Tin marin de dos pingüe cucara macara titere fue

Como toda una espía, voy de incógnito para presenciar in situ, los actos en diferentes zonas donde se está desarrollando una política constructiva como lo es el gobierno de calle. En todos ellos he podido constatar una algarabía de esperanza, alegría y confianza, que ya tiene un diagnóstico positivo por parte del pueblo que recibe a su gobierno con nuestro Presidente Maduro a la vanguardia. Mujeres y hombres participando activa., consciente y libremente expresando sus inquietudes, proponiendo soluciones para sus problemas; y algo que me llena de gran emoción y felicidad, es la participación de niños desde los 3 años de edad con una capacidad extraordinaria de discernimiento y una oratoria espectacular; además, de grandes cualidades artísticas expresadas de manera magistral.

NUESTRA REVOLUCIÓN SI ESTÁ AVANZANDO EN LO HUMANO, VÍA EXPEDITA HACIA EL SOCIALISMO.

¡Por el Dios y los santos óleos! Algunos compatriotas “todolosaben”, lanzan sus hojillazos descalificadores Así tenemos que, la Revolución Bolivariana existe, pero no existe; que Maduro es el hijo de Chávez, pero no lo es; que es obrero, pero no lo es, que Chávez era lo máximo, Gigantísimo, y que Maduro no se le parece. Claro que no se le parece, Chávez es Chávez y Maduro es Maduro; hay quien interpreta que las cosas van de mal en peor, que si me pasó esto o aquello, que si a un familiar o a la vecina le pasó algo, que este sistema educativo no sirve, englobándolo en su caso particular, sobre este último ejemplo. recomendaría muy respetuosamente, que su caso fuera tratado en un foro pedagógico y no en una Página política como Aporrea. Cada cual con su tema, de todo hay en esta viña del Señor; y quizás sin querer queriendo, se lanzan a atacar y a juzgar con marcado dogmatismo o consciente mensaje subliminal, los pasos que se están dando dentro de nuestro proceso revolucionario. Aquí está gran parte de los que le mendigaron el voto a la Revolución en las elecciones presidenciales pasadas. Qué inconsciencia, y hasta traición diría yo.

Desde que fuimos informados de la enfermedad de nuestro Chávez, su pueblo que lo ama, ha tenido que soportar con coraje, el intenso dolor por el desenlace fatal que se veía venir, pero decididamente seguimos batallando con nuestras lágrimas a cuestas, por la defensa de la Patria.

En esa misma época y circunstancias señaladas, no faltaron los de esa izquierda sulfurosa tanto nacional como internacional quienes sin consideración alguna, le cayeron en cayapa acusándolo de tener una actitud desviacionista con la Revolución, sobre todo por aquel caso del señor colombiano-sueco , Pérez Becerra, veterano guerrillero de las Farc, a quien se le antojó venir a nuestro país desde su solidaria Suecia, sin medir las consecuencias, conociendo él muy bien la muy difícil situación política nuestra, colocándose entre la espada y la pared a Chávez y al país entero, por lo cual tuvo que tomar una decisión de Estado, exclamando públicamente: “a mi no me van a agarrar por pendejo” Bien sabía nuestro Comandante que todo este caso era cronometrado por el Imperio.

Aún así, los que sí saben lo que es hacer revolución, pero no hicieron en su oportunidad nada y con la trillada consigna revolucionario no entrega revolucionario, no les importó un bledo las consecuencias de este abuso. Había que ser solidarios con el osado irresponsable, aun cuando nos envaináramos. ¿Por qué se tuvo que poner en ese aprieto a Chávez? ¿Por qué carajo? Chávez fue juzgado como traidor por los jueces absolutos de esa izquierda que muchas de sus acciones las deben aclarar al mundo entero. Quizás, tal vez...algún día...¿lo hagan?

En todo proceso revolucionario es imprescindible la crítica constructiva, la denuncia bien fundamentada, pero pareciera que existe una siembra de cizaña , vemos entonces como se levantan voces para desprestigiar todo lo accionado por nuestro gobierno, e igualmente como le hicieron a Chávez, Nicolás Maduro, es víctima de los mismos jueces omnipotentes; según ellos, ahora a Maduro hay que darle duro y también es acusado de traidor y desviacionista de la causa revolucionaria. Se empareja la cosa ,¿no?

Las toma de decisiones del gobierno no tienen que complacer aquellos sueños dorados de revoluciones ajenas y lejanas, que en su tiempo, circunstancias y latitudes fueron chéveres. Venezuela es Bolivariana, anti imperialista y Chavista, y comenzó su Revolución hace sólo catorce años, de la mano de nuestro Padre Líder y máximo amor Hugo Chávez.

El plan de la trampa imperial está bien elaborado y en ella pareciera han caído algunos, sobre todo los que tienen “más guáramo”. Sigan echándole mierda a su familia. Las pruebas están a la vista.

A jugar pues, la mesa está servida: En esta esquina, Nicolás Maduro, que representa la Patria libre y descolonizada; y en la otra, la escoria fascista.

En este momento histórico que vivimos, inédito y redentor, concretemos con el esfuerzo de cada uno de nosotros, la Patria que juramos defender y que nadie pueda destruir.

No quiero finalizar sin que exprese mi apoyo al cantautor Julián Conrado y me uno al combate por su libertad y asilo en esta Venezuela, madre de la solidaridad.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3734 veces.



Mónica Hernández


Visite el perfil de Mónica Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mónica Hernández

Mónica Hernández

Más artículos de este autor


Notas relacionadas