Y hay pendejos que creen que el imperio es Disney World

Ya lo habíamos dicho en una oportunidad, los gringos se comportan ante el
mundo como lo hizo Europa entre los siglos XIV y XVIII. Las monarquías
europeas de aquel entonces se sintieron con el derecho de apropiarse de
los territorios y las riquezas de América, África y Asia y lo hicieron a
sangre fuego, esclavizando a los habitantes originarios de esas tierra y
lo que es peor exterminando a muchos de ellos.

En el siglo pasado los gringos fueron un poco más sutiles que la Europa
imperial, pero no por ellos menos efectivos en lo que al saqueo y la
pauperización de nuestros pueblos se refiere. Utilizando a unos hijos de
puta a quienes les garantizaron poder y una buena paga, si les servían
la patria y sus riquezas en bandeja de plata, saquearon toda la América
Latina.

Sin embargo, agonizando el siglo XX y a comienzos del siglo XXI su
práctica, como decíamos al principio de esta nota, se asemeja cada vez
más a la de aquella Europa que ni siquiera reconocía como humanos a los
nativos dueños verdaderos de nuestras tierras.

Por más que lo intentemos, no resulta sencillo conseguir diferencias
entre el proceder de aquella Europa que contaba con colonizadores,
corsarios, piratas y curas y el accionar de unos gringos que como en el
caso de Iraq, ya no guardan ni las formas.

Necesitaban el petróleo, otras riquezas y el control político de ese país
y simplemente lo tomaron a la fuerza. Que el argumento fuese falso y poco
creíble es precisamente la mejor demostración del desprecio que sienten
por la opinión pública y el orden jurídico internacional.

Ya dijimos que no hay gran diferencia en los procedimientos del imperio
gringo y los de la Europa de los siglos previos al XX, pero existe una
diferencia importante en lo que al control del poder mundial se refiere.
España, Portugal, Francia y otros tuvieron diferencias entre sí por el
control de territorios y riquezas en sus tiempos de conquistadores. Los
gringos tienen hoy el control de Europa, nadie les disputa el control de
la humanidad y nadie los obliga a por lo menos tener un mínimo de respeto
por los derechos de los demás y por la legislación internacional.

Allí está, como prueba de lo que afirmamos, la respuesta del presidente
gringo ante la reacción ofendida de Europa por el espionaje del que
fueron víctimas sus principales líderes… A nosotros también nos espían;
dijo Obama con descaro y sin mostrar una sola prueba de lo dicho.
Pero peor aún, y mejor demostración de servilismo, fue la reacción de
algunos países europeos que tragándose su supuesta dignidad ofendida y
violando todas las normas internacionales, sabotearon, por instrucciones
gringas, el viaje de un presidente latinoamericano con el argumento
infundado de que en su avión viajaba precisamente quien les había
alertado sobre el espionaje del que eran víctimas.

El mundo está en peligro. Ante los movimientos políticos y gobiernos que
se oponen a seguir siendo cipayos del imperio y apátridas bien pagados,
aquel ha reaccionado con salvaje saña y un irrespeto a la
institucionalidad que una vez promovió para ocultar sus verdaderas
motivaciones e intereses.

Es ante esta realidad que pesa toneladas, donde tiene mayor vigencia el
pensamiento de Hugo Chávez: “Ninguna revolución puede hacerse en
solitario, la unión de América Latina es vital e imprescindible para
garantizar su independencia y desarrollo”.

O hacemos que nuestros pueblos hagan suyo el ideal del Comandante
Supremos o retornaremos a la salvajada europea iniciada por Colón y su
séquito de malandros.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2624 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor