Presidente Maduro: revalúe el bolívar para golpear duramente al dólar paralelo especulativo!

Este artículo está dirigido al Presidente Electo de la República Bolivariana de Venezuela Nicolás Maduro Moros, a quién felicitamos por su victoria en las urnas del día de ayer.   Después de oír su proclama en el cierre de campaña del pasado 11-04-2013 donde ratificó su compromiso de convertir a Venezuela en un país potencia en lo social, lo económico y lo político dentro de la Gran Potencia Naciente de América Latina y el Caribe, que garanticen la conformación de una zona de paz en Nuestra América.  Para que este legado del nuestro Comandante Hugo Chávez llegue a tener éxito, tengo a bien hacerle la siguiente propuesta para contrarrestar la guerra financiera imperial contra Venezuela, centrada especialmente en nuestra moneda.  Esta propuesta persigue acabar con la especulación del dólar paralelo y así frenar la conspiración financiera que ha perseguido devaluar  nuestro signo monetario a pesar de ser  la principal reserva petrolera y gasífera del planeta. 

“Permitidme fabricar y controlar el dinero de una nación, y ya no me importa quienes sean sus gobernantes” dijo Rothschild.

“Quienes controlan el crédito de una nación, no sólo dirigen la política de su gobierno, sino que también tienen en sus manos el destino del pueblo” Esto lo dijo Reginald McKenna, miembro de la Cámara de los Comunes, en discurso de enero de 1924 en el Midland Bank.

Indudablemente una vía colonizadora de EEUU es y ha sido devaluando la moneda y controlando los intereses activos de cada país. La expansión de EEUU en Latinoamérica ha sido instrumentada por imposición de la economía neoliberal y especialmente tratando de someternos como mercado comprador de sus productos de manera cautiva a través del ALCA o tratado de libre comercio para las Américas afortunadamente ya derrotado por el Presidente Chávez. El control del crédito, los intereses y las devaluaciones lo han implementado a través de los Bancos Centrales de cada país, los cuales han sido organizados, manejados y controlados por personal adiestrado en las técnicas tecnocráticas neoliberales. Las escuelas de economía de nuestras universidades, sus diseños curriculares han provenido de las similares Escuelas de Economía de los EEUU a través de acuerdos e intercambios educativos. 

En Venezuela nuestra moneda (el bolívar) ha sido blanco de la guerra financiera imperial con la política devaluacionista desde 1983,  cuando el extinto Presidente Luis Herrera Campins devaluó el bolivar de 4,30 bolívares por dólar estadounidense a la libre flotación. Esto ocasionó una inmensa fuga de capitales para así crear una perniciosa fuente de ingresos por las devaluaciones sucesivas del bolívar, a los grandes capitales bancarios quienes se enriquecieron sacando y trayendo dólares en una especie de centrífuga que produjo ingentes cantidades de bolívares para los bancos y accionistas que capitalizaron esos dineros en inversiones nacionales e internacionales personalistas.  Eso llevó a devaluar el bolívar el 50.000 por ciento porque llevaron el bolívar de 4,30 por dólar a 2150 bolívares por dólar en 2004. 

Según el economista Manuel Martínez, las devaluaciones realizadas que no se corresponden a los ingentes flujos de la divisa petrolera, independientemente de supuestos arreglos contables que sólo microeconómicamente buscan resolver problemas macroeconómicos, es decir, tomando sólo en cuenta la visión parcializada del mercado.  Esta visión monetarista es la que explica cómo puede devaluarse una moneda que a todas luces gana terreno y competitividad sobre la devaluada divisa del Norte.  Ese empobrecimiento del bolívar se traduce en la creación de dinero inorgánico porque los excedentes cambiarios que reciben el Estado y los que acumula para sí el BCV necesariamente tienen que concretarse físicamente con nuevas ediciones de dinero capaces de financiar la automática subida de precios que representa la devaluación  Es cierto que PDVSA y el Estado comprarían dólares con bolívares que ya están circulando, y pareciera que el volumen del circulante permanecería constante, y que no supondría inducciones inflacionarias, pero esta es sólo una visión estrecha y microeconómica distante del global, El consumidor general (el trabajador) tendrá que echan mano de sus ahorros, si acaso los tiene. Este es un irrefutable indicador de que sus salarios actuales le resultan insuficientes frente a los nuevos precios inflados debido a la devaluación.

Afortunadamente el Presidente Chávez mantuvo el cambio fijo durante varios años, evitando así esa política de enriquecimiento por devaluaciones a los bancos quienes poseen grandes capitales. No obstante eso, el pueblo venezolano sufrió las inflaciones ocasionadas por esas maxidevaluaciones de nuestra moneda, que han colocado a Venezuela como líder en Suramérica en la inflación anual, que nunca ha bajado del 20%.    Para ello Presidente Maduro, le propongo REVALUAR el bolívar.  Pero revaluar la moneda, para los neoliberales y economistas de la escuela de Chicago en Venezuela lo llaman locura.  Por esa razón revaluar es una medida valiente verdaderamente revolucionaria y beneficiosa para el pueblo venezolano. 

¿Cómo se debe revaluar el bolívar sin crear traumas?  Siempre habrá traumas cuando se revalúa el bolívar.  La única revaluación ocurrida en Venezuela fue cuando gobernaba López Contreras (1935-1941) cuando llevó el bolívar de 3,90 a 3,35 bolívares por dólar.  Esa revaluación fue combatida por los EEUU especialmente cuando el Presidente Medina Angarita aprobó la Ley petrolera del 50-50 (fifty-fifty) en la cual el beneficio petrolero se distribuía mitad y mitad entre las compañías petroleras y el gobierno venezolano.  Eso no gustó a los gringos y por eso tumbaron a Medina en 1945 para colocar una Junta de Gobierno presidida por Betancourt hasta 1948 cundo hubo elecciones y ganó Gallegos. Durante 22 años se mantuvo el cambio de 3,35 bolívares por dólar hasta el 2do gobierno de Betancourt (1969-1964) cuando devaluó el bolívar a 4,30 por dólar.  Así prosiguió 23 años sin cambio hasta 1983 cuando el Viernes Negro de Luis Herrera quién devaluó otra vez el bolívar.  En resumen, debido a la fortaleza de nuestra moneda no tuvo cambios significativos en 45 años debido a la producción petrolera de Venezuela.  Esta situación colocó al bolívar como envidia de todas las monedas del mundo.  Pero en 1983 comenzó la conspiración monetaria contra nuestro bolívar y no se ha detenido. 

Nosotros los Defensores del bolívar propusimos el 14-01-06 quitarle los tres ceros al bolívar actual  (http://www.aporrea.org/actualidad/a18901.html ), y simultáneamente planteamos revaluar el 32% para recuperar las injustas devaluaciones de 2004 y 2005.   La revaluación del bolívar-fuerte que hoy proponemos al Ejecutivo Nacional, la hacemos para recuperar la pérdida de valor de nuestra moneda por la caída del dólar que indefectiblemente continuará, además de las devaluaciones al bolívar ya realizadas. Recuerde que en el 2000 una onza troy de oro costaba algo menos de $300 y ahora la misma onza troy cuesta $1600. Esto significa una caída del 533% del dólar a nivel mundial.  Por acuerdos comerciales entre EEUU y Europa, el euro se mantiene a 1,30 dólares. Esa es una medida de la crisis financiera mundial, pero si cae el euro el dólar se hunde. Solo el yuan sobrevive y será indefectiblemente la próxima divisa mundial comercial.

Con la llegada de la Revolución Bolivariana en Diciembre de 1998, transcurrieron unos años hasta el actual 2013 en los cuales continuaron inercialmente esas nefastas políticas devaluacionistas del bolívar, que afectaron notablemente los ingresos de todos los venezolanos.  La causa de esta situación fue que el Banco Central de Venezuela y las Leyes de Presupuesto estaban operados por personeros neoliberales que prosiguieron “autónomamente” a preparar las plataformas financieras que justificaron las sucesivas devaluaciones del bolívar. Recordamos al ministro  de finanzas Tobías Lóbrega cuando anticipadamente anunció públicamente la devaluación del bolívar para el 01-01-2005 en Nueva York en Diciembre de 2004, creando pánico en los comerciantes que subieron inmediatamente los precios esas Navidades y cuando realmente ocurrió la devaluación del 12% en Marzo de 2005. ¿Quiénes se beneficiaron con ellas?  Los sectores del gran capital, especialmente la banca nacional y los grandes grupos económicos que han vivido muchas décadas del Estado venezolano sin mayores riesgos como ocurre con los emprendedores de otros países.

Acertadamente el Presidente Chávez se dio cuenta de las manipulaciones de los neoliberales en las Leyes de Presupuestos de los últimos años, en las cuales se subestimaba los ingresos petroleros para crear déficits artificiales que justificaron leyes de Endeudamiento que a su vez sirvieron de plataforma para realizar las devaluaciones ocurridas entre 1998 y 2005.  Quizás la medida más acertada del Presidente Chávez desde este punto de vista fue establecer el control de cambio después del paro petrolero de 2002-2003.  De esta forma se evitó la sangría de nuestras reservas internacionales que siempre había operado a través de la banca nacional por el hecho de existir libre cambio de nuestra moneda a otras divisas extranjeras.  Fue hasta el año 2005 cuando el Gobierno Nacional estableció el cambio fijo en 2150 bolívares por dólar, comenzando a recuperar el poder adquisitivo del bolívar para beneficio de todo el pueblo venezolano. Pero un gran error se cometió: no se ahorró en reservas, sino se trajo el oro del exterior y se dejó un mínimo líquido en divisas que no alcanza para una emergencia.

Por supuesto, para cubrir y balancear esa liquidación de ahorros el BCV tendrá que hacer nuevas y urgentes emisiones. Por esto concluimos en decir que el dinero que le están suministrando al Presidente Maduro es un dinero que podría compararse según Manuel Martínez, con el queso rallado y la carne molida a los que recurre el padre de familia para dar cuenta alimentaria de su numerosa prole, en lugar de brindarles queso frito o bistés, respectivamente.

En el año 2005, en mi condición de Presidente de la Asociación Civil Defensores del bolívar, inscrita bajo el No. 46, Tomo 10, Protocolo 1º, de fecha 15-04-2005, en el Registro Inmobiliario del Sexto Circuito del Municipio Libertador del Distrito Capital, propusimos la revaluación del bolívar como una acción efectiva contra esa política de guerra contra nuestra moneda.   Invocando los artículos 19 y 21 de la Constitución de 1999, solicité a la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia un Recurso de Amparo contra el CONVENIO CAMBIARIO N° 2, publicado en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N° 38.138, de fecha 2 de marzo de 2005 y conjuntamente suscrito entre el Ejecutivo Nacional, representado por el ciudadano Nelson Merentes Díaz, en su carácter de Ministro de Finanzas, y el Banco Central de Venezuela, representado por su Presidente ciudadano Gastón Parra Luzardo, por cuanto la ley de Presupuesto 2005 que le sirvió de sustento al mencionado Convenio Cambiario No. 2 violó flagrantemente la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en el Artículo 313, específicamente en su segundo párrafo que reza: “La Asamblea Nacional podrá alterar las partidas presupuestarias, pero no autorizará medidas que conduzcan a la disminución de los ingresos públicos ni gastos que excedan el monto de las estimaciones de ingresos del Proyecto de Ley de Presupuesto”.

No tuvimos respuesta a esta solicitud de amparo por cuanto el expediente cayó en manos del Magistrado Velázquez Alvaray, quien renunció a su curul huyendo del país por delitos contra la cosa pública conocidos de todos.  Mientras tanto prosiguió la política devaluacionista en nuestro país, que nos ha llevado a llevar el bolívar de 2150 a 2,15 por dólar, atendiendo nuestra propuesta de eliminar dos ceros en la moneda y crear así el bolívar fuerte.  Pero más tarde devaluaron el 100% adicional al nuevo bolívar fuerte al llevarlo a 4,30 bolívares por dólar estadounidense. 

Recientemente usted Presidente Maduro, autorizó la devaluación de 4,30 a 6,30 bolívares por dólar, y autorizó otra devaluación cuando creó las subastas de divisas llevando el dólar paralelo a 23 bolívares por dólar.  Ante este panorama negro y sombrío para nuestra economía, yo le propongo una fórmula para enfrentar esa conspiración contra nuestra moneda que debilita nuestra economía en su flanco más importante: nuestra moneda. Esto ha ocasionado un desequilibrio tremendo en los precios de los productos que son importados tanto con el dólar controlado como con el dólar libre especulativo.  Esto obliga a ajustar los salarios y así proseguir con la espiral devaluacionista que genera aumento de la inflación al aumentar el circulante en bolívares por el incremento de los salarios.

Por eso Presidente Maduro, si usted quiere sentar un importante precedente en su gobierno a iniciar el 19-04-2013 en la lucha contra el neoliberalismo, simplemente REVALUE el bolívar. Hágalo por Venezuela.  Reflexione sobre los resultados de las elecciones donde hubo una merma de casi un millón de votantes con relación al 07-10-2012 pasado.

Esta revaluación proponemos a usted lo haga de manera escalonada para así dar tiempo a los ajustes que obliga.  Simultáneamente puede abrirse el cambio de divisas, siempre controladas a los insumos más importantes debidamente aprobados por solicitud de los importadores.  Esa revaluación podría ser gradual y constante durante 24 meses, a razón del 1,94% mensual, de tal manera que en 24 meses equivalga a revaluar de 6,30 hasta 4,30 bolívares por dólar. También es importante aumentar el ahorro de la república en divisas. El oro es importante tenerlo como reserva pero no puede movilizarse en caso de requerirse dinero.  Lo importante es tener esos dólares en bancos de la república y no en bancos estadounidenses, para así evitar confiscaciones imperiales como han ocurrido en la historia reciente de nuestro hemisferio. Lo ideal es depositar las reservas en el Banco del Sur cuando los países suramericanos decidan hacerlo con sus reservas.

No se imagina Presidente Maduro, el impacto que tendría en los sectores bancarios y empresariales esta medida de revaluar nuestra moneda.  Claro, esta revaluación del bolívar estaría en contra de los análisis economicistas, econométricos y monetaristas ortodoxos y tradicionalistas de las escuelas de Economía Europeas y de Chicago.  La razón es porque revaluar el bolívar, además de ser revolucionario, atenta contra los intereses de los grandes capitales foráneos de venezolanos y contra los altos intereses imperiales que pretenden someter al hambre de la inflación al pueblo venezolano por la vía monetaria.

Recuerde que el valor de cambio del bolívar es el cociente entre el circulante en bolívares y las reservas internacionales en dólares.  Las reservas nuestras actuales es la suma de lo existente en dólares como tal en el BCV, mas lo existente en PDVSA, en Bandes, en Banco del Tesoro, y en otros entes gubernamentales. El ahorro es muy importante para mantener el circulante bajo y así controlar y bajar la inflación. También es importante atender las demandas de divisas para lo necesario, pero controlando el cambio para evitar el desangre exportación de capitales) que ha ocurrido en otras épocas por los sectores poderosos.

Dios quiera Presidente Maduro, pueda usted asesorarse bien en el tema que he planteado en este artículo y puede ejecutarlo. Puede usted contar con mi colaboración si a bien usted me la requiere en este difícil y delicado tema monetario. ¡Viva Venezuela!

(*): Ingeniero Civil, M.Sc. CIV No. 8511 – Ex presidente de la Asociación Civil Defensores del bolívar -  email: jairolarottas@gmail.com

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 10434 veces.



Jairo Larotta Sánchez

Ingeniero Civil UCV 1970, Magister Scientiarum Ingeniería Sismo Resistente IMME-UCV 1976, postgrado en UNAM Mexico, UC Berkeley (1974-77). Amplia experiencia en dirección, gerencia en empresas de ingeniería en el área petrolera e industrial. Consultor y asesor de 11 empresas privadas y asesor de Ministerio de la Vivienda y Ministerio del Ambiente (1988-2014), patólogo de estructuras (2005-actual). Construcción de edificios residenciales, centros comerciales, estaciones de metro, naves industriales (1979-86). Secretario Ejecutivo de FUNVISIS (1975-79). Once publicaciones científicas en congresos nacionales y mundiales sobre ingeniería sísmica (1972-77). Más de 120 artículos en Venezuela y exterior sobre monetarismo y macroeconomía (2003-actual). Orador en conferencias, foros, entrevistas por radio y TV sobre macroeconomía geoestratégica, creador del bolivar oro divisa y criptodivisa oficial asociada para venta de hidrocarburos, productos no petroleros, compra de bienes y servicios foráneos (2005-actual). Libros publicados: coautor de "Cien años de compañía", Editorial Don Bosco, Caracas 2006; autor de "El síndrome de la piñata en la idiosincrasia del venezolano", Editorial Dictus Publishing, Saarbüken, Deutschland (2014) ISBN- 978-3-8473-8853-1

 jairolarottas@gmail.com

Visite el perfil de Jairo Larotta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: