El chavismo: revolución espiritual de dimensiones mundiales

Desde muy dentro de Chávez emanaba un ímpetu Serpentino de tanto poder y trascendencia, que le bastaron apenas 14 años para romper con oscuros paradigmas que por más de 200 años se habían adueñado de la conciencia de los venezolanos.

Chávez, intuitivamente sabía de ese oculto poder subyacente en todos los venezolanos (y verbigracia todos los seres) y en ello puso todo su empeño para que brillaran de nuevo en todo su esplendor. De modo, que no bastaba con saber que existía ese velado poder sino que había que revestirse de una coraza moral de acero para activar esos códigos y hacerlos brillar de nuevo. En el devenir político de la Venezuela de ayer se fue tejiendo una falsa democracia representativa con líderes y gobernantes inescrupulosos y sin principios éticos, que hizo posible que esos códigos morales menguaran y cayeran indefectiblemente en el foso de la historia. Es paradójico que, con tanto petróleo nos hicieron ver que éramos ricos, pero solo unos pocos disfrutaban y tenían acceso a esa riqueza. Y los demás, o sea la mayoría de los venezolanos, disfrutaban de las migajas y sólo eran unos negativos a los que se les había cercenado su conciencia.

En fin, Chávez desde 1992 sabía qué era lo que había que hacer y sabía que un proyecto social con la participación y protagonismo del pueblo, no era cuestión de pelear contra el estatus quo ni contra fuerzas oligarcas. No, Chávez sabía que era un problema de vida, en el que había que jugársela a todo o nada. Dado que el problema de penetración y dominación diseñado por el modelo capitalista con el apoyo de sumisos lacayos, fue y sigue siendo tan sutil y de tanta penetración y fuerza en los pueblos Latinoamericanos que sigue haciendo daño en los estratos sociales más débiles. Ya que ese mal una vez declarado en el pueblo como carcinoma de dominación capitalista, la cura de ese mal consistía en enfrentarlo y atacarlo con dureza y contundencia. Y es de allí de donde derivaba la dureza con que actuaba Chávez en contra de esos males capitalistas imperiales, que por tantos siglos se adueñaron de todo sin importar la soberanía y el daño social que causaban, arruinando y diezmando a su paso a muchos pueblos en el mundo.

El poder de ese carcinoma capitalista con bombardeo audiovisual, escrito y radial durante 365 día al año, con sibilina ponzoña y siembra de falsos valores hizo brotar como la mala hierba la corrupción, el individualismo, pérdida de valores patrios y sentido de pertenencia, y pérdida de soberanía, exclusión, dependencia, ausencia de valores humanos, etc.

¿Qué hizo Chávez para atacar al enfermo terminal? Chávez, como primer paso comenzó por imbuirse de los valores indigenistas y gestas libertarias de nuestros próceres, se ungió e hizo suyo el legado de Simón Bolívar y se apropio de las heroicas andanzas de latinoamericanistas, que en paralelo con Bolívar, tuvieron destacada actuación por la liberación de sus pueblos de la Patria Grande. Y en esa misma medida, Chávez, se lo fue insuflando al pueblo con su ejemplo y buen proceder desde que comenzó con aquel "por ahora" hasta el día en que nos lo quitaron, 5 de marzo 2013.

Después comenzó por hacer una nueva Constitución que en consulta con el pueblo fue aprobada. Y con esa nueva constitución y con unos nuevos códigos morales hizo posible que el pueblo de a pie se empoderara y dignificará su vida con más educación, más salud, más participación, más protagonismo, más cultura, más alimentación, más democracia, más inclusión, más igualdad, y más y mejor distribución de la riqueza. En fin, hacer que el pueblo disfrutara de la mayor suma de felicidad posible.

Chávez logró que el empoderamiento y la dignificación en el pueblo de a pie, más el despertar en ese pueblo de fuertes raíces libertarias que permanecieron narcotizadas y olvidadas por muchos siglos, irradiara de nuevo con mucho vigor en la patria y se propago extra fronteras hasta los mismos confines de la Madre Patria Latinoamérica. Ello hizo temblar de miedo y pavor al menguado modelo capitalista imperial norteamericano y, allende, los pueblos europeos.

Chávez logró que el pueblo con ese empoderamiento y bajo una verdadera democracia con inclusión, participativa y protagónica, luchara por sus reivindicaciones sociales y derechos fundamentales. Esas conquistas, en 200 años, a excepción de las gestas heroicas del Libertador Simón Bolívar no la había logrado ningún gobernante venezolano. Nunca, nunca esos lacayos gobernantes, por miedo y a falta de cojones, se atrevieron a dar los pasos necesarios para redimir y hacer lo que hizo Chávez; conseguir que se pusiera en marcha la segunda Independencia de Venezuela.

¿Cuál era la magia de Chávez para irradiar tanta fuerza espiritual y tanto Poder Serpentino?

¿Quiso Chávez que su propuesta revolucionaria Socialista Bolivariana Siglo XXI, con un estilo de gobierno diametralmente opuesto a las viejas estructuras y gobernando con el pueblo cívico-militar en abierto antagonismo al modelo representativo, fuese considerada como el semillero o el comienzo de una revolución espiritual de dimensiones mundiales?

Chávez, desde que dio sus primeros pininos en política lo hizo bajo un solo objetivo: hablarle al pueblo con la verdad y sin media tintas. Eso le hizo creíble porque no había ambigüedad en su hablar o discurso. Se comunicaba con el pueblo o con los pueblos del mundo con un verbo tan rectilíneo como la línea que, en matemáticas, define la recta entre dos puntos. Le trasmitió al pueblo desde la lingüística de la verdad y desde una perspectiva que hizo revolucionar la conciencia colectiva, el despertar espiritual de esas conciencias; para que como fundamento filosófico se concibiera y tomara fuerza el proyecto Socialista Bolivariano Siglo XXI, o la versión de un socialismo democrático, humanista y bolivariano. Su pensamiento era un misil dirigido al futuro, siempre navegando en un inmenso caudal de amor. Nunca perdió el rumbo.

Chávez supo interpretar la biunívoca interrelación entre lo que es y significa la política y entre lo que es y significa una revolución espiritual de conciencia. Supo interpretar lo que necesitaba el pueblo y cómo nutrir ese adormecido poder que en el pueblo no se manifestaba desde tiempos ancestrales. De modo, que la magia de Chávez no consistió en inventar o innovar, no. Su magia, per sé, se debía a que su nivel de conciencia que era fuera de lo común (y connatural en todos los seres humanos) en él no era más que la manifestación de una elevada conciencia espiritual inmanente a su ser. Ello le allano el camino para comenzar con su trabajo y enfrentarse con todos los obstáculos, dificultades y oposiciones inherentes al estatus quo del momento (falsa democracia, iglesia, capitalismo a ultranza, orden instituido, antivalores, etc.)

Chávez sabía que el enemigo no era derrotable en 10 o 20 años. Pues, cambiar un modelo o alternativa viable al destructivo y "salvaje sistema capitalista", por otro que fuera la expresión clara de los objetivos del chavismo o Socialismo Bolivariano del Siglo XXI, no era cualquier cosa.

También sabía intuitivamente que en el ser humano hay un punto de inflexión o cabeceo de conciencia en el que no influyen de manera determinante los racionalistas, políticos, intelectuales o sabihondos religiosos. Por cuanto sólo había que alimentar al pueblo con nuevos paradigmas basados en la verdad y valores genuinos, de manera que éste con sentido común (sentido crítico, discernimiento, autocrítica) y con su innata intuición, fuese capaz de definir por sí mismo desde dentro y con su buen juicio y entendimiento, qué es lo conveniente y cuáles deben ser las debidas respuestas a los dinamizadores cambios que se operan en la sociedad. Y que sea el pueblo, también, el que se sienta capaz de manejar sus propios códigos y de darle respuestas sabias y oportunas a esos quiebres o cambios de paradigmas, que en su debido momento sus ciclos históricos ya no dan para más.

En Venezuela como en el resto del mundo está ocurriendo una real y verdadera revolución de conciencia espiritual, que bien puede etiquetarse como elevación colectiva de la conciencia de los pueblos. Chávez, con el peso moral y su pureza espiritual de aquilatadas dimensiones se hizo eco de esos códigos morales y supo interpretar esos cambios, y le imprimió el acelerador para que en Venezuela se produjeran los cambios de conciencia necesarios. Ya que si no se producía una real y verdadera revolución de la conciencia ciudadana llámese esta bolivariana, socialista, comunista, capitalista o cristiana; como contraparte, no era de esperarse halagüeños resultados que potenciaran una real y verdadera revolución (en conciencia) Socialista Bolivariana Siglo XXI, o revolución espiritual de dimensiones mundiales (...)

Desde que Chávez comenzó con el proyecto MBR 200 (Movimiento Bolivariano Revolucionario 200), después como MVR (Movimiento Quinta Republica) y luego perfeccionado como PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela), siempre tuvo en la mira a Jesús el Cristo, quien fue su inspiración como primer socialista en el mundo. Esa asociación no obedece en nada a la casualidad... Por cuanto del Maestro Jesús dicen los brahmanes, budistas y parsis hinduistas, quienes mantienen la respectiva tradición, referente a un joven Maestro extranjero que aparecido entre ellos enseñaba admirables verdades y levantó acérrima oposición de los sacerdotes de las religiones de India, Persia y el Tíbet. Y durante su estadía en India desde los 17 a 27 años, insistentemente enseñaba la "paternidad de Dios y la confraternidad de los hombres". Procuraba poner las fundamentales verdades ocultas al nivel de la mentalidad de las masas populares, que con la observancia de extensos formulismos y presumidas ceremonias habían perdido el Espíritu de Verdad. Se dice que en la India se concitó las iras de los Brahmines mantenedores de la diferencia de castas. Moraba en las cabañas de los sudras, la casta inferior de aquel país, cuyas clases superiores le miraban desdeñosamente como un paria. Por doquier le tildaban los sacerdotes y gobernantes, de incendiario y subvertidor del establecido orden social. Era para ellos un agitador, un rebelde, un hereje, un anarquista, un hombre peligroso y por tanto indeseable. Jesús fue siempre amigo de los pobres y oprimidos y rechazaba a los soberbios y autoritarios. ¿No era eso acaso lo que predicaba y hacía Chávez por los más oprimidos, olvidados y excluidos? ¡Tamaña similitud, verdad!

Chávez, o el chavismo, no es más que un pueblo en efervescencia social que despertó del largo letargo en que fue sumido durante muchas décadas por falsos dirigentes y malos políticos de AD, Copey, URD y otros grupúsculos, que derivaron luego en el famoso Pacto de Punto Fijo, con excepción del PVC. Después se recogieron los partidos MUD bajo un mismo saco, que sumados todos ellos no llegan a más del 21% del electorado, y son ya conocidos por todos los venezolanos. De modo, que ese pueblo bajo la conducción de Hugo Chávez despertó y elevo en mucho el ideal de redención humana, bajo un proyecto político humanista de largo alcance.

En fin, la revolución socialista bolivariana emprendida por Chávez, como conductor y líder supremo que la dirigió y la hizo avanzar, en esencia tuvo como meta despertar la conciencia colectiva del pueblo, a fin de que con su lucha y protagonismo se rompieran los moldes de los viejos paradigmas que solo hicieron posible durante muchos años que se contrajeran los índices sociales y el desmesurado incremento de la pobreza, olvido, exclusión e injustica.

Nicolás Maduro es la continuación del legado que dejo Chávez y del movimiento histórico que inicio el 4F. El está preparado para llevar a cabo la tarea que le encomendó el Comandante Supremo el 8 de diciembre de 2012. Así como darle continuidad al proceso y enfrentar con pulso político y buen juicio el compromiso que tiene por delante. ¡¡Maduro, no vaciles en llevar adelante esa magna tarea puesto que en la vanguardia estamos los de a pie que somos millones!!

joseagaporam@gmail.com

@JOSEAGAPO


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1756 veces.



José Agapito Ramírez


Visite el perfil de José Agapito Ramírez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: