Areperas Venezuela: entre la pésima atención al pueblo y la escasez

Uno de los proyectos insignes del Comandante Infinito Hugo Chávez, lo fue el de las Areperas Socialistas, tiempo después convertidas en Areperas Venezuela. La seguridad alimentaria de nuestro pueblo, era una meta que se planteaba garantizar el Presidente Chávez en su objetivo de dar la más plena felicidad a nuestro pueblo. Nacen las areperas, bajo el fuerte impulso dado por el camarada Eduardo Samán y su proyecto del Comercio Socialista, como alternativa al comercio capitalista. Se planteaba Samán, crear una alternativa al comercio especulativo y rapaz que propicia el capitalismo, una alternativa humanitaria y solidaria. Hagamos memoria que, en la arepera socialista de Bellas Artes, la primera en su tipo, en ese espacio, acudía una vez a la semana el propio ministro a realizar su trabajo voluntario, allí se le podía ver despachando las suculentas y bien resueltas arepas. Usted entraba al negocio y, cancelaba su pedido a la salida, una vez, se había comido sus arepas con jugo, valga decir, se propiciaba la honestidad como valor característico de las y los venezolanos. Es, por demás, una perogrullada decir que, tal proyecto en su génesis, era altamente subversivo. Evidenciaba, en los hechos, Eduardo Samán, su compromiso militante con la causa del socialismo verdaderamente revolucionario.
Con la salida de Samán del ministerio de comercio, los reformistas en filas de la Revolución Bolivariana, vieron la oportunidad propicia para desmantelar ese proyecto de comercio socialista. La primera medida asumida en esa orientación fue el cambio de nombre, pasó a llamarse “Areperas Venezuela”, el proyecto se transfiere al ministerio de alimentación. Se inicia todo un proceso de remodelaciones de los locales de las areperas, en la perspectiva de hacerlas ver tan igual, como cualquier arepera de las existentes en el comercio capitalista. Mientras se le hacía ver al Comandante Presidente Chávez, que se repotenciaba el proyecto, en el fondo, se trabaja para su desaparición en el mediano plazo. Esta última apreciación nuestra, se demuestra en el hecho que la remodelación iniciada en la arepera de Bellas Artes jamás se concluyó, hasta los actuales momentos, en que el local está definitivamente cerrado, por no decir, clausurado, como el Socialismo que, una vez, el Comandante Chávez nos llamara a construir.
La realidad actual, de este insigne proyecto, es que son poquísimas las areperas Venezuela que aún quedan prestando servicio a nuestro pueblo. Un caso concreto, lo tenemos en la arepera de Pérez Bonalde, en la popular parroquia de Catia. Éstos días, nos acercamos a comernos nuestra tradicional arepa, el servicio al público es agresivo y frontal, por parte de quienes debieran comportarse como verdaderos servidores públicos. El espacio donde antes habían sillas y mesas, ahora está colocada una cinta amarilla de “prohibido el paso”, el servicio que se presta al usuario/usuaria según el personal que allí presta servicios, se da “para llevar”, valga decir, no permiten que usuarios/usuarias coman en el local. No obstante lo cual, el venezolano/venezolana irreverente, traspasa la cinta amarilla para comerse su arepa con jugo en una pequeña repisa ajustada en la pared que aún queda, como restos de lo que fuera la remodelación aquella que se le hiciera al local cuando cambió de nombre a “Arepera Venezuela”. Ni una sola silla o mesa metálica queda en el local. Semanas antes, el servicio se caracterizaba por la venta de la arepa sola, no había el jugo, debido a problemas en la empresa Lácteos Los Andes, que surte de productos a las areperas. Después, solucionaron los problemas de producción y comenzaron a llegar sus productos, pero solo de los de litro completo. Se imaginan, comerse una arepa con un litro de jugo!! Ahora pareciera haberse resuelto el problema y, están llegando los productos de medio litro. Un hecho que nos llamó poderosamente la atención, mientras el medio litro de jugo de manzana, durazno o piña, costaba sobre los 07 Bs, el té de limón rondaba los Bs 10,00; será que estamos importando limón, fue la pregunta que nos llegó a la mente.
Fue en esa arepera, donde nos dimos cuenta de la importancia de ese proyecto en la garantía de alimentación a nuestro pueblo. Allí, mientras comíamos una arepa con su respectivo jugo de naranja, una pareja de abuelitos solicitaba una arepa y un litro de jugo; la abuelita más dinámica era la compradora, el abuelito ya en silla de ruedas. Compartían ambos su alimento, una arepa y un litro de jugo. La abuelita le decía al oído: “coma, que todavía no llega la pensión”. En ese instante, pudimos apreciar, en su verdadera dimensión humana, la importancia de este estratégico proyecto, nacido de la mano generosa del Comandante Infinito Hugo Chávez y el camarada Eduardo Samán. Hoy, la cosa fue diametralmente opuesta, mientras comíamos la arepa y el jugo, discutimos con el personal de esa arepera, quienes reclamaban al pueblo del por qué atravesaban la cinta amarilla. Les preguntamos sobre la disposición ministerial para tal medida y su respuesta no pudo ser más elocuente: ¿cuál ministerio, aquí no manda ningún ministerio?, como dejando entrever, que allí mandan son ellos y ellas. Este estratégico proyecto está de muerte lenta, corresponde al Ministerio de Alimentación, en cabeza del ministro Félix Osorio darnos cuenta a venezolanos y venezolanas del por qué, se está perdiendo este importantísimo legado que nos dejara el Comandante Infinito, Hugo Chávez Frías.

Caracas, 12-07-2013



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4266 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a169799.htmlCd0NV CAC = Y co = US