Pildoritas 71 (año VI)

Un líder negativo que merece todo el peso de la Ley

Millones nos preguntamos, hasta cuando seguirá la impunidad de un sujeto como el autor intelectual de 10 asesinatos, hasta ahora, de instalaciones hospitalarias, Urbanismos de la Gran Misión Vivienda, escuelas, casas del PSUV, asaltadas y asediadas, actuando con un terrible odio reflejado en su rostro, sin que quepa la menos duda bajo el efecto de los alucinógenos que consume, lo cual ya es público, notorio y comunicacional, que no ha desmentido porque no puede y de lo cual nos tendremos que enterar, sólo para confirmarlo, cuando la autoridad en este país proceda a derecho, al someterlo a la justicia y entre otras cosas, ordenarle un examen toxicológico, para así darle al pueblo un explicación causal de una de las razones que han impulsado a actuar con la irresponsabilidad con que este personaje ha actuado, sin medir las consecuencias, algo propio de quienes usan drogas prohibidas.

Es doloroso y vergonzoso que este país glorioso, que ha parido héroes de talla continental y mundial, que ha logrado proyectarse a través de conquistas internacionales en el deporte y por qué no decirlo, con mujeres que han conquistado trofeos como las más bellas del mundo, que ha logrado la unión de todos los países de nuestra América, sin el imperio, en un organismos como la CELAC, que ha cristalizado el sueño de nuestro Libertador, que hace 11 años derrotó una terrible conspiración que por sólo 48 horas acabó con la democracia, que ha logrado conquistas sociales inocultables para los pobres, visibilizándolos como nunca antes, que llevó adelante una Revolución pacífica (pero no desarmada), que pudo lograr lo que parecía imposible, como fue permitir que el pueblo elaborara y aprobara su propia constitución, que ha cumplido prematuramente la mayoría de las metas del milenio entre muchos e innumerables logros reconocidos en amplios núcleos sociales del mundo, es también bochornoso ver como un desquiciado proyecta una imagen tan negativa de nuestro país, con la connivencia y la complicidad de la mayoría de los medios nacionales e internacionales, que se prestan para que pueda seguir latente el peligro de la reanudación de acciones terribles como las que por culpa de un sujeto que no se resigna a una derrota, hemos tenido que registrar con saldo de muertos, por cierto invisibilizados por él y las mafias mediáticas que lo lanzaron por el camino de la confrontación y la violencia y que no van a parar en mantenerla, pues lo que intentan es que aquí se repita lo de Libia e Irak y otros países y lo que ahora mismo está en pleno desarrollo en Siria.

Lamentablemente eso es lo que tenemos en la acera de enfrente, un sector de la población que pareciera contagiado por lo mismo que consume el que han escogido como líder, a falta de alguien que los hay en las filas opositoras, con mente cuerda e inteligencia despejada, con sus neuronas completas para no desvariar como lo hace este individuo, quien no ha podido desmentir que fue un pésimo estudiante, que fue encontrado en la vía pública cometiendo actos inmorales, que posee un apartamento de 5 millones de dólares en NY, que falsificó documentos militares para colocarlos en la red, lo cual nos hace pensar que, como quedó demostrado, tiene una asignatura sin aprobar, lo cual seguramente le llevó a falsificar su titulo de abogado para realizar un supuesto postgrado en el exterior cosa que no ha podido probar, lo que podría hacer fácilmente, publicando los documentos que lo acrediten, pero no lo hace, un sujeto que demostró durante dos campañas, para dos derrotas, en menos de seis meses, que desconoce nuestra geografía, y no se diga nuestra historia, que no pudo responder qué libro estaba leyendo, porque a todas, luces se nota que no lee.

Es la semblanza de un hijito de papi y mami a quien lo vistieron de político, le compraron un curul, cosa muy fácil y muy común en la cuarta república, sin mirar su doble vida, de frecuente y asiduo noctambulo en las discotecas más exclusivas del Este de la capital, escenarios ideales para adquirir mala mañas que no ha podido superar, con sus motos de alta cilindrada, sus lujos y su desconocimiento de las carencias de los pobres de este país hacia quienes no oculta su desprecio.

Por ello quienes están en la obligación de proceder a hacer justicia, no tienen otra salida sino la de aplicarle, a quien ha hecho merecimientos de sobra para recibir el más ejemplarizante castigo, todo el peso de la Ley, de lo contrario lo que estarían haciendo sería cohonestar una conducta criminal innegable, por parte de un tipo icono de la irresponsabilidad más grande que hemos podido presenciar en este país, por parte de alguien que circunstancialmente ha llegado a detentar un liderazgo muy bien llamado negativo por la Ministra de asuntos penitenciarios.-

saulmolina2006@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1926 veces.



Saúl Molina Z


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: