Sentir Bolivariano

Independencia y revolución

Se me hace casi imposible, iniciar estos artículos sin antes hacer referencia al Gigante de estos tiempos, al Comandante Eterno, Hugo Chávez Frías, porque gracias a él, hoy hemos rescatado el bien más preciado: Nuestra Independencia. Tocado profundamente por el intachable discurso de nuestro canciller, Elías Jaua, quien fue orador de orden en la sesión solemne de la Asamblea Nacional, en conmemoración a los 202 años de uno de los momentos memorables de esta nación, en los inicios de nuestras luchas libertarias; y con la nostalgia y la fortaleza que me proporcionan las visitas al Cuartel de la Montaña, me siento motivado a hacer algunos comentarios sobre éste y otros temas circundantes que nos envuelven actualmente.

Decía el camarada Elías Jaua en sus palabras de este 5 de Julio, desde el podio de oradores: “la era bicentenaria nos ofrece una oportunidad para repensar nuestra historia, nuestra memoria colectiva desde el punto de vista de lo que pudiéramos llamar nuestra tradición de los oprimidos. Desde esa tradición, la historia no es tan solo un asunto de archivos, bibliotecas y academias, es también la larga lucha de los pueblos por su liberación definitiva”.

Hugo Chávez, junto a esta generación revolucionaria que, si colocamos como referencia el 4F-92; ya pasa dos décadas, se encargó de despertar la conciencia de un pueblo reprimido y adormecido por los gobiernos de la 4ta Republica. Hoy seguimos profundizando esa conciencia, hemos trascendido esos viejos archivos y libros de historia manipulada; y cotidianamente podemos ver a la mujer obrera, al carpintero, al agricultor, al vendedor, a la ama de casa, en fin, al pueblo mismo, discutir con mucha propiedad sobre el momento histórico en el que nos encontramos, sabiendo de dónde venimos y con la esperanza cierta de que su aporte diario a este proceso bolivariano, nos hará llegar más temprano que tarde al punto de no retorno, a la irreversibilidad de la Revolución Bolivariana.

Este proceso bolivariano se ha encargado, en todos estos años, de ir apaciguando esa larga lucha de los pueblos por su liberación definitiva y con mayor fuerza desde que Hugo Chávez, por mandato de las mayorías, asumió la Presidencia de la Republica con un proyecto de Construcción Socialista. No por casualidad, la FAO recientemente nos reconoció nuestros esfuerzos por la lucha contra el hambre y la pobreza. De cada 100 venezolanos 80 no son pobres. En la cuarta esos números eran al revés. Tenemos una matrícula estudiantil que nos ubica como el 5to. país con más niños y jóvenes en aulas de clases. Tenemos deporte, educación, cultura, proyectos a granel y las ganas incansables de seguir luchando por esta tierra, nuestra patria soberana; muy a pesar de los traspiés conseguidos en este camino: golpes de estado, guerras económicas, saboteos eléctricos y alimenticios; en definitiva, conspiraciones fascistas de todo tipo, entre tantas pretensiones imperiales que se solapan en apátridas que preferirían ver pasear tanques norteamericanos por nuestras calles reprimiendo a nuestro pueblo, en lugar de unirse al proyecto libertario al que estamos abocados la mayoría de los venezolanos y venezolanas.

Y es que el sueño de Bolívar, inspiración de nuestro Comandante Supremo, iba más allá de nuestras fronteras, es parte del gran legado que nos dejó a quienes amamos este país y este continente. La unión de los pueblos de nuestra América se puso a prueba recientemente, con el infame atentado contra el Presidente de Bolivia, Evo Morales, a su regreso de Moscú, tras haber participado en la Cumbre de países exportadores de gas. Sin duda alguna, el gobierno de Estados Unidos, hizo alarde de su dominación ante otros pueblos del mundo, logrando que Francia, Portugal, España e Italia impidieran que el avión presidencial de Bolivia sobrevolara sus espacios aéreos, por sospecha de llevar a bordo al joven estadounidense Edward Snowden, ex empleado de la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos, acusado de revelar planes de espionaje, ejecutados en otros países.
Clara advertencia esta de que el imperio no descansará en sus pretensiones de dominación. Sin embargo, el presidente Nicolás Maduro, en claro ejercicio de nuestra soberanía y en demostración de cómo ejercemos el principio humanista de Solidaridad Internacional; y como una manera de recordarle a las intenciones imperiales que “…hoy tenemos Patria, que nadie se equivoque…”, anunció la voluntad venezolana de brindarle asilo humanitario a este ciudadano.

Como siempre, la oposición venezolana, serviles, lacayos lo que han hecho es criticar sin fundamento alguno, el anuncio del Presidente Maduro. No se podía esperar menos. Pero esta acción, por sencilla que se viera, evidencia nuestra soberanía y libertad plena de ejercer lo que nos dicta nuestra conciencia. De alguna manera lo decía también Elías en su discurso: "La patria no la van a encontrar en los supermercados, ni en el baños de su casa. La patria, si se tiene, si se siente, se encuentra en lo más profundo del alma y conciencia de un pueblo”.

Y es nuestro deber, como revolucionarios y revolucionarias, seguir arando ese camino, en búsqueda de la concreción definitiva de nuestra independencia. Que tengamos márgenes infinitos para desarrollar todos nuestros sueños, en lo económico, en lo social, en lo político, en lo cultural…Nuestro comandante nos dejó esa tarea y no podemos defraudarlo…Está negado el fracaso para esta revolución: “… Debemos seguir creando las condiciones que hagan posible el deambular de Bolívar, Bolívar pueblo, pueblo bolivariano, robinsoniano y chavista que hoy lucha por seguir construyendo su destino en paz, con soberanía, independencia e igualdad”.

Chávez Vive…la lucha sigue…
Independencia y patria socialista
Viviremos y Venceremos

Barinas, 08 de julio de 2013


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2258 veces.



Adán Chávez Frías


Visite el perfil de Adán Chávez Frías para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: