“Con las bases me resteo”

El órgano rector (CNE) en los combates electorales fijó el 8-D como fecha para un nuevo encuentro democrático. Una vez más los venezolanos nos daremos cita en las urnas electorales para elegir alcaldes y concejales.

Como es bien sabido, desde 1998 en adelante, el pueblo venezolano está políticamente polarizado en dos grandes segmentos, vale decir, chavismo vs oposición, y hasta ahora el comportamiento del electorado solo gira alrededor de ellos.

La oposición, a pesar de sus contrariedades internas, tiene desde hace más de un año a los candidatos que se disputarán los cargos municipales a elegir. A pesar que es posible que tengan que realizar algunos ajustes o que algunos precandidatos que no fueron favorecidos por el voto de sus militantes consideren que ahora cuentan con el respaldo para salir victoriosos, es necesario señalar que no están partiendo de cero, y por tanto, la tienen la tarea adelantada.

En el chavismo la tarea aún no ha comenzado, hasta ahora se desconoce quiénes serán sus abanderados; aun la Dirección Nacional del PSUV debate el método para la escogencia de sus candidatos, mientras tanto el tiempo pasa y obvian que en el campo electoral cada un minuto cuenta. Sin embargo, a comienzo del año habían anunciado que los seleccionarían a través de elecciones internas, y en el mes de febrero, las Unidades de Batallas postularon a los 18 militantes que irían a elecciones internas para ser los candidatos de la Revolución.

Pareciera que la Dirección Nacional (DN) estudia la posibilidad de cambiar el método de selección de sus candidatos, luego de haber anunciado previamente que la escogencia era por la base. Lo cierto es que el tiempo conspira contra ellos, porque posicionar una candidatura local no es tarea de un día.

Antes de tomar una decisión la DN debe evaluar las expectativas generadas en seno del chavismo, cuándo su militancia dio por hecho que iban a ser los protagonistas en la selección de los candidatos que los representarán en estas elecciones.

Lo cierto es que cualquier método de selección será controversial, y que la alta dirigencia del PSUV maneja indicadores más allá de los visibles, pero no es menos cierto que la militancia espera participar activamente en la selección de sus candidatos, y que una decisión distinta podría traer serios problemas internos. Más aun, cuando recuerdan la orden de su comandante Hugo Chávez “…Con las bases me resteo”.






Esta nota ha sido leída aproximadamente 1690 veces.



Jiuvant Huérfano


Visite el perfil de Jiuvant Huérfano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jiuvant Huérfano

Jiuvant Huérfano

Más artículos de este autor