¿Será por envidiosos que formulamos tantas denuncias en este portal?

Estoy preguntándome si no será el sentimiento de envidia lo que me impulsa a criticar esa subastadera de dólares del SICAD. ¿No será qué, en el fondo de mi corazón, critico que a un bojote de empresas se les esté otorgando dólares “preferenciales” porque no soy dueño de ninguna de ellas y no me puedo enriquecer a la velocidad que sus dueños lo hacen a costa del Estado?. http://www.aporrea.org/contraloria/n234975.html

No, créanme, no me he psicoanalizado aún, aunque la verdad es que cada día que pasa me veo más tentado a hacerlo. Después de pensar tanto en ¿por qué me dan tanta arrechera cada vez que pienso en estos “empresarios parásitos” que nunca invierten sus capitales, ni corren riesgos, sino que apenas pueden colocan sus dineros en mejor resguardo, preferiblemente fuera de nuestro país?, concluyo que me pasa como a esos escuálidos que critican las camionetotas, la vida de los enchufados del chavismo, los viajes, las fiestas, etc. simplemente porque no son ellos los que se dan la vida que se dan muchos de nuestros “camaradas”. Como si el poder no fuera para ejercerlo y qué culpa tiene un alto funcionario si hay comisiones por allí que le permiten mejorar sus condiciones de vida, después que tanto ha hecho él o ella por la causa de la Revolución.

Seguramente es la envidia de en 14 años de revolución seguir viviendo igual que antes, si no en peores condiciones, al menos si me comparo con muchos de “mis camaradas” (los de las camionetotas, digo).

Trato de racionalizar el asunto y me preguntó, ¿cómo se explica eso que el gobierno esté vendiéndole dólares subsidiados a empresarios que todos en el país sabemos que la mayoría terminan en el mercado negro o paralelo y el resto va a financiar la especulación a que nos someten estos mismos empresarios y comerciantes, cada día?

Ya el maestro Giordani, que de envidioso no parece tener nada y que no forma parte del club de los de las camionetotas, habló de su tesis de la “insaciabilidad del dólar”, definiéndola como un mal casi genético que padecemos los venezolanos. Claro, la verdad para ser más precisos, él se refería a los que recibieron 20.000 millones de dólares vía SITME que en el 2012 se otorgaron a empresas de maletín a menos de 6,30 y fueron a parar al mercado negro colocados alrededor de 30 Bs. por cada dólar. Aunque no podemos olvidar que cuando declaró estos asuntos, el camarada Jorge, puso un ejemplo nada edificante, pero si posiblemente cargado de realismo, de la acción de un compatriota aborigen que era reivindicado por la revolución en la persona del propio Comandante Chávez.

Después vino Edmée, desde las alturas del poder que le daba la Presidencia del BCV, declarando sobre los mismos dólares éstos que, algunos para no ser inoportunos quizás, dicen “que se fueron” y no duró 90 días en el cargo. De un plumazo la Asamblea la sustituyó, según el Presidente de la AN, a solicitud del propio Presidente Maduro.

La verdad es que me toca seguir descubriendo las verdaderas motivaciones que me impulsan a denunciar insistentemente ese caso del SITME. Así como a descifrar por qué no me adapto a muchos de los cambios que se implementan ¿a favor de la continuidad del proceso y de la revolución y de la Patria que el Comandante nos legó?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1562 veces.



Carlos Luna Arvelo


Visite el perfil de Carlos Luna Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: