido que librar infinidades de batallas y; como dice El Oráculo del Guerrero: “Tú guerrero, cuando termine una batalla no pierdas tiempo envainando la espada”. ¿Para qué la vas a envainar si mañana viene otra batalla?. De eso se trata la lucha permanente, hoy ganas una batalla, mañana comienzas la otra, y más en estos tiempos, para poder llegar al punto de no retorno, en este caso nuestro, de la revolución bolivariana.

Entonces, siempre tenemos que estar con la espada desenvainada para enfrentar lo que tengamos que enfrentar en esta lucha, batalla tras batalla. Efectivamente estamos ahora en una batalla, venimos victoriosos de un conjunto importante de batallas con Chávez dirigiendo, ahora no físicamente, pero sigue y seguirá al frente. Estamos ahora en la batalla que nos debe llevar a la contundente victoria el 8-D, pero la lucha sigue; y ahí es donde tenemos que hacer realidad y sembrar en nuestras mentes y en nuestros corazones esta consigna que surgió del propio pueblo, después del lamentable fallecimiento de Hugo Chávez Frías: “Chávez Vive, la lucha sigue y Chávez vive, la patria sigue”; y para que siga la patria, tiene que seguir la lucha y debemos resultar victoriosos batalla tras batalla, ese es el cuarto concepto que enlazó Chávez: Victoria. Es decir, mucha Unidad Revolucionaria para seguir cosechando Victorias, batalla tras batalla, en esta Lucha permanente por la consolidación de la Patria que Chávez nos dejó.

El 8-D debemos obtener otra contundente victoria y poder seguir avanzando, para que en el 2019 podamos decir: cumplimos lo que teníamos que cumplir. Tener una patria socialista, libre y soberana. No te fallaremos comandante Invicto…La Victoria siempre nos espera al final de una batalla…Que nadie se equivoque!!!

¡¡Chávez Vive… La Patria Sigue!!!

¡¡Hasta la Victoria Siempre!!!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4285 veces.



Adán Chávez Frías


Visite el perfil de Adán Chávez Frías para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Adán Chávez Frías

Adán Chávez Frías

Más artículos de este autor