Profundo dolor

Ayer 5 de marzo, falleció el presidente Chávez, comandante presidente, como le llamábamos por cariño y respeto; el dolor que embarga a las mujeres y los hombres de la patria es indescriptible; sabemos que el ciclo de vida es corto; pero cuando los hombres se hacen necesarios, la ausencia material resulta casi incomprensible; ahora no escucharemos sus palabras agudas y de afecto, sus anécdotas ocurrentes, su amor por la patria y su accionar patriótico, pero, sobre todo por la innegable pasión a quienes somos pueblo, elementos estos que si bien consustanciaron nuestro amor y fidelidad por Chavés, levantaron odio, recelo y envidia por seres individualistas que piensan que ellos son el mundo, aún cuando en verdad son una carroñera minoría, entes que sólo velan por sus intereses de clase; claras y claros debemos estar, en cuanto a que tenernos la obligación con la patria, de seguir unidos y unidas por él y por la patria, no lo olvidemos, esa es la peor muerte, y la única forma de no olvidarlo es seguir forjando y optimizando la revolución bolivariana por la cual trabajo de forma denodada.

Hoy lo lloramos, siempre lo recordaremos.
Elena Ibarra
Una Comunista
ibarraelena@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 794 veces.



Elena Ibarra

Licenciada en Educación egresada de la Universidad de Carabobo, Doctora en Psicología Educativa y especialista en violencia de género

 ibarraelena@gmail.com

Visite el perfil de Elena Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas