Declaraciones Ligeras

El gobierno necesita descontaminar el debate político-ideológico que sostiene con la oposición, si tiene previsto cumplir con la propuesta presentada por comandante Hugo Chávez y refrendado por el actual presidente Nicolás Maduro ante el pueblo. Si fallasen, en la descontaminación perderán la batalla y, desaparecerán del espectro político como los dirigentes más ineficientes, despilfarradores y torpes de la segunda década del siglo XXI.

Para ello el ciudadano debe sentir que los problemas cotidianos se están atendiendo correctamente, sin mayores contratiempos ni esfuerzo, por ejemplo, que tengan en la despensa los productos que consumen, o en el baño algo más que agua y, el periódico.

Es probable que exista una campaña mediática para debilitar la gestión del gobierno, pero la misma, tiene asidero en los problemas que aquejan a los venezolanos diariamente. Al no encontrar en los anaqueles el producto que buscan, o tener que hacer largas colas para adquirirlos, se suman automáticamente a la matriz de opinión que busca deslegitimar al gobierno.

No atacar con prontitud contribuirá a crear una burbuja de opinión perversa, que pondrá al Gobierno Bolivariano contra la pared, y que fue uno de los factores que influyó significativamente en el comportamiento electoral del 14-A.

No está solo en las manos del pueblo atacar con fuerza y eficiencia, el desabastecimiento, la escasez, el acaparamiento o el sabotaje empresarial. La mayor responsabilidad la tiene el Gobierno que debe asumir las tareas con gallardía, temple y firmeza, para cumplir con unos de los principios básicos para los cuales fue electo. Por tanto, cacarear sabotaje en la gestión, es exponerse ante la opinión pública que espera que el Gobierno se amarre el cinturón y, ejerza la autoridad que le confiere la ley.

Hay que evitar declaraciones ligeras para no contribuir a robustecer la matriz de opinión negativa que se ha sembrado contra el gobierno.

Anunciar que “el Gobierno importará 50 millones de rollos de papel higiénico”, no solo muestra una debilidad en la gestión, sino que se degrada el ejercicio de la función pública. Quizás deban importarse, pero es contraproducente hacer de un simple acto administrativo, un hecho heroico, porque deja mucho que decir del Gobierno.

Es posible que la intención sea transmitir a la psique corporal tranquilidad, pero deja ver un problema de salubridad pública.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1440 veces.



Jiuvant Huérfano


Visite el perfil de Jiuvant Huérfano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jiuvant Huérfano

Jiuvant Huérfano

Más artículos de este autor