Sin novedad en el frente

1.- ¿Recuerdan, apreciados lectores, los pronósticos sombríos de algunos medios y dirigentes de la oposición respecto al tema militar? Quienes los auspiciaban daban rienda suelta a variadas y grotescas especulaciones. Unos aseveraban que el golpe era inminente; que la FANB estaba dividida; que Maduro carecía de liderazgo; que no tenía idea acerca del mundo castrense.

Otros señalaban que la supuesta rivalidad Maduro-Cabello se había trasladado a la institución armada, por lo cual las tensiones se agravaban. Sobre ascensos, integración del Alto Mando y escogencia del Mindefensa, los militarólogos se despachaban y se daban el vuelto con sus sombrías aseveraciones, y, por si fuera poco, el excandidato perdedor --Capriles--, dio una demostración de "agudeza política" y "conocimiento de la materia", cuando denunció que el presidente Maduro, a su regreso de Rusia, había tocado en La Habana para que Raúl Castro aprobara la lista de los oficiales que pensaba ascender.

2.- Pero la tensión creada por los "análisis" de ciertos oficiales retirados --con PH en fracasos profesionales e intentos golpistas--, y la inquietud que desató la intriga mediática y el cogollo partidista opositor, que consideraban que las condiciones para una crisis en los cuarteles estaban dadas, desapareció al conocerse la decisión oficial. Maduro aprobó los ascensos, al igual que el nuevo Alto Mando, con pleno reconocimiento a su condición de presidente constitucional y Comandante en Jefe de la FANB. De esta manera, quienes pretendieron convertir un episodio de carácter institucional en una aventura para lograr la ruptura del orden constitucional, sufrieron un duro revés. Se quedaron con los crespos hechos. Lo cual conviene puntualizar porque a partir de ahora es evidente que los factores opositores que conspiran, se debilitan. ¿Golpe sin militares? Yo te aviso.

3.- Se puede afirmar, responsablemente, que por ahora no hay novedad en el frente militar. Que impera la unidad forjada al calor del propósito renovador de una nueva doctrina militar, fundada en la estrecha relación entre y la institución armada y el pueblo. Que la intriga ya no tiene el efecto letal del pasado. Que existe una mentalidad militar volcada hacia el concepto de patria, que incorpora a su ideario lo social y la defensa a ultranza de la soberanía nacional. ¿Acaso se requiere otra demostración de responsabilidad ciudadana para entender que el país avanza hacia la normalidad; que es imposible torcer ese rumbo? Para la oposición que se empeña en trabajar con la ficción en lugar de hacerlo con la realidad, lo que acaba de pasar, la manera como el pronóstico agorero de que el país estaba a las puertas de una desestabilización que culminaría con el desplome del régimen democrático, constituye una excelente lección.

Ojalá aprendan algo de ella y renuncien a lo que alguien calificó una vez de "autosuicidio". Venezuela no quiere aventuras, y menos aventureros. Quiere paz, diálogo, normalidad.

José Vicente Rangel
jvrangelv@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2137 veces.



José Vicente Rangel

Periodista, escritor, defensor de los derechos humanos

 jvrangelv@yahoo.es      @EspejoJVHOY

Visite el perfil de José Vicente Rangel para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Vicente Rangel

José Vicente Rangel

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a170315.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO