El caso Snowden y los pitiyanquis venezolanos

Edward Snowden se convirtió en noticia mundial, su decisión genera, de alguna u otra forma que la vieja Europa haga uno de los papelones más emblemáticos en materia del derecho internacional público, esa actuación fascista europea corrobora el odio y el desprecio que estos “seres superiores” sienten contra los pueblos latinoamericanos. La agresión a Evo Morales, en el más típico estilo fascista nos deja claro algo, la Europa se arrodilla ante la bota yanqui sin siquiera “guardar las formas”.

En lo que respecta a Venezuela, como país soberano toma una decisión asistida por el derecho internacional, evidentemente Snowden es objeto de una terrible persecución, de ello no hay duda…que se presione a un presidente que goza de inmunidad da muestras fehacientes de lo que son capaces de hacer los serviles gobiernos europeos en un momento de desesperación imperialista. Ya el presidente Maduro anunció que lo de Snowden pareciera ser la punta del iceberg de un conjunto de jóvenes que seguramente llegaron a la CIA henchidos de patriotismo y se encontraron con un estado criminal que es capaz de ejecutar a cualquiera que sea “peligroso” a sus intereses de dominación, espiar y realizar todo tipo de actos ilegales. A ese grupo de jóvenes seguramente pertenece Snowden.

Las tareas imperialistas en materia de ilegalidad con sus servicios de inteligencia no es nuevo, nuestra patria tiene un historial al respecto: el financiamiento a grupos opositores para crear condiciones propicias y atentar contra la revolución bolivariana no es poca cosa, ya Bolívar lo advertía, Chávez nos enseñó hasta la saciedad de lo que son capaces en el pentágono con tal de someter a los pueblos y robarles sus riquezas, porque para eso se convierten en gendarmes mundiales, no importa que su economía se dilapide y derrumbe, lo que importa para ellos es cumplirle a las trasnacionales del planeta que se robaron las riquezas del mismo.

Los servicios de inteligencia estadounidenses siempre han estado al margen de la ilegalidad, la legalidad la usan cuando les conviene, son un estado forajido realmente, capaces de asesinar y torturar incluso a su propia gente cuando “se salen del redil” criminal, son una especie de mafia que cuando uno de los suyos desacata las órdenes es perseguido y acosado como Snowden.

Lo tragicómico de todo esto es la posición que sostienen algunos opositores venezolanos, ellos se suman al coro pro yanqui, el de llamar traidor a la patria, claro, muy en el fondo ellos se sienten parte de “la patria” estadounidense, que por cierto, quienes la dirigen hablan de patriotismo pero no saben lo que es patria, al menos su gobierno, el cual es manejado por las grandes empresas trasnacionales con la voracidad neoliberal que las caracteriza en nombre de “la libertad, el bienestar y la paz”.

Snowden de la noche a la mañana se hizo enemigo del sistema imperialista por haber dicho la verdad; todos sabemos del espionaje imperialista en todo el mundo, pero decírselo en sus propias narices a los europeos es una bofetada a la prepotencia colonialista que la desnuda como los cachorros del imperio, sostenedores de un sistema que le destroza la economía y les lanza a la mendicidad a miles de jóvenes que hoy no ven el futuro en medio de la voracidad del sistema financiero internacional que acaban con los países para mantener sus privilegios.

Sin duda que este caso sacudirá a una juventud europea y estadounidense narcotizada con el control mediático del capitalismo mundial, la principal arma usada por el sistema capitalista para sobrevivir. Anteriormente el imperio hizo todo tipo de maniobras; asesinó gente, los cuadros claves, compró a otros; ahora no es que no lo haga, pero el uso de la tecnología y la ciencia es aprovechada para conquistar las mentes de millones de personas a través del manejo privilegiado de información. Sin duda el capitalismo imperialista ha superado etapas, la guerra de Viet Nam significó un desprestigio a lo interno de EEUU que puso en riesgo su hegemonía, de allí que el imperio recurrió a mecanismos “más eficientes” y sutiles, el manejo de todo tipo de información que les permita adelantarse a controlar cualquier insurrección, no obstante, las insurrecciones siguen aconteciendo y el caso de este joven Snowden demuestra que si es posible que lo humano se sobreponga a la bestia que representa el capitalismo.

El ofrecimiento de asilo por parte de Venezuela no es otra cosa que actuar en consecuencia a lo que pregonamos, somos un país respetuoso de los derechos humanos, defensores de éstos y actuamos de manera coherente con estos principios, Snowden está amenazado nada más y nada menos que por la mayor potencia militar del planeta, eso no es poca cosa.

Ya veremos a los pitiyanquis venezolanos saltar y llorar, entre otras cosas porque si este Snowden sabe algo de ellos seguramente lo hará público, esto vendrá a corroborar lo que el gobierno revolucionario ha venido denunciando permanentemente, la injerencia imperialista en nuestra política y algo más grave, los atentados que le hicieron al comandante Chávez que dieron al traste con su vida. Pocos se creen sinceramente que lo de Chávez ocurrió como una simple enfermedad más, evolucionada de forma natural o por descuido del paciente, hay cosas que aunque no se prueben se sienten en el corazón, eso es algo que se siente en el corazón, al comandante lo asesinaron…llevará tiempo investigarlo, pero esa intuición de los pueblos no fallan.

Si los dueños de los pitiyanquis venezolanos están nerviosos, imaginemos los próximos días al majunche perdedor y su combo, la valeriana se agotará, es posible que organicen protestas para conseguir ese “vital” medicamento para quienes la verdad los persigue y los amenaza.

Lo más importante de todo este caso Snowden, además de demostrar que la mayoría de países Latinoamericanos ya no se dejan naricear por nadie, hecho demostrado con la agresión a Evo, es haber quitado de las fauces imperialistas a un joven estadounidense, seguramente con esta acción le estamos salvando la vida y el mundo conocerá de primera mano a lo que son sometidos centenares de jóvenes estadounidenses que se enrolan en sus servicios de inteligencia seguros de contribuir con su patria, los hechos les demuestra que simplemente se convierten en máquinas del crimen, capaces de matar para satisfacer a sus amos…Nadie puede negar la valentía de este joven, su determinación, ahora tendrá que enfrentar a la basura mediática internacional imperialista que lo menos que lo catalogará será de loco.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2747 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor