(Por una nueva geopolítica del conocimiento)

La Nación: Elemento esencial del Estado ante la cultura global

La  división  internacional   del   trabajo,  que   caracteriza  la   dinámica   entre   países  explotadores   y   explotados,  reproduce   abismales   desigualdades   socio-espaciales,     enmarcadas  en   las   falsas   representaciones   sociales  que  imponen   los   aparatos   de   dominación  del  sistema  económico.

En  esta   perspectiva,  las  grandes   potencias   apoyadas   en  su   alto   grado  de   desarrollo   tecnológico   y   la  acción  depredadora   del   capital   trasnacional,  han  traído   consigo,  no   sólo   la   expoliación   de   recursos   de  nuestros  territorios  sino   que también la  cultura  global se  apoya, en un  sistemático   proceso   de  aniquilación  de   la  memoria  histórica   y   de   la  identidad  de  los  pueblos,  estratagema  que  consolida   de   manera   progresiva  los  valores   mercantiles,  que  inoculados  en  la  conciencia  de   nuestras  mujeres   y   hombres,  generan  la  reproducción  del  sistema  económico  a  ritmo  acelerado.

En  este   sentido,  se   aprecia  como   el  proceso   de  globalización   y  su  expansión  cultural,  reduce   la   soberanía  de   los  Estados,  en  la  cual  es  importante   destacar   lo   que  menciona  Federico  Ratzel cuando  señala  que: "La  Naturaleza  misma   no  permite  que  un  pueblo   permanezca  inmóvil,  este  avanza   o   retrocede", es   por   ello,  que   en  prospectiva  y  apoyados   en  la  idea-fuerza  de  avanzar,  la  geopolítica  representa  un  saber  estratégico   en  el   proceso   de   fortalecer   los   elementos  (nación-territorio-gobierno) que  constituyen  el  superorganismo  llamado  Estado.

De   acuerdo   con  este   planteamiento,  es   importante  resaltar   que   la  Nación es: la  expresión   espíritu-intelectual  y  moral,  en  la  integración  de  los  hombres  es  su  elemento  esencial   por  excelencia con  esto   podemos   apreciar,  que  los  pueblos  no  sólo   son  simples  conglomerados   de  personas  sobre  un  territorio,  sino   que  tienen  espíritu   y   principios  organizadores  que  requieren   de  una  gran  estrategia  nacional  para  activar   sus  pulsiones  constructivas  hacía  el  desarrollo  integral.

En  síntesis,  la  gran  estrategia   nacional  para  el  fortalecimiento  del  espíritu-intelectual y  moral   de   nuestros  pueblos,  requiere  de  una  profunda  revolución  educativa  en  la  que  los  medios  de  difusión  masivos,  se  conviertan  en  hontanar  que   contribuya   a  la  reconstrucción  de   las  fibras  morales  e  históricas  de   la  Nación,   debido  a  que  estamos  inmersos  en  un  sistema  doblemente  viciado  y  tan  necesario  es  reducir  las  asimetrías  socio-espaciales, como  alcanzar  lo  que  con  tanto  ahínco  señalaba  Bolívar  la  rectitud  de  Espíritu.   



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3552 veces.



Alexander Colmenares

Profesor-Instructor-Soldado de las Ideas.

 alexmax001@hotmail.com

Visite el perfil de Alexander Colmenares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a170594.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO