La última carta de Hugo Chávez

Cuando el próximo 14 de abril Nicolás Maduro sea electo Presidente, habrá triunfado la última estrategia de Hugo Chávez, pues colocado en la dramática antesala de su muerte, fue capaz de diseñar la vía para la supervivencia de la revolución, más allá de su existencia como individuo en la tierra.

Ante la reaparición del cáncer y la riesgosa cuarta operación quirúrgica en año y medio ¿Qué cartas podía jugar quien comprendía que su vida se desvanecía? Una sola: Convertir su muerte en una victoria moral para la exaltación mitológica de su figura y desde ese transitorio pedestal, seguir jugando un papel político (y electoral) en el universo de los vivos, por lo menos hasta el 14-A. Para la historia, Chávez ha sido declarado “redentor de los pobres” pero en el plano del pragmatismo es el nuevo emblema del PSUV y del presidenciable Nicolás Maduro.

Todo indica que la campaña de Henrique Capriles Radonski cae en el voluntarismo de los yuppies al pretender atemorizar y desmoralizar al electorado chavista mediante ataques contra Maduro y especulaciones sobre la muerte de Chávez. No es por la vía de insultos que este candidato podrá romper el tridente emocional “Comandante, Pueblo y Sucesor” ni provocar el abstencionismo chavista. Capriles pareciera tener un extravagante plan que genera más dudas que certezas.

Sacar algo positivo de la desgracia fue una virtud primordial de Chávez y el factor que le permitió llegar muy lejos en los turbulentos mares de la política. Ya 21 años atrás, aquel 4 de febrero “el arañero de Sabaneta” convirtió una derrota militar en el triunfo propagandístico que cavó la fosa del bipartidismo burgués y lo catapultó a la Presidencia.

Para preservar la idolatría popular, Chávez tenía que inmolarse, debía morir como presidente en funciones y así lo hizo. No podía jamás esquivar la candidatura en 2012 porque ante los ojos de la mayoría eso habría significado cobardía o aceptación de una enfermedad terminal. Dicho de otro modo, derrota segura con cualquier candidato emergente en ese momento.

Tampoco podía Chávez renunciar a la presidencia durante su convalecencia post operatoria en estos últimos meses (a pesar de la presión mediática de la oposición) porque ello habría hundido en decepción a la emotiva mayoría que lo apoya. Mientras hubiera vida, había esperanza y ese viacrucis había que transitarlo en la conciencia de las masas bolivarianas.

Dicho sacrificio inspira hoy en sus millones de devotos la obligación moral de cumplir con el testamento político de quien murió al servicio del pueblo: “en un escenario que obligaría a convocar de nuevo a elecciones presidenciales, ustedes elijan a Nicolás Maduro como presidente de la República Bolivariana de Venezuela. Yo se los pido desde mi corazón”.

En definitiva, el mérito de Chávez fue resistir hasta el último respiro (con conocimiento del valor político de lo que hacía). Este hombre consolidó ante su pueblo la imagen de líder invencible, el profeta cuya crucifixión fue la despiadada enfermedad del cáncer que tal vez le fue inoculada.

Constitucionalista. Profesor de estudios políticos e internacionales UCV.

http://jesusmanuelsilva.blogspot.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5055 veces.



Jesús Silva R.

Doctor en Derecho Constitucional. Abogado penalista. Escritor marxista. Profesor de estudios políticos e internacionales en UCV. http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

 jesussilva2001@gmail.com      @Jesus_Silva_R

Visite el perfil de Jesús Silva R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas