Espionaje electrónico anticorrupción

No sé si será una tara o atavismo que heredamos los venezolanos y quizás todos los latinoamericanos en general producto de la colonización española. Me refiero a la viveza criolla, al de buscarle la vuelta al cacho, la de entrar por la puerta trasera, la de burlar las leyes, los controles, la de colearnos, de cuanto hay pa’eso.

En países nórdicos, se hace una ley, un reglamento y la población la cumple como si fuera una orden marcial, aquí la misma ley o reglamento es objeto de burlas y de violaciones frecuentes, basta fijarnos en el caos vial de nuestras principales ciudades y carreteras, violan la luz roja, invaden las aceras peatonales, se producen trancas descomunales, si se produce un choque o un bloqueo en la vía, todos quieren pasar primero, invaden el carril contrario creando un caos peor. Podemos describir otras miles de situaciones en la que preferimos violar los reglamentos antes que cumplirlos.

Pero la situación que nos atañe es el de la corrupción que no solo es de robar dinero al estado, comisiones producto del soborno o el chantaje, sino la violación a controles, beneficios sociales, ejemplos: control de cambio, control de precios, subsidio alimentario, subsidio de la gasolina, misión adulto mayor, madres del barrio y otros subsidios, pensiones, becas para favorecer a las personas en condiciones de vulnerabilidad.

En el caso del control cambiario desde que se implementó a dado lugar a todo tipo de trácala para adquirir por medios ilícitos los dólares y convertirlos en un gran negocio. Por ejemplo cuando se permitía adquirir a los que viajaban al exterior hasta cuatro mil dólares y utilizando las tarjetas de crédito, los ‘vivos’ vieron el negocio y buscaban a medio mundo para dotarlos de pasaporte y sacarles tarjetas de crédito y así organizaban viajes a Colombia, Panamá y las Islas Caribeñas para estas personas que nunca en su vida habían salido sino a las plazas de sus pueblos, de manera que obtenían todos los dólares asignados con las tarjetas de crédito. Las compañías de maletín que adquirían dólares para importación y se esfumaban en el exterior con lo asignado y otras formas delictuales que permitieron la fuga de miles de millones de dólares, muchos de los cuales se reciclaban en el mercado paralelo con la consiguiente distorsión de nuestra economía. Amen, de la corrupción directa de los directivos y empleados de CADIVI. El gobierno recurrió a establecer más restricciones en la compra de los dólares pero la mafia siempre encontró la grieta para burlarse de la restricción, en cambio el ciudadano común, decente no tenía acceso a esos dólares a cambio preferencial y tuvo que recurrir al mercado paralelo, entre más restricción la brecha entre el cambio oficial y el paralelo se fue ampliando, creando más inflación y escasez de productos importados necesarios para la buena marcha de nuestra economía. Otro tanto está sucediendo con el envío de remesas al exterior parece ser que todo mundo tiene familiares en el extranjero, principalmente los colombianos envían divisas a supuestos familiares y aún cuando el salario que ganan no les alcanza para comprar tanta divisa.

El gobierno con el fin de no desmontar el sistema de control de divisas, está tomando otras medidas como la creación del SICAD, como una forma de aligerar la entrega de dólares y hacer frente al mercado paralelo. Ya veo los que están inventando violentar este procedimiento, comenzando con los bancos.

La venta de productos alimenticios subsidiados por el estado a través de Mercal y Pdval ha sido otra fuente de corrupción, pasando por los altos personeros encargados de la importación y distribución de los productos, responsables de la pérdida de productos almacenados que nunca llegaron al pueblo, hasta mafias enquistadas en los almacenes distribuidores y abastos que permitieron o se encompincharon con mafias externas para sacar los productos y revenderlos ya sea en el país o para el exterior y posteriormente se fue fomentando el bachaqueo que saqueaban primero los mercales y pdevales y posteriormente se trasladaron a supermercados públicos y privados para saquear también los productos regulados para ser revendidos en el mercado negro y mercado de extracción hacia Colombia. Actualmente esto se ha agravado como consecuencia del desabastecimiento y especulación con los productos alimenticios.

El control o regulación de precios de los productos de la cesta básica y los altos precios de los productos en el mercado negro ha acentuado el bachaqueo y la escasez de los productos en supermercados oficiales y privados, como también en Mercales y Pdevales, cualquier cantidad de producto regulado que llegue a un supermercado va acompañado con la aglomeración de la gente para adquirirlo, formándose tremendas colas que son aumentadas por los bachaqueros y del comercio informal con fines de revender a mayor precio. Antes que se tomaran medidas contra los vendedores informales en Maracaibo, la harina Pan costaba 25 Bs F en el mercado informal, ahora la están vendiendo hasta 40 Bs F y así con otros productos como azúcar, arroz, aceite, margarina, leche, etc.

El subsidio a la gasolina ni se diga, cualquier familia que viva en la zona fronteriza con Colombia se puede convertir en bachaquera de gasolina, sobre todo si es de bajos recursos, lo que le permite que de la noche a la mañana producto del bachaqueo, pueda adquirir vehículos que lo dedican al transporte de la gasolina. La distorsión de los valores éticos y de la economía local es un hecho. Tengo noticias de padres de familia que han estimulado a sus hijos para que se metan al contrabando de la gasolina, pues esto les permite ganar suficiente dinero para adquirir vehículos y otros bienes, lo triste es que este muchacho ya no volverá a ejercer un trabajo decente y tampoco continuar estudiando. Ahora no necesitan poseer tanques extra, pues muchas caletas o centros de acopio están en Sinamaica y Paraguachón, “un carrito por puesto”, puede llenar en El Mojan su tanque de 80 litros y descargar 60 litros en esas caletas por un valor de 400 Bs F, lo cual no los gana llevando pasajeros. El gobierno anuncia que está golpeando el contrabando de la gasolina, efectivamente lo está haciendo? Me informaron que en el rio Limón circulan las lanchas arrastrando chorizos de “pipas” de gasolina con la indiferencia de las autoridades.

En cuanto a las misiones, amor adulto mayor, madres del barrio, etc. el soborno o la exigencia del funcionario para que el beneficiado le dé un monto determinado para tramitación segura de la pensión o ayuda son de conocimiento público y del gobierno. Lo mismo sucede en la tramitación de créditos, cartas médicas, licencias de conducir, cédulas, revisión de vehículos y cualquier otra tramitación donde se ponen alcabalas o restricciones y se forman colas con la consiguiente molestia del ciudadano común.

Cómo hasta el presente no se ha encontrado un método efectivo y eficiente en el combate de la corrupción, a mí se me ocurre que aprovechando la aceptación de asilo del ex agente de la NSA, Edward Snowden, el Presidente Maduro le pueda dar el trabajito, dada su experiencia en espionaje electrónico, para que organice para el gobierno bolivariano una red de espionaje electrónico anticorrupción, así, Snowden puede usar sus conocimientos en una labor patriótica y eliminar la corrupción de raíz en este país.

Chávez Vive………………………..La lucha sigue






Esta nota ha sido leída aproximadamente 1493 veces.



Ángel Casanova


Visite el perfil de Ángel Casanova para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a170610.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO