Paciente y/o Cliente

En los últimos días se ha generado toda una polémica con relación a la regulación de los precios de las clínicas privadas. Los empresarios del gremio médico manifiestan que no podrán seguir prestando el servicio bajo las tabulaciones estipuladas en la Gaceta N° 40.196.

Es probable que muchos de nosotros desconozcamos cómo funciona el negocio de la salud, pero lo que sí sabemos, es que al entrar en una clínica la sensación de pánico que causa conocer los precios genera mayores malestares de salud que el propio motivo de la consulta. Es difícil que un negocio quiebre, cuando solo por admitir a un cliente cobran Bs. 3.500.

Muestra de la rentabilidad de la actividad comercial médica, la notamos en las grandes edificaciones con que cuentan los centros de salud privados. Por lo tanto, la necesidad de regular esta actividad comercial es perentoria, no solo para combatir la usura, sino porque la salud, es un derecho humano inalienable.

Habrá quien pregunte por qué el Estado Venezolano no ha creado un sistema de salud pública óptimo. Unas de las razones podría ser que las clínicas forman parte del sistema complementario de la salud, vale decir, el gobierno a pesar de impulsar un sistema de salud pública robusta, no ha podido aún satisfacer la totalidad de la demanda del servicio. Esta pudiera ser una de las tantas razones para comprender, porque el principal contratante de las clínicas privadas y/o sociedades mercantiles de la salud, es el Estado, es decir, el gobierno asume que no cuenta con la infraestructura  suficiente para garantizar este servicio. 

Partiendo del supuesto que las clínicas son el gendarme necesario en el sector salud, es necesario hurgar en quienes son los actores involucrados en tal negocio: El cliente-paciente; las aseguradoras; el sujeto habilitado por la institución para contratar y los dueños de las clínicas.   

Ahora bien, para sincerar los costos del servicio, deben eliminarse las altísimas comisiones que se reparten los involucrados en la transacción comercial, en la cual el paciente es el justificativo perfecto para obtener grandes dividendos: La aseguradora, el sujeto contratante (institucional) y los dueños de clínicas, tienen un negocio desde hace muchísimo tiempo, donde la salud es lo menos relevante.

Este es un elemento más para comprender el porqué después de todo el esfuerzo del gobierno, no ha sido posible garantizar un sistema de salud pública a toda la población venezolana. 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1614 veces.



Jiuvant Huérfano


Visite el perfil de Jiuvant Huérfano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jiuvant Huérfano

Jiuvant Huérfano

Más artículos de este autor