Cuando el llanto amargo de la impotencia no puede opacar el aullido de un cobarde (Caso Eduardo Samán)

Quisiera no ser tan vulnerable a la lealtad, para no tener que experimentar situaciones, que desdibujan la personalidad del ser, pero cuando veo y observo, que dentro del comportamiento humano existe una gran diversidad de circunstancias que hacen que nos comportemos de forma y manera diferente a nuestros valores morales, luego entonces, es cuando recurro a los sabios consejos de los teóricos del pasado y me digo…como en su momento llego a decir uno de los más grande filosofo citado. René Descartes…”Pienso Luego existo”. Es así pues, como una vez más llego a esta nuestra trinchera de lucha en la batalla de las ideas, para tratar de plasmar en este escrito, de manera un poco menos pedante que en mis escritos anteriores, ya que he considerado, de manera muy particular, puesto que para nadie es un secreto; así lo he dejado ver, que existe todo complot, de parte de algún pequeño grupúsculo de supuestos revolucionarios, que pretenden de manera muy intencional, dañar la gestión del camarada EDUARDO SAMÁN.

En ese mismo orden de ideas o en ese sentido, me voy a permitir…una vez más…dejar por sentando, que, ciertamente no debería estar respondiéndole a los revolucionarios ¡BERRINCHEROS! De pacotilla, que en los último tres días se han dado a la tares de tratar desprestigiar, estigmatizar y vilipendiar en una estrategia casi que sincronizada, al camarada EDUARDO SAMÁN, y no debería hacerlo, por varias razones, pero la más importante de las razones por la cual no debería hacerlo, se trata precisamente, por considerar que SAMÁN, maneja un vocabulario mucho más apropiado para responder a estos ataques de gratis que le han lanzado algunos aventajados revolucionarios de la estupidez; y debo dejar por sentado en este escrito, que a pesar de mi escrito anterior donde hago mención del nombre del señor MIGUEL JAIMES, el día de hoy debo reivindicarlo, por su actitud de decencia hacia mi persona, y aunque aún no ha hecho un mea culpa público, del asunto planteado, por lo menos tampoco me agredió verbalmente y mucho menos por escrito…muchas gracias camarada MIGUEL JAIMES, y saludos…

No obstante y en virtud de tratar de darle sentido al título de este escrito, por otra parte debo decir (a pesar de que yo soy bien bocón), no va acorrer con la misma suerte de agradecimiento el boca floja de Claudio Domínguez y, aunque este tipo, por un momento llegue a sospechar, que decía las cosas desinteresadamente, el día de hoy debo retractarme de esas creencias, motivado al hecho de que este personaje como que se fumo una LUMPIA PICHE, ya que según él, las declaraciones de EDUARDO SAMÁN, en relación al sabotaje que hay emprendido por parte de la derecha u oposición política en Venezuela, no son mas que expresiones sin sentido, y eso tan siquiera, de detenerse a pesar, que las declaraciones de SAMÁN, para ese momento, se referían, única y exclusivamente, a tratar de explicar, la extrapolación que están haciendo los MAJUNCHES en Venezuela, de los sucesos ocurridos en la CHILE del presidente mártir SALVADOR ALLENDE; y de esta manera alertar a la población venezolana, para evitar que los venezolanos y venezolanas, nos convirtamos en instrumentos ciegos de nuestra propia destrucción. Pero el “Gallo Claudio” trató de banalizar esas declaraciones, para con ello, sumarse de manera cobarde, a la conspiración contra el camarada EDUARDO SAMÁN…

Cuando leí el artículo elaborado por este sujeto y publicado en aporrea, no pude aguantar la expresión más contundente del pueblo ¡Coño de su madre!, y al principio, no sabía cómo desarrollar este escrito, y es que, pese que no tenía sentido, que siguiera entrándome a golpe con mi sobra, y que de nada me valdría el derramar lagrimas por la impotencia, ya que de nada me serviría, por la cobardía se puede considerar como un exceso de defecación mental que el ser que la lleva en su sangre es incapaz de asumir las consecuencias de sus actos.

¡Ah! Por cierto, este cobarde no me puede desmentir, porque vi su comportamiento cuando fuimos compañeros de trabajo en el mismo ministerio ¿Verdad que si? Sapo Claudio…


Asumo las responsabilidades de mis actos habidos y por haber…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3731 veces.



Jesús Chua Espinoza


Visite el perfil de Jesús Chua Espinoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: