Independencia irreversible

El hecho de que a apenas semanas de la pérdida física del líder, de un inclemente sometimiento al pueblo a padecimientos en la adquisición de productos básicos, donde han coincidió la acción conspirativa y desestabilizadora de la derecha nacional e internacional y los grandes niveles de ineficiencia en la gestión de algunos ministerios e instituciones, y la guerra psicológica aplicada de forma abierta por medios de comunicación sobre grandes masas de la población, el glorioso pueblo del que somos parte haya decidido, en dura pelea electoral, continuar el camino de la Liberación Nacional señala, tal y como lo dijimos en octubre 2012, que aquí hay una decisión irreversible: la de ser independientes y soberanos.

Y esa decisión democrática, consciente y patriótica expresada en las pasadas elecciones del 14 de abril al elegir al primer presidente obrero de nuestro país, no ha podido ser empañada ni siquiera por los intentos de los sectores fascista de la oposición de desconocer los resultados electorales y causar una guerra civil, intentos que han sido reducidos y aislados por la acción del pueblo y de su gobierno y rechazadas incluso por sectores e individualidades de la propia oposición que niegan el camino de la violencia por estar demostrado que no les ha servido, en la historia reciente, para la consecución de sus objetivos políticos.

El pueblo venezolano quiere paz para seguir transitando el camino del progreso y la independencia, pero ese mismo pueblo, como todos los pueblos del mundo, ha sabido demostrar que cuando es llevado por los senderos de la violencia por parte de la burguesía también allí sabe dar la pelea; por eso es muy necesario incrementar los llamados de todas las fuerzas patrióticas y revolucionarías al aislamientos de los sectores que ejecutan el plan de la violencia que quiere imponer el imperialismo, lo cual en lo absoluto significa conciliación con la antihistoria que representa la derrotada MUD.

Hoy, más que nunca, necesitamos incrementar los niveles de movilización, vigilancia, debate, estudio y organización para la defensa de las conquistas populares y la decisión firme de decirle no al colonialismo.

Lo que el pueblo quiere

El pueblo quiere más revolución; es decir, incrementar la eficiencia y eficacia en la consecución de metas planteadas y materias pendientes que en buena medida hicieron posible el triunfo del Camarada Chávez en el año 1998: erradicación de la corrupción, superación de la miseria, derrota al burocratismo y la ineficiencia y todo esto se conjuga y se expresa en la superación revolucionaria del actual modelo económico capitalista por uno de tipo socialista.

Por eso nos parece muy adecuado y correcto desde la perspectiva revolucionaria, los anuncios del Presidente Nicolás Maduro en el sentido de ir al encuentro del pueblo organizado para escucharlo, para aceptar sus críticas y planteamientos en cada una de las regiones.

Y por esto mismo es que los comunistas decimos: el pueblo no puede ser acusado de traidor, en buena medida los sectores populares que se expresan electoralmente a favor de sus verdugos lo hacen utilizando el llamado “voto castigo” y esto debe superarse con formación político-ideológica pero especialmente con buenas gestiones de gobierno en todos los niveles.

La necesaria revisión para determinar fallas, presencia de saboteadores en las instituciones públicas, entre otras medidas, no puede hacerse sin la participación organizada de los trabajadores y las comunidades y debe ser garantía de correctivos necesarios para lo cual tampoco puede ser ejecutada por la burocracia oportunista.


edgarml79@gmail.com

Militante del PCV

@edgarmelendez79


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1561 veces.



Edgar Meléndez


Visite el perfil de Edgar Meléndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: