¿Será verdad qué Capriles es…?

Y usted qué cree y, ya verá que no se trata de lo que está pensando.
Así que lo vamos a dejar con el sorbo de sus ganas de que nos llamen
como se han de llamar los que se meten a predicadores insensatos que
al que le pique que se rasque, pero nosotros para allá no vamos, ni
nos interesa comentar y jugar con la paciencia de los demás en un
momento tan delicado en que los dolientes sobran con o sin razón de
quejarse del tropiezo que desde la AN, le dio la vuelta al mundo en
cosa de segundos y, puso en aprieto la convivencia del venezolano de
hacer lo que le venga en ganas que lo empine a ver más allá de sus
narices.

Qué no decir de Capriles que no haya hecho y como tal no está por
demás repetirlo que no vaya a ser cosa que se lo borren del historiar
de sus antecedentes que le dan a la justicia venezolana un legajo de
razones que de por sí sirvan de causales para colocarle las dos
manitos juntas hacia adelante o bien hacia atrás ataditas por un metal
o por una cuerda rumbo al conciliábulo de sus flaquezas a murmurar
despacio en tropel sucesivo el desenlace de un mal momento: en que más
fueron las equivocaciones y las ofensas que como frases hirientes y,
llenas de odio en contra de la potestad de instituciones que merecen
todo el respeto en la orientación y toma de decisiones enmarcadas
dentro el criterio que marcan las leyes a que están sometidas en velar
por el buen juicio de sus acciones como poderes del Estado y, éste sin
prueba ninguna reventó las ataduras de la convivencia a su placer con
la intención de fastidiar y ponerlas entredicho a su mera
circunstancia de mal perdedor como representante de una oposición que
perdió la cordura del respeto del deber y el derecho de nuestra
Constitución.

Capriles es y ha sido un irreverente perdedor que se ha ido por la
tangente de sus angustias, creyéndose lo que no es ni ha dado muestras
de un líder en ascenso que reniega de la carga emocional que el
venezolano que no comparte sus ideas no le ha dado su aprobación que
siga adelante dirigiendo los destinos del país y en vez de aceptarlo
como una derrota, lo que ha hecho es escandalizar con un ensarte de
estupideces que lo tienen en el abismo de la traición con el poco
sentido de un grupito que le sopla las coplas de su discordia de
ponerlo a vagar por el mundo en malas direcciones que no lo acercan a
personalidades políticas que están muy lejos de su realidad y lo han
llevado a reunirse con lo más bajo en mediocridad que no sustenta un
análisis que recree los disparates que se ha inventado como desahogo
de su inconformismo que mediáticamente lo mantiene deshojando un
espacio de tiempo que poco a poco lo va enterrando so pretexto de
hacerse un efluvio espacial del Norte como el buen apátrida, mentiroso
neoliberal que siempre ha sido.

Golpista ha sido y dentro de esa onda de atracción ha jugado por demás
con María Corina y Guillermo Aveledo que le han remendado el capote a
ver si el toro de sus ilusiones lo saca del ruedo de su perdición en
ese dilatado mundo de falsos positivos que Uribe Vélez le consignó a
JJ Rendón a ver si le desenredaba las esperanzas perdidas y, lo ponían
a marchar en el horizonte de sus malcriadeces como un burgués
disfrazado de chavista, arrastrando el conjunto de misiones en que le
daba el campo libre a los cubanos como si fueran los gusanos mayameros
con que se distraen algunos venezolanos que Globovisión les comió el
alma de la paz como tantos otros que envilecidos mueren de tristeza y
lloran de rabia por desleales –catorce años- después que la IV-R los
dejó abandonados y, el presidente Chávez se ufanó en darnos más Patria
dentro del proceso revolución que sirve de guía.

Entonces, quiérase o no, Capriles ha sido la mayor desgracia que como
ciudadano con aspiraciones políticas inocultables que no desdicen en
grado sumo: el irresponsable que ha sido y, ha puesto a venezolanos a
enfrentarse que en su haber tiene más de diez muertos que arrechamente
mandó a saquear al país y, no esconde sus pretensiones de arrasar con
nuestra democracia al lado de PJ que ampara un gran despelote de
líderes que más son los enjuiciables que como corruptos se atoran de
sus hechos punibles.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6244 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Rojas

Esteban Rojas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a171897.htmlCd0NV CAC = Y co = US