La Petulancia del PSUV

La alta dirigencia del PSUV debe llamarse a la sindéresis y a interiorizar que no es posible ocultar el sol con un dedo, no hacerlo sería un acto de petulancia que con seguridad repercutirá negativamente el 8D.

Deben aceptar que las postulaciones de los candidatos a cargos municipales han traído, por primera vez en 15 años, reacciones insoslayables en el seno de las bases del Chavismo; no precisamente porque estas sean “indisciplinadas”, o “ambiciosas”, tampoco porque hayan dejado de ser militantes del pensamiento socialista, sino porque, se han violentado todos los códigos y procedimientos para ser el abanderado del PSUV.

Por el contrario, reclaman que se respete la voluntad popular, protestan ante el atropello que sienten, son víctimas y, en fin, claman que se cumpla la orden del presidente Hugo Chávez: mandar siempre obedeciendo al pueblo.

Esta alta dirigencia debe interiorizar también que, ante la ausencia del liderazgo solido y unificador que caracterizaba a Hugo Chávez, es necesario consolidar el liderazgo colectivo. Esta es la clave que marcará la diferencia, no sólo para los resultados del 8D, sino del futuro del proyecto político socialista. Deberían estar orgullosos de la no sumisión de su militancia, porque es la garantía de la vigencia del legado de su máximo líder.

Esa militancia es la misma que salió en defensa de la Revolución el 12 y 13 de Abril, la misma que ha garantizado 19 victorias electorales (incluyendo la del presidente Nicolás Maduro), y es la misma, que reclama el derecho a ser oída. Lo más recomendable es que la oigan, porque de otra manera no callará, su rebeldía ante lo que consideran injusto, no se los permite.


Muestra de ello son las más de 60 protestas, ocurridas en por lo menos 19 estados del país. Este es un importante indicador político a tomar en cuenta. Ya que no se pueden dar el lujo de suponer que las mismas son producto de simples apetencias electorales, creerlo no sólo es engañarse a sí mismos, sino subestimar a quienes han crecido políticamente en la última década.

La Dirección Nacional del PSUV está obligada a atender los reclamos de su militancia de la manera más objetiva posible. Están en el deber de evitar que existan candidaturas Chavistas con liderazgo real, fuera de la tarjeta del PSUV. Correcciones de este tipo los fortalecerá como cuerpo decisorio, entre otras razones, porque enarbolaran su derecho a equivocarse y la virtud de corregir.


jghuerfano@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5914 veces.



Jiuvant Huérfano


Visite el perfil de Jiuvant Huérfano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jiuvant Huérfano

Jiuvant Huérfano

Más artículos de este autor