Sentir bolivariano

Vanguardia de la revolución

Actividades de gran trascendencia política hemos llevado a cabo en estas últimas semanas, tomando en cuenta que nos encontramos, revolucionarios y revolucionarias, en el camino hacia una nueva contienda electoral, dentro de la coyuntura histórica que nos ha reservado este proceso revolucionario. Como nos lo instruyó nuestro Comandante Supremo: Vamos en unidad, lucha, batalla, y victoria; y es que efectivamente, estamos ya en una batalla más, que nos llevará a otra gran victoria: la que obtendremos el próximo 8 de Diciembre, cuando elijamos a nuestros mejores cuadros chavistas para ocupar los cargos populares en las diferentes alcaldías y cámaras municipales del país.

Lamentablemente, en Barinas y en algunas otras partes del país, hemos tenido que enfrentar nuevamente  la traición. Pequeños  grupos de personas se han dejado llevar por los antivalores que, desde hace mucho tiempo, ha implantado el sistema capitalista y que no hemos podido arrancar de raíz aún en esta, nuestra construcción socialista. Estas acciones, nos han llevado a revisar las estructuras y equipos políticos del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), nos han llevado a rectificar algunas estrategias y, definitivamente, a reimpulsar una nueva y renovada estructura de vanguardia revolucionaria.

La semana pasada juramentamos, bajo el compromiso de defender el legado de nuestro comandante Hugo Chávez, a los equipos políticos y jefes de comando de campaña parroquiales y certificamos, después de una exhaustiva evaluación, aplicando el método de cooptación, tal como lo reza nuestro libro rojo, que son muchos los fieles y leales cuadros políticos con los que cuenta el partido más grande y mejor organizado de la historia venezolana, el PSUV. La inmensa mayoría de nuestra militancia, de hombres y mujeres psuvistas, se pusieron a la orden y expresaron su fiel compromiso para ejercer esas tareas específicas que solicita el partido revolucionario; y por tanto, echar por tierra la teoría de algunos sesudos analistas según la cual, las bases chavistas no estaban de acuerdo con las decisiones tomadas por nuestra dirección nacional. Definitivamente podemos asegurar que las verdaderas bases vanguardistas de la revolución están y siempre estarán con Chávez y por lo tanto, con los candidatos de Chávez, los verdaderos (as) candidatos (as) de la Revolución Bolivariana.

Efectivamente, tal como lo reza el dicho popular: Lo mejor es lo que sucede;  y esta experiencia por la que atraviesa la revolución, esta coyuntura político-electoral, podemos verla como una nueva oportunidad cierta de unificar nuestras fuerzas. Estas son las coyunturas que permiten que el proceso bolivariano se siga depurando, para seguir consolidando nuestros verdaderos cuadros, continuar unificando nuestro partido socialista; y poder así, valorar aún más a nuestras fuerzas aliadas. Es decir, logar definitivamente una vanguardia revolucionaria consciente del enorme compromiso histórico que tiene por delante: preservar y consolidar la Patria que Chávez nos dejó.

Por eso, camaradas, debemos aniquilar a los mal intencionados, a los infiltrados, a los traidores; a quienes impulsados por intereses bastardos,  buscan anarquizar nuestro partido. Recordemos lo que decía nuestro padre libertador: Unidad, unidad, unidad, o la anarquía os devorará. Ojo pela´o, la anarquía divide, la anarquía confunde,  la anarquía lleva al individualismo, al sectarismo. Solo combatiremos estas intenciones con un partido cada vez más organizado y más disciplinado, consciente  de lo que significa ser la vanguardia antiimperialista de Chávez.

Entre tantas enseñanzas que nos dejó el Che Guevara, recordemos esta máxima: En una revolución, si es verdadera, se triunfa o se muere. Entonces, todos y todas debemos mantenernos rodilla en tierra, realizando nuestro trabajo social y político sin estar esperando nada a cambio. Cada quien irá adquiriendo lo que el propio proceso vaya proporcionando, de acuerdo a sus verdaderas necesidades, principio fundamental de una revolución autentica: A cada quien según sus necesidades, de cada cual según sus capacidades. Muchas otras cosas se pueden deducir de esa frase del Che. Desde mi humilde opinión significa que, entre otras consideraciones, para nosotros estar seguros que vamos en el camino de una revolución verdadera, no podemos hacer concesiones de ningún tipo con el enemigo; que no hay cabida para el reformismo, que no hay terceras vías; que no hay lugar para los supuestos independientes progresistas.

Parte de nuestra formación permanente y la que nos permitirá seguir avanzando, es la aplicación de la primera línea estratégica de acción política que nos dejó Chávez: De la cultura política capitalista a la militancia socialista. Dice esta línea estratégica:  Esta cultura capitalista se expresa en el hecho de considerar que pertenecer a un partido equivale a invertir en él, a través de sus contribuciones financieras o con su trabajo militante, y que esa inversión debe ser recompensada o remunerada con puestos, cargos, prebendas o influencias en el Estado, en el terreno de los negocios o en el mismo partidoLa fortaleza de la Revolución Bolivariana se sustenta, en buena medida, en la voluntad del máximo liderazgo de la Revolución, de enfrentar esta cultura capitalista, favoreciendo el contacto directo con el pueblo, interpelándolo, pero sobre todo dejándose interpelar por él, convirtiéndose en una suerte de intérprete de las demandas y las aspiraciones populares, dándole voz a los que nunca la tuvieron y haciendo visibles a los invisibles, a los marginados, a los olvidados y explotados.

Esta línea estratégica es fundamental, pienso que de allí se derivan todas las demás: es luchar decididamente contra la vieja manera de hacer política, que entre otras cosas significa, porque fue lo que se sembró en la cuarta república, que al  militar en un partido político, en aquellos casos Acción Democrática o Copei, se estaba realizando una inversión. Es decir, se milita en el partido, se reparte la propaganda, se hace tal o cual cosa, se ofrece como testigo de mesa cuando lleguen las elecciones, etc.;  pero eso se debe revertir en una ganancia, una prebenda importante. Por eso se habla de la cultura capitalista, porque eso es la esencia del capitalismo: se invierte, para obtener ganancias exageradas, la mayor cantidad de ganancias posibles, con el menor esfuerzo.  Es la deformación del propio sistema: así tengas que hacer las trampas que tengas que hacer, así tengas que robar a quien tengas que robar, incluso, así tengas que matar a quien tengas que matar, pero es adquirir la mayor cantidad de ganancias posibles, con el menor esfuerzo y en el menor tiempo posible. Ese es el modo de vida del capitalismo; y nosotros, acelerando el proceso de transformación, haciendo  revolución dentro de la revolución, tenemos que acabar definitivamente con lo que queda de ese modelo: debe terminar de morir lo que tiene que morir; y debe terminar de nacer lo que tiene que nacer.

Por eso camaradas, mi llamado siempre seguirá siendo a mantenernos en verdadera unidad, seguir elevando nuestra conciencia revolucionaria, seguir formándonos de manera permanente, seguir acentuando la pasión patria; para derrotar, de una vez y para siempre, la vieja forma de hacer política, esa vieja cultura capitalista,  que es en definitiva, la que intenta  provocar divisiones y anarquía, en nuestras fuerzas revolucionarias y en todos los terrenos de nuestro vivir diarioSeguiremos enfrentando batallas, pero sin lugar a dudas, en esta revolución verdadera seguiremos triunfando;  con nuestras bases del Partido Socialista Unido de Venezuela, con el Gran Polo Patriótico, con el pueblo organizado, continuaremos consolidando el Plan de la Patria, el legado de Chávez. No podemos optar entre vencer o morir Viviremos y Venceremos!!!

Chávez vivela lucha sigue!!!

Barinas, 26 de Agosto de 2013



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3011 veces.



Adán Chávez Frías


Visite el perfil de Adán Chávez Frías para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Adán Chávez Frías

Adán Chávez Frías

Más artículos de este autor