El país de los especuladores

“La verdad es siempre revolucionaria”.

Vladímir Ilich Lenin

No se sabe cuál terremoto o si un meteorito impacto contra el planeta, que cambio el eje de la tierra y acorto los días y le abrió las agallas a los especuladores en nuestro país. Este problema comenzó en la cuarta república donde crecieron capitales y capitalistas, oligarcas y nuevos ricos, Ahora en la quinta república la especulación y la usura están desatados y los organismos del Estado lucen indefensos ante el avance y crecimiento de la avaricia y la codicia de los usureros y especuladores. Y no me vengan ahora los apologistas y tarifados a decir como Teodoro Petkoff que “Estamos mal pero vamos bien”.

Aquí los precios se han disparado las ganancias son exorbitantes, después de la promulgación de la Ley de Costos y Precios Justos, que se pensaba que podía poner control, fiscalización y penalizar o arrestar a los especuladores, los precios para los usuarios de bienes y productos alimentario se han disparado, anda en la exosfera. La comida esta por las nubes, igual las tarifas de las clínicas, los electrodomésticos, los seguros de carros y de HCM, Los pobres no pueden comprar vivienda son miles de venezolanos que aun esperamos la acción de la Misión Vivienda. Los gastos funerarios altísimo y garantizan el cielo al difunto, pero los deudos quedan con las deudas y viviendo un calvario. Hay una Ley del INDEPABIS, un organismo sin recursos ni la posibilidad de reducir la usura por tener limitaciones impuestas por el mismo sistema capitalista. Eduardo Samán, es honesto y tiene ganas de trabajar, pero está solo en esta cruzada.

Todo se mueve en reverso, presenciamos la discusión y las miles de vueltas que han dado los diputados de la Asamblea Nacional con la Ley que Regula la Compra y Venta de Vehículos Automotores Nuevos y Usados Nacionales o Importados, Venezuela es el único país que un carro usado tiene un valor mayor que un nuevo, si vemos en los medios de comunicación nos quedamos asombrados con los precios de los carros usados, igual los precios de los carros nuevos de las pocas ensambladoras de vehículos que quedan en el país, los carros usados y nuevos pasan de los 550 mil bolívares y pueden llegar a precios inalcanzables para los trabajadores y venezolanos honestos. Esta ley se puede decir que fue peor el remedio que la enfermedad.

Los empresarios y comerciantes culpan al control de cambio, a RECADI, perdón CADIVI, control que ha resultado un fracaso, porque los dólares se siguen fugando a los paraísos fiscales y a los bancos extranjeros., pero mientras algunos se reparten el botín, los usureros y especuladores siguen con ganancias se mueven en un rango de 100 y 300 %. El dólar paralelo aumenta, gracias a los especuladores financieros. Los dólares entregados por CADIVI a empresarios y comerciantes, al parecer no hay control del SENIAT ni de INDEPABIS, nadie sabe en que invierten los dólares otorgados.

No podemos dar como acertada y menos exitosa la política agrícola en el país, escuchamos a voceros del gobierno nacional anunciar que hay dólares para la importación de productos alimentarios y bienes y consumo, cuando lo prioritario fue y sigue siendo el desarrollo de una política agrícola nacional, que vez de formar milicias militares, se impulse la creación de milicias agrícolas para impulsar la soberanía alimentaria para minimizar la agricultura de puertos que ha florecido y crecido, creando nuevos ricos y negociados que dejan mucho que desear, que sería muy buena idea investigar si los dólares producto de la renta petrolera se han invertido con el fin que fueron otorgados, traer comestibles de otros países para alimentarnos los venezolanos. Porque el camino que llevamos en materia alimentaria es igual o parecida al “Milagro Agrícola” del gobierno de Lusinchi, el campo lleno de gamelote y paja y mucha publicidad en los medios de comunicación. Otro de los asuntos que el gobierno nacional tiene que revisar con franqueza, reconociendo sus fallas y errores, nada es perfecto en la tierra, hay que revisar los errores para poder rectificar e impulsar y mejorar los planes, La política de expropiación de tierras, ha fracasado, porque esas tierras se mantienen improductivas, porque fueron tomadas por pseudoscamaradas y “vivos” que lo que saben es hacer sancocho los fines de semana y no tienen ni idea de lo que es el campo y la producción agrícola. Además de la usura y la especulación otro de los causales de la alta inflación es la falta de un desarrollo agrícola nacional

La escasez y el desabastecimiento de los artículos de primera necesidad es verdad, hay algunos que no se encuentran y nuestro pueblo se ha adaptado y se ha resignados a las colas y búsqueda de los alimentos, mientras el proceso endereza el rumbo, el soberano continua el “bachaqueo” de supermercado en supermercado. Es la realidad que no podemos esconder… Porque si hay acaparamiento que hacen los organismos gubernamentales que no aplican las leyes.

jlrlinares@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1881 veces.



Juan Linares

Ex-parlamentario regional. Especialista en Crisis. Temas Preferido: Ecología, Política Internacional y Laboral. Militante de Marea Socialista en el estado Bolívar.

 jlrlinares@gmail.com      @JuanLinaresRuiz

Visite el perfil de Juan Linares Ruiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: