Carola Chávez y su aparatico infernal

La verdad es que la vaina esta medio jodida, hay que tener mucho cuidado para abrir la boca, porque eso de que las palabras se las lleva el viento solo depende de quien haya lanzado las palabra (el que inventó esa frase no supo que en la práctica le pondrían: “Ciertas condiciones se aplican”); y más aún para escribir algo, también dependiendo de quién sea el “escribidor”.

A mí siempre me ha parecido la Carola Chávez genialmente genial, la verdad sea dicha; nunca deje de apurarme a salir de la oficina para subirme al carro; muchos pensarían que era mi calidad de padre abnegado que salía esmachetao a buscar a los niños al cole, lo cual tiene algo de verdad; pero la otra verdad era que apenas encendía el motor se escuchaba en la radio la voz del inigualable Augusto Hernández (QEPD) y la dulce y ocasionadora de risa Carola Chávez, que con su chispa genial sacaba sonrisas y risas con su forma única de desenmascarar a los del eterno carnaval de la mentira y la manipulación.

Igualmente a Carola hay que leerla pues nada más relajante que ponerle humor a la tragedia en la que viven algunos; ahora nos habla Carola de un “Aparatico infernal llamado revolucionometro” Esto del revolucionometro no es nuevo; existe desde que salió al aire la Revolución y fue aplicado al que abrió el pico un grado más del ángulo permitido por el dueño o encargado de turno del aparato en cuestión.

Lo tuvieron (y aun lo tienen) en los consejos comunales, en los círculos, en los batallones, en los ministerios; hasta el mismo comandante tuvo el suyo.

Yo recuerdo que una vez (hace añossss) envié con un amigo, a alguien que era en ese momento presidente de un banco del estado una crítica sobre la “Banca Socialista” que me pedía tener casi dos veces lo que yo les estaba pidiendo para poder aprobarme un crédito; y su respuesta fue que de qué clase de Socialismo le hablaba, que con qué derecho hablaba yo de socialismo si aquí (en Venezuela) nadie sabía de eso pues no había experiencia; demás está decir que mi crédito fue engavetado y yo quede relegado por criticón.

Hoy la situación no ha cambiado mucho, entonces no es nada novedoso que el aparatico en cuestión siga funcionando; a Carola se le olvidó aclarar en su artículo que ese aparatico no es poderoso per se; es decir, no es como una pistola que sea quien sea quien dispare el daño al que este en frente será el mismo; no, este aparatico solo es poderoso si esta enchufado a una buena fuente de poder. Es decir si quien aprieta el gatillo tiene suficiente poder para ocasionar daño.

Es decir si Oscar Jiménez, por ejemplo tuviera un aparatico de esos solo le serviría para dar risa; quizás porque produzca cosquillas; pero si quien tiene el aparatico es parte de la directiva del partido o es un alcalde, gobernador o ministro la cosa es diferente.

Yo, por mi parte, creo en la crítica productiva como creadora de bases solidadas y una sola cosa le pido a Nicolás y es que mantenga el camino hacia el Socialismo, en lo que eso significa no en el nombre. Que lo haga a su estilo, con sus decisiones, a su forma pero hacia lo que el concepto de socialismo indica.

Ya han pasado catorce años y es mucho lo que hemos avanzado. En un mundo rodeado de capitalistas por todas partes no es fácil implantar el socialismo como forma de vida, pero hay que hacerlo o desaparecerá la raza humana más rápido de lo que le corresponde en el inevitable ciclo de la vida.

El Socialismo teórico empieza por el dominio total del estado sobre los medios de producción; no puede haber economía socialista si la producción de bienes y servicios está en manos privadas; eso es el socialismo teórico; pero si eso no es posible entonces no nos engañemos hagamos otra cosa; no podemos cambiar tomando para este desafío de cambio premisas antiguas, busquemos la formula; quizás el Bolivarianismo sea una, quizás el Chavismo sea otra, pero hagámoslo real, con la adecuación necesaria al tiempo que vivimos; busquemos la fórmula que nos lleve a lograrla mayor suma de felicidad posible.

El primer deber de nosotros los soldados de esta revolución es mantenernos unidos en un solo bloque; resaltando todo lo positivo y discutiendo lo negativo sin que necesariamente sea un ataque, como los que estamos viendo (leyendo).

Nicolás Maduro puede lograr el éxito en la encomienda que el comandante Chávez le dejó, pero eso pasa por que nosotros estemos en la capacidad de seguir la parte que se nos comisionó a nosotros cuando por orden directa, en su última proclama el comandante Chávez nos pidió elegir a Nicolás Maduro como su sucesor; de nada serviría que obedezcamos como lo hicimos la mayoría, afortunadamente, si ahora no vamos a seguir la parte que nos toca de cerrar las filas alrededor del Presidente y dejar la criticadera sin sentido y sin oficio.

Ojala los que tienen la posibilidad de tener un aparatico de esos y más allá los que los tienen bien conectados los apaguen por ahora y se miren en el espejo de la conciencia, porque cada quien sabe quién es en lo interior; bueno ojala los que tiene ese aparatico lo usen para sí y ayuden a la unión de Todos los que seguimos soñando con el socialismo posible.

En cuanto a los “escribidores anti todo que sea que hace el gobierno” y que ya parecen más oposición que otra cosa mi mensaje, desprovisto de aparatos de ningún tipo es que quienes quieran fama y poder que manden sus currículos para los periódicos opositores o cadenas de Tv internacional que seguramente ahí tendrán la tribuna que desean; aquí no, aquí lo que necesitamos hoy más que nunca es Unidad y apoyo al recién electo Presidente; quien está aprendiendo a serlo al mismo tiempo que nosotros estamos aprendiendo a vivir sin Chávez.

Que la lucha no se pierda; unidad, unidad, unidad o la anarquía nos devorará (Simón Bolívar) Unidad, unidad revolucionaria o no tendremos Patria (Hugo Chávez)

Patria Socialista, O Muerte!. Venceremos.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3367 veces.



Oscar Jiménez


Visite el perfil de Oscar Jiménez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: