La eficiencia, es como la estela del bote en el agua, cuando todos remen en la misma dirección

Los costos de la guerra durante el proceso de independencia en Venezuela, incluyeron pérdida de vida, infraestructuras, estructuras, culturas, iniciativas de desarrollo, por hambre y por enfermedades. Aunque se sabe quién es el responsable, no se responsabiliza y por ende no asume el daño. Se creó centros poblacionales bajo control y producción de productos naturales para satisfacer las necesidades internas y foráneas. Esto obligó inicialmente a poblaciones que seguían los dictados foráneos y otros que defendían la patria. Una vez sellada la independencia de Venezuela, fueron muchos los familiares de los patriotas que se aprovecharon de las circunstancias y amasaron fortuna y con el tiempo, han conformado familias terratenientes y se unieron con los que pudieron conservar la riqueza propia del trabajo y otros incluyeron la explotación del natural. Son los que mayoritariamente conforman una minoría y son los que se resisten a los nuevos vientos de distribución de riquezas.

Quizás el temor de perderlo todo, pudiese justificar ciertas actitudes. Sin embargo, existe otra minoría de origen humilde, formado en las Universidades Publicas del país, que mandan o van a los Mercales, Pdvales, y disfruta de otra forma de las diferentes misiones. Que se mimetizan como Oligarcas y cuentan con las facilidades para que se le entreviste en la televisión. Recientemente uno de ellos, profesional y diputado en la actualidad. Hablaba sobre los problemas del país, como si fuera alguien preocupado por los incluidos; reclama por los afectados, con clara intencionalidad. Unas de las preguntas que llama la atención, es una opinión sobre el precio del pollo. Hizo referencias de un ama de casa, que le preguntaba las razones por el cual en el mercado se vendía el pollo en 31 y 35 bolívares el kilo. Y estaba regulado a 18 Bs el kilo. Justificaba el sobreprecio, enumerando las dificultades que se le presentan al empresario durante el proceso, sin indicar el manejo inadecuado de la divisa, el acaparamiento y sin pensar en la concomitancia política.

Esto lleva a reflexionar sobre la minoría que trabaja y que siempre han trabajado y no se meten en política; y siempre le va bien y ahora son más rico. Pero existe una minoría de origen humilde que han subido por la escalera que lo han llevado a la visibilidad pública, en los acontecimientos del país; unos dispuestos por ciertos intereses y otros manejados. Ocultan la procedencia y hablan a veces cambiando el dialecto; como si son rico de cuna y con el derecho de defender lo que no le pertenece, con la finalidad de que se le confundan con una clase privilegiada. Sin tener conciencia, que al tratar de borrar la vinculación ontológica, pierde la dirección de un objetivo de vida y pierde el futuro.

Según la Ley de Contrarios, la existencia de uno implica la existencia de los otros, dentro de unidades contradictorias. Es tiempo de internalizar voluntariamente, desde el punto de vista humanista, la parte contradictoria en el camino hacia la verdad, es de mayor magnitud y positiva. Mientras que la parte en el camino de la Falsabilidad, es de menor magnitud y negativa. Esto lleva a reflexionar, sobre las causas que originan que individualidades minoritaria elijan el camino de la Falsabilidad y que una grupo apreciable le sigan, con el solo pretexto de decir y hacer lo que otro dicen, por el solo hecho de diferenciarse y creer que ciertas acumulación de recursos, lo califican para pertenecer al grupo de la clase dominante.

La magnitud de la fuerza social en el camino de la verdad para lograr un objetivo real sensible y la magnitud en el camino de la falsabilidad, varían en magnitud con diferentes polaridad. Si el primero es mayor que el segundo, se logra el objetivo con deficiencias; el país avanza con lentitud. Si es contrario, se destruye el objetivo con pérdidas apreciables; el país se atrasa. Se puede inferir, que con ese comportamiento las fuerzas sociales interviniente, lo que buscan es destruirse. Si se hace un análisis vectorial de ambas fuerzas, solo vinculado en el mismo origen y en la misma dirección el todo, que es el País, es superior a la suma de las partes. De igual manera se observa, cuando se maneja un bote y todos reman en la misma dirección. Es el camino de la Eficiencia.

Se ha visto y escuchado a quienes el autor consideran líderes de alto nivel, hablar sobre lo común y las diferencias, en el manejo de los recursos naturales. Que se puede proyectar en las contiendas políticas internas de cualquier país. Discutir, sobre los intereses comunes con el mismo origen que le pertenece y en la dirección concertada, mientras las diferencias dialogar y negociar. Porque las distracciones políticas que se proyectan, le cuesta una gran suma de dinero y de esfuerzos a la nación y más si involucra pérdida de vida.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1078 veces.



Basilio Lezama


Visite el perfil de Basilio Lezama para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: